Escúchenos en línea

Pensamiento Crítico

Soplan vientos huracanados en el horizonte

Por Oscar Oramas Oliva | Rebelión | 09 Septiembre 2020

"La gente no confía en EEUU porque ha resultado no ser fiel a sus ideales"
Paul Krugman

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) afirmó que la pandemia provocada por el coronavirus (Covid-19) ha intensificado los problemas estructurales y la urgencia por cambiar el modelo de desarrollo en la región. La crisis será más larga e intensa de lo que se esperaba, por ello es urgente reforzar y expandir los esquemas de integración productiva regional.

La alta funcionaria de las Naciones Unidas participó en el Foro Impacto Económico y Social del Covid-19 y desafíos futuros para Centroamérica y República Dominicana, organizado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), en el marco de la celebración de su sexagésimo aniversario. "Este ejercicio ya lo tenemos disponible para todos los países de la región, es por ello que nuestra idea es colaborar con el BCIE y ver si podemos implementarlo para todos los países e ir evaluando cuáles son esos sectores que podrían tener mejores capacidades para el futuro", explicó.

Finalmente, Alicia Bárcena destacó que, para alcanzar un Estado de Bienestar, la región requiere cambiar la estrategia. "No se puede seguir dependiendo de mano de obra barata, es imprescindible el crecimiento del empleo, de la productividad e incorporar nuevas tecnologías, pero también es necesario un nuevo pacto social y fiscal", concluyó.

La realidad nos convoca

El 27 de agosto la redacción de la BBC News Mundo publicó que "no cabe duda de que el coronavirus ha sido un desastre global que ha cobrado centenares de miles de vidas y devastado economías. Para cuando se logre controlar, ningún país y ninguna comunidad saldrán inermes. Paradójicamente, algunos creen que algo positivo podría resultar de esta tragedia. Si hay alguna certidumbre de la actual crisis de pandemia es que grandes cambios se avecinan, algunos de los cuales ya estamos sintiendo pero apenas empezamos a entender. ¿Tenemos la capacidad de anticipar esos cambios? ¿Cómo podríamos moldearlos para beneficio de la humanidad? ¿En medio de la actual crisis tenemos la oportunidad de concebir el mundo de otra manera? ¿Cómo será en términos de las instituciones de gobierno, la economía y el medio ambiente?". En todas esas preguntas hay un gran sentido de la realidad, para la que sin dilación, hay que volcarse.

Frente a la pregunta de Antonio Gramsci ¿Qué puede llegar a ser el hombre?, en estas circunstancias tan acuciantes para la especie, solo hay una respuesta plausible e inteligente: unirnos y poner en fila todos los recursos para hacerle frente a los peligros que nos amenazan.

Desde el inicio de la pandemia hemos visto un sostenido retroceso de muchas economías de grandes países, revueltas raciales y sentimientos que parecían dormitar y de pronto erupcionaron como volcanes, miradas hacia al lado, para no admitir que lo que un día fue, hoy no lo es. Se han derribado estatuas y otras han sido desplazadas. ¿Hay que preguntarse las razones de tanto odio acumulado?

Es angustiante leer artículos, como "Los supremacistas blancos viven una nueva edad de oro en Estados Unidos", de Beatriz Pascual Macías (publicado por la Agencia EFE, 31 de agosto) o escuchas las noticias, de que el alcalde Portland ha pedido calma antes las noticias en Internet, de que habrá venganza ante la muerte de un partidario de Trump, en una manifestación en dicha ciudad. Algunos hablan del aumento del teletrabajo, del distanciamiento físico, de la ruptura de las cadenas productivas y de abastecimiento, de los daños psicológicos que hemos experimentados los seres humanos en el curso de este 2020. Ahora que nos estamos adaptando a "la nueva normalidad", algunos expertos predicen que la modalidad del trabajo a distancia ha llegado para quedarse. ¿Quién dijo que la historia es justa?

El declive de EEUU no lo frenó Trump

Hace pocos días, el equipo Bucks de Milwaukee lideró un histórico boicot a los playoffs de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA) de Estados Unidos, tras ausentarse a su partido en protesta por el abuso policial contra el afroamericano Jacob Blake. Los jugadores decidieron no salir al tabloncillo para el enfrentamiento ante el Magic de Orlando, que también se sumó al acto de repudio por los disparos a Blake, el 23 de agosto en Wisconsin, y la escalada de la violencia racial en el país.

Minutos antes de la hora señalada para el inicio del partido, solo estaban en la cancha los árbitros y los atletas del conjunto de la ciudad de Orlando, quienes decidieron dejar el campo y así consumar el sabotaje. La decisión de los planteles tuvo una reacción en cadena a la cual se unieron después Rockets de Houston, Thunder de Oklahoma City, Lakers de Los Ángeles y Trail Blazers de Portland, que provocó el actuar de los máximos ejecutivos de la competición.

Y como si fuera poco en ese panorama, la estrella de los Lakers de los Ángeles, Le Bron James, una de las voces más importantes de la NBA, ha señalado y cito: "Y lo dije, sé que la gente se cansa de escucharme decirlo, pero la comunidad negra en Estados Unidos tenemos miedo. Hombres, mujeres y niños estamos aterrorizados".

El declive de Occidente comenzó en el mundo y lo demuestra el lema de campaña del presidente electo, Donald Trump, "hacer grande a Estados Unidos nuevamente", afirmó el politólogo Ignacio Ramonet, de visita aquí. Trump sabe que actualmente su país ve amenazado su liderazgo global -argumentó- y aunque continúa como la primera potencia económica y militar, tanto esa nación como sus principales aliados, Reino Unido, Japón, Alemania y Francia, iniciaron lo que Ramonet define como "crisis final de la dominación occidental".

El desastre inevitable

Desde la Habana el director de Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonet escribió un interesante análisis sobre las inquietudes que provocaba la pandemia del coronavirus y del mismo extraigo dos párrafos:

"Otro aspecto es el geopolítico. De esta situación, ¿cómo vamos a salir? ¿Cómo será el mundo después de esto? El mundo no puede ser igual después de esta pandemia, porque no sabemos cómo terminará, cuántos muertos habrá al final. En ese mundo diferente lo que podemos ver, desde el punto de vista geopolítico, es que el liderazgo de Estados Unidos ha fracasado. Ese país no ha estado a la altura, en particular, porque ha estado muy mal gestionado. Si hay un líder, entre los líderes de los grandes países del mundo, que ha tenido un comportamiento, digamos, totalmente impresentable, totalmente estrafalario, ha sido el presidente Trump, que se ha comportado, en muchos casos literalmente, como un payaso en una situación tan trágica, para un país con las responsabilidades que tiene Estados Unidos. ¿Le costará esta gestión su elección a Trump? Es otra de las preguntas, cuya respuesta aún no tenemos, pero no cabe duda de que lo ha debilitado.

"Vamos hacia un desastre económico a nivel mundial que será idéntico o superior al de la gran crisis, la gran depresión de 1929, que es la crisis más importante que ha conocido el capitalismo desde que surgió en el siglo 18. Entonces, ¿qué pasará en el mundo? ¿Qué pasará en esos países del sur que ya tienen mil problemas? ¿Qué tipo de crisis social y política? ¿Qué pasará en los países que tienen enfrentamientos militares? No sabemos a nivel geopolítico qué va a pasar en el mundo, estamos viendo el aspecto sanitario del problema, pero este aspecto sanitario tiene una ola de situaciones que provoca. Evidentemente, deja ver un segundo acto, que va a ser económico, y un tercer acto, que va a ser político y social, y obviamente eso ocurrirá".

La repuesta del imperialismo

Lo planteado ya por Alicia Bárcenas, apunta que las predicciones de Ramonet fueron correctas. Nuestra región de América Latina y el Caribe, donde existe ya una puja norteamericana para impedir que continúen desarrollándose los lazos económicos con China y Rusia, conocerá momentos difíciles, porque Washington trata de abroquelarse en ella, cuando pierde terreno en otras regiones del mundo. Por esas razones, Estados Unidos ha creado la Iniciativa América Crece y aumentado la presencia del Comando militar Sur. Esa iniciativa, lanzada en 2019, permite a EEUU evadir controles parlamentarios obligatorios en los países involucrados y avanza hacia un reformateo de la dependencia económica, financiera y política de la región, plantea María Luisa Ramos Urzagaste.

En una conferencia de prensa telefónica con la Delegada Civil del Comandante y Asesora en Política Exterior del Comando Sur de los Estados Unidos, la Embajadora Jean Manes, y el Director de Operaciones, el Contralmirante Andrew Tiongson, la primera dijo:

"Pues, en el Comando Sur obviamente estoy yo en este puesto como delegada civil, pero también tenemos otros representantes interinstitucionales, incluido un representante de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, así como del Departamento de Seguridad Nacional y otras entidades gubernamentales de los Estados Unidos...Porque este hemisferio importa. Importa para la seguridad de los Estados Unidos. Importa por razones económicas. Importa por nuestros... nuestros lazos familiares. En todos los ámbitos. Por eso, hemos estado corriendo todos los días para tratar de trabajar con nuestros colaboradores en todo el hemisferio. Pero en esos eventos, discutimos la gama completa de desafíos de seguridad y cómo Estados Unidos puede ser el mejor colaborador para ayudar a garantizar que este hemisferio continúe siendo seguro y próspero"...

Y esas son las razones que inducen a Estados Unidos a violar los precedentes, y tratar de imponer a toda costa, a Mauricio Claver Corona (de origen cubano devenido estadounidense, hombre de confianza de Trump y uno de sus seguidores en el Consejo Nacional de Seguridad), como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, para tener el control de los resortes que obliguen a los países de la región, a seguir los dictados de Estados Unidos. Hasta este instante, ese cargo lo ha ocupado un latinoamericano por tradición.

El cambio climático es indetenible

En nuestros días se está hablando mucho sobre los desastres naturales que ocurren en todo el mundo. Entre éstos se encuentran las inundaciones que causan la destrucción de viviendas y poblados enteros por las fuertes escorrentías que llevan los ríos, causadas por intensas lluvias, sequias muy prolongadas en otros lugares, incendios desbastadores, deshielo de polos, en fin, los cambios climáticos en marcha indetenible. Esa situación, insisto, no se nos puede olvidar, porque afecta nuestras vidas.

La agencia italiana de noticias ANSA publicaba este 24 de julio un significativo y esperanzador informe del Sistema Nacional para la Protección del Ambiente (SNPA), el cual reveló que los mares italianos están particularmente limpios y hay una situación general estable para las sustancias relacionadas con actividades de producción... Además, se verificó cómo la ausencia de barcos en el mar, ha influido en el comportamiento de muchos animales marinos. Una imagen sobre la que influyó no sólo la ausencia de las actividades humanas, sino también la ausencia de lluvias y particulares factores climáticos que han vertido una menor cantidad de sólidos suspendidos en el mar.

Pero a pesar de los enormes esfuerzos realizados en todo el mundo para abordar los síntomas de la pandemia de coronavirus, se han ignorado en gran medida las causas fundamentales, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). El informe describe cómo tanta actividad humana en los últimos años ha sentado las bases de las pandemias. El aumento de la urbanización, la rápida expansión de las ciudades y la agricultura industrializada son algunos de los principales motivos de preocupación. Entre ellas, han causado niveles sin precedentes de cambio climático, pérdida de biodiversidad y daños ambientales. "Surgirán nuevos brotes a menos que los gobiernos adopten medidas activas para impedir que otras enfermedades zoonóticas se transmitan a la población humana", advierte el informe.

"La economía de EEUU es un castillo de naipes que se derrumbó con la pandemia", dice el académico James Galbraith, autor de libros como "Desigualdad, lo que todos necesitan saber" y "Bienvenidos al cáliz envenenado: la destrucción de Grecia y el futuro de Europa". "No veremos una recuperación económica rápida porque los problemas de la economía estadounidense son estructurales", argumenta el profesor. Esa visión de la economía norteamericana, en este contexto, se hará sentir en todo el planeta, como consecuencia del peso que tienen en el resto del mundo, las relaciones económico-financieras de Estados Unidos. A ello debemos unirle los otros problemas mencionados, lo que arrojan un panorama complejo y turbulento, como ha dicho recientemente el presidente chino, Xi Jinping.

Trump puede ganar

Michael Moore, el famoso director y documentalista estadounidense, alertó sobre un probable triunfo de Donald Trump en las próximas elecciones norteamericanas el 3 de noviembre. Atención que Donald Trump está en el camino justo de repetir la victoria que obtuvo en 2016, expresó Moore que cuatro años atrás fue uno de los pocos en prever el triunfo del magnate neoyorkino sobre Hillary Clinton.

"El nivel de entusiasmo de la base de Trump está en las nubes, mientras que para Joe Biden no es tan así", agregó. "Lo estoy advirtiendo con diez semanas de anticipación... No dejen que sea el Partido Demócrata el que los libere de Trump, debemos ser nosotros los que debemos liberarnos del mismo". Y en los próximos 60 días debemos estar seguros que cada uno lleve al menos 100 personas a votar, según Moore. El cineasta finalmente puso en guardia a Biden de que no cometa los mismos errores que Hilary Clinton en 2016 cuando evitó ir a algunos estados claves que luego se revelaron fundamentales para la conquista de la Casa Blanca por parte de Trump.

Una nota que permite concluir que el panorama es muy preocupante es la siguiente: el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, afirmó el viernes 28 de agosto en una entrevista concedida a Al-Arabiya que hay que "evitar la división del mundo en dos partes, cada una delas cuales tendría, su propia moneda, INTERNET, reglas de comercio y estrategia en materia de inteligencia artificial".

Guterres admitió que existen muchas diferencias entre el país norteamericano y el gigante asiático: "Distintos sistemas, distintas políticas en muchos aspectos"... "Nos enfrentamos a desafíos tan dramáticos como la Covid-19, el cambio climático, riesgos de conflictos y de inestabilidad que extienden la anarquía a tantas partes como el espacio cibernético... por eso es muy importante evitar esa fractura".

Descarga la aplicación

en google play en google play