Escúchenos en línea

La Catedral de Brenes, el último tranque

17 Junio 2019
La Catedral de Brenes, el último tranque

Por Ramón E. Matus (*)

Me explicaré en el asunto de que los católicos sandinistas de Managua  deben de regresar a la misa de domingo en Catedral.

Estos cabeza hueca tienen "ideas" persistentes (tal vez porque fueron implantadas o porque son lo "más genuino" que sus neuronas consumistas han producido), la primera de ellas -por supuesto- es el golpe como la ruta más chiche al Poder; la otra (y esta marca el límite de su raciocinio) es que el vehículo más seguro para llegar a ese objetivo es la violencia, el desorden y la alharaca mediática que vende mucho entre los compradores mengalos extranjeros.

Esta perla de la "racionalidad" golpista está asociada a un instrumento probado: el tranque.

El tranque (enorme aporte del MRS a la lucha de clases, que pondría pálido a Marx y Lenin) es geográfico, hegemónico, excluyente, generador de ruido mediático y además crea mitosis, reproducción ampliada de otros tranques que a su vez, construyen tejidos donde se busca empantanar, destruir o al menos desprestigiar al contrario, es decir a nuestro gobierno.

Los "héroes" de la matanza han sido amnistiados. Están en la calle, aunque con un grave problema: su noción del tiempo está atrofiada. Sus brumosos cerebros ha perdido el justo equilibrio entre espacio y tiempo. Creen que el mundo dejó de girar cuando los atraparon en sus fechorías. Que al salir de la cárcel regresaban directo al vandalismo de junio del año pasado.

No hay superficie más dura que la realidad

La "comerciante y abogada" apenas probó la fresca brisa de una Managua en Invierno, ya salió diciendo a sus medios que su casa fue asaltada por ciencuenta enmascarados y un negocio le ha sido quemado por las autoridades. El que se nombra "líder campesino", se victimiza en un largo periplo en los medios de la mentira y se va a reportar donde su jefe el embajador; el "periodista" reclama candidatura y promete que sacará a patadas al gobierno, aunque esta vez sin portaaviones gringo... Autoengaños de una conciencia gris.

Otros amnistiados, arrechos porque ya nadie les "para bolas" pues están ocupados intentando reconstruir el país y sus vidas, recurren a su viejo cómplice, la Iglesia católica contrarevolucionaria y vendepatria.

El tranque perfecto

Pero hay un detalle que escapa a esta  persistencia irracional o sociopatía colectiva de los golpistas derrotados: que la institución y muchos de sus miembros pueden ser retirados y criminales como los que dispararon y mataron en los tranques de la muerte, pero su credo y sus edificios son de toda su feligresía. De los verdaderos católicos.

Por matemática elemental sabemos que la mayoría de las iglesias y capillas de la capital y de las ciudades y pueblos del interior del país (y algunas catedrales), no están llamando a la violencia, no se están sumando al caos. Ahí los fieles a su Dios y su religión no han convertido en campo de secregacion y exclusión sus parroquias. Llegan a rogar y orar, a cumplir con los ritos que para ellos son sagrados sin hacerle daño a nadie ni al país.

Por eso es que hay que instar a que los sandinistas católicos regresen a la catedral de Managua, de Matagalpa, Estelí y a todas las Iglesias que los golpistas fracasados intentan convertir en sus tranques.

Es su último intento de dominio geográfico, saben que perdieron su impulso inicial, aquella inercia letal dada por las mentiras y la desinformación. Están en desbandada.

La presencia sandinista en sus iglesias hace realidad la filosofía y política y vocación de paz de nuestro gobierno y partido, reafirma el compromiso genuino de reconciliación que aconseja el Comandante Ortega, ayuda a evitar violencia y preserva para otras misiones de seguridad ciudadana a nuestra Policía Nacional y claro, reencuentra a nuestra militancia católica con su verdadera Iglesia, obligando a los malos sacerdotes a volver a cuidar a todos sus fieles, sin distingo de ideologías.

Así que, compañeros sandinistas, vayan a orar por los que creen, por los que no creemos, por nuestra gente y nuestra patria.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play