Escúchenos en línea

La Autonomía Escolar: privatización, pobreza y corrupción

29 Agosto 2019
La Autonomía Escolar: privatización, pobreza y corrupción

Por Miguel De Castilla Urbina (*)

En artículo anterior del 14 de agosto pasado, referido al proceso de privatización de  la educación en Nicaragua durante los 16 años neoliberales, explicamos cómo funcionaba el modelo de autonomía escolar, fundado en los llamados Consejos Directivos Escolares y en las transferencias financieras mensuales de parte del MECD a las escuelas, y que al no dar abasto las mismas para el financiamiento de todos  los gastos de cada escuela, les obligaba a crear un conjunto de mecanismos para recaudar dinero entre los que estaban los cobros mensuales por estudiantes, las pulperías escolares y la realización de actividades financieras para obtener ganancias en los centros de estudio.

Hasta aquí todo parecería lo común en el interior de un modelo empresarial capitalista normal, común y corriente, si no fuese que el mismo tenía consecuencias negativas de gran envergadura tanto para el goce pleno del derecho a la educación de parte de la niñez y la juventud empobrecida, como para la función educativa y formativa de las escuelas y la profesión docente.

Expliquemos mejor estas relaciones: la educación pública en Nicaragua, igual que en casi todos los países empobrecidos del mundo, era el tipo de educación al que accedían los hijos e hijas de las familias en situación de pobreza. Esto dice, que cualquier tipo de “cuota voluntaria” mensual por la educación de sus hijos para este tipo de familias, que por lo general tenían entre tres y cuatro hijos e hijas en edad escolar, era un impuesto directo aplicado  a las familias empobrecidas del país, y por lo tanto un mecanismo de exclusión y segmentación escolar, y de negación explicita y sin eufemismo del derecho a la educación en Nicaragua.

El cobro en las escuelas para completar el sueldo de los maestros y pagar los servicios que no pagaba el Gobierno de la República a las escuelas públicas del país, a la vez que significaba una fuente de mayor empobrecimiento de la familia nicaragüense,  era un hábito dañino para la formación de niños y niñas, pues su incumplimiento era motivo de sanciones a los estudiantes, convirtiendo a la educación en un sistema expulsivo y no atractivo para importantes sectores de la infancia y la adolescencia; lo más grave del caso era que, muchas veces, el cobro se ligaba a valoraciones del conocimiento, y a puntajes que nada tenían que  ver con el aprendizaje, la creación de hábitos, valores, actitudes y virtudes de la niñez, sino todo lo contrario, la formación de antivalores basados en que se puede aprender comprando y se obtienen valores y conocimientos mediante el pago de dinero.

El modelo de la Autonomía Escolar no sólo fue un proyecto de exclusión de los pobres respecto a su educación, sino que fue una matriz profundamente corrupta.  El proceso mensual de transferir dinero del Ministerio de Educación a las escuelas, permitió durante muchos años a un sector de maestros (as) directores (as) y Consejos Directivos Escolares, aumentar o reducir dolosamente los datos de matrícula o abandono escolar de los estudiantes, que se informaban mensualmente a la oficina correspondiente a cambio de obtener mayores ingresos. Entre mayor cantidad de estudiantes eran informados más dinero mensual se recibía. Así para una escuela rural o urbana, para dos, para diez, para cien, para muchas escuelas del país. Un país, quizás el único del mundo, en el que era imposible saber con certeza, cuantos estudiantes estaban matriculados en el sistema escolar y cuantos abandonaban (desertaban) la escuela mensualmente.

En abril del 2005, después de la huelga magisterial de febrero de ese año, cuando el Ministro de Educación, obligado por la Confederación General de Trabajadores de la Educación de Nicaragua CGTEN-ANDEN, se dispuso a la tarea de visitar y contar escuela por escuela cuántos maestros estaban nombrados en el sistema escolar, se encontró con sorpresas. Algunas de ellas fueron: en un buen número de escuelas era común y natural la existencia de “maestros fantasmas”, es decir, nombres de personas con cargos de maestros en las planillas de pago, que firmaban mensualmente el recibido, pero que no existían, eran nombres inventados, y el monto entregado, en algunos casos pasaba a engrosar los presupuestos escolares con la anuencia y permisividad de los Consejos Directivos, y en otros, pasaba a ser parte del presupuesto familiar de los beneficiarios. Hubo casos en que se encontraron, que no sólo había maestros fantasmas, sino que también había "escuelas fantasmas", es decir, escuelas que no existían, existía la comarca el Rodeo en Estelí, en el norte del país, en la que supuestamente funcionaba una escuela, pero ahí  nunca había habido escuela.

En el proceso investigativo MECD-ANDEN también se encontraron muchos otros casos, en los que las principales víctimas eran los maestros, a quienes se les contrataba por un periodo determinado, ellos trabajaban según contrato, pero a la hora del pago se les pagaba la mitad, la otra mitad le quedaba a quien lo había contratado.

Si se toma en cuenta que toda esta intricada madeja de "cuotas voluntarias", "pulperías escolares", quermeses, rifas, paseos, estadísticas infladas, maestros, estudiantes y hasta escuelas fantasmas, se da en el seno de la institución que la sociedad había legitimado para educar y formar a las futuras generaciones de hombres y mujeres en valores sociales, morales y éticos, era obvio concluir que la niñez y juventud nicaragüense se estaba formando en ambientes de aprendizaje poco propicios para la conformación de una ciudadanía y un país fundado en el trabajo honrado, el juego limpio, las cuentas claras, el dinero bien habido y la transparencia que permitieran pensar el futuro con optimismo. ¿No será la aplicación del modelo de la Autonomía Escolar en Nicaragua, una de las causas respecto a la explosión de tantos antivalores y tanto odio en los tranques de la muerte, durante el intento del golpe de estado entre abril y julio del 2018 en Nicaragua?

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play