Escúchenos en línea

Haití comienza un proceso de cambios, dice presidente

Puerto Príncipe. PL. | 5 de Octubre de 2011 a las 00:00
El presidente haitiano, Michel Martelly, aseguró este miércoles que la ratificación de Garry Conille como primer ministro es un punto de inflexión en el proceso de cambios en el país caribeño. La aprobación de Conille ayudará a restablecer el Estado de Derecho y envía una clara señal a socios clave de Haití e inversores potenciales, indicó la Presidencia en un comunicado. Por su parte, Naciones Unidas llamó a intensificar el diálogo nacional para que el Congreso apruebe ahora el programa político del nuevo primer ministro, así como sus nominaciones para el Gabinete, vacante desde hace casi cinco meses. Senadores de la oposición señalaron que el nombramiento constituye una concesión más a la comunidad internacional para decidir sobre Haití, pues el nuevo primer ministro no votó en los últimos comicios ni vivió aquí durante los cinco años anteriores a su nominación, requisitos indispensables para su elección. Tras una maratónica sesión de más de ocho horas, el Senado sancionó anoche la designación con 17 votos a favor, tres en contra y nueve abstenciones (el presidente de la Cámara alta no vota en estos casos), luego que los diputados lo hicieran a mediados de septiembre. Conille, de 45 años de edad, fue asesor de la oficina humanitaria del expresidente estadounidense William Clinton en Haití, además de ostentar el cargo de coordinador residente de la ONU y colaborador humanitario en Níger y Etiopía. El Parlamento, dominado por la oposición, rechazó con anterioridad las dos nominaciones para la jefatura del Gobierno, primero la del empresario Daniel Rouzier y después la del jurista Bernard Gousse. La posición del Legislativo provocó críticas internacionales, pues el sistema político haitiano permite al presidente trazar planes o realizar propuestas, pero no firmar una ley, negociar un contrato sindical o aprobar un presupuesto. Martelly, aunque ganó por una amplia mayoría las elecciones de marzo pasado, no logró ubicar una cantidad representativa de miembros de su partido en el Congreso, pues su éxito se debió más a su carisma como cantante que a la coalición que respaldaba la candidatura (Respuesta Campesina). Además, aunque cuenta con el respaldo popular, nunca tuvo el apoyo de la clase empresarial, el estamento que realmente detenta el poder en Haití. Desde el restablecimiento de la democracia fue la primera vez que un dignatario electo no logra mayoría suficiente para legitimar inicialmente la nominación. Conille sustituirá al saliente Jean-Max Bellerive y ocupará el puesto en un momento decisivo para la nación, devastada por un terremoto en enero de 2010 y asolada después por una epidemia de cólera, con saldo de más de seis mil 500 muertes.

Descarga la aplicación

en google play en google play