Escúchenos en línea

Oposición argentina reduce gastos ante inminente derrota

Buenos Aires. PL. | 22 de Octubre de 2011 a las 00:00
Si algo evidencia la certeza de la oposición argentina en la reelección mañana domingo de la presidenta, Cristina Fernández, es la economía en los gastos para el momento crucial en este domingo. Los comandos de la campaña electoral de varios de ellos, al ofrecer datos sobre dónde esperarán los resultados de la votación de más de 28 millones de argentinos habilitados, indicaron el bajo perfil que tendrán al pasar de los acostumbrados bunkers en hoteles de primera categoría a modestos locales, en su mayoría las respectivas sedes partidistas. Reportes del diario Página 12 y el periódico semanal Perfil de hoy señalan que, ante las bajas expectativas de algunas de las fuerzas políticas enfrascadas en la lid, la tónica para asumir la realidad dominical será precisamente esa, a diferencia de los holgados presupuestos para las elecciones primarias del 14 de agosto, ganadas ampliamente por la actual mandataria con más del 50 por ciento de los votos. Es criterio generalizado que luego de conocerse los resultados de ese escrutinio, en el cual el mejor ubicado de la oposición fue el candidato por la alianza Unión para el Desarrollo Social (Udeso), que lleva como candidato a Ricardo Alfonsín, con un magro segundo lugar (11,51 por ciento), se produjo una especie de debacle en la dinámica de la campaña y disminuyeron las actividades. Como ilustración de las limitaciones de gastos ante la evidencia de que la lid del 2011 la tiene ganada Fernández, de acuerdo con pronósticos de las últimas cinco encuestas, el radical Alfonsín abandonó el espléndido salón del céntrico NH City Hotel utilizado entonces para trasladarse al modesto edificio del Comité Nacional Radical. Eduardo Duhalde, de una de las tres facciones del peronismo y candidato por la coalición Frente Popular, dejó los lujosos salones del complejo Salguero Plaza para desplazarse a una escuela político- sindical. La gran perdedora de las primarias, Elisa Carrió (Coalición Cívica), con sólo el 3,03 por ciento de los sufragios, tuvo su bunker en el Hotel Savoy de la populosa avenida Callao y mañana se instalará en la sede de su ahora maltrecho partido donde funciona el Instituto de Formación Cultural y Política Hannah Arendt. El entusiasta Jorge Altamira, un aguzado analista económico líder del Partido Obrero y candidato por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, repetirá la espera en la sede de esa fuerza política con la esperanza de llevarla por primera vez al Congreso de la Nación. Alberto Rodríguez Saá, de la alianza Compromiso Federal, esperará los resultados en el mismo escenario de las primarias, el antiguo teatro el Victorial, que compró y recicló. El único que elevará el nivel de su representación de comando, será el socialista Hermes Binner, de la coalición Frente Amplio Progresista, al parecer con expectativas a partir del alza en su posicionamiento de acuerdo con las encuestas, que le dan una intención de voto de casi el 15 por ciento, por encima de los demás opositores. Su bunker se trasladará del Apart Hotel Congreso que utilizó el 14 de agosto para el Savoy abandonado por Carrió. En tanto, la presidenta, quien depositará mañana su voto en su distrito electoral en la provincia patagónica de Santa Cruz, regresará por la tarde para esperar su anunciada victoria en el Hotel Intercontinental de la capital. Esa instalación le sirvió de sede en las primarias de agosto, así como cuando ganó las elecciones en octubre del 2007 para consagrarse como la primera mujer en llegar a la primera magistratura por la vía de las urnas.

Descarga la aplicación

en google play en google play