Escúchenos en línea

Ecuatorianos acompañan a la virgen del Cisne en procesión

Quito. PL. | 18 de Agosto de 2013 a las 15:39

En hombros de sus fieles y devotos, la Virgen del Cisne tiene su segunda jornada de un recorrido de más de 70 kilómetros que se hace en tres días, en una de las más famosas peregrinaciones de Ecuador.

Cerca de 700 mil andantes se espera recorran el tramo desde el poblado que da nombre a la virgen, El Cisne, hasta la ciudad de Loja, ubicada al sur del país.

El camino culmina el 20 de agosto, y el trayecto se repite cada año.

A la Churona, se le recibirá con fiesta, alegría y cantos de serenata dados por los mejores artistas de la región cuando arribe a su parada final.

La Noche de Luces, adornada por los fuegos artificiales, alertan de la llegada de la Reina del Cisne, la cual es acompañada por la procesión hasta la Catedral donde permanecerá unos días, para luego recorrer las iglesias locales y disponerse a regresar a su Santuario el 3 de noviembre.

A las eucaristías que se celebran en su nombre asisten innumerables feligreses de Ecuador, Perú y Colombia.

Aunque la devoción a la Virgen María del Cisne tiene más de cuatro siglo, no es hasta 1829 que por decreto del Libertador Simón Bolívar se determinó la creación de la Feria de Loja y se señaló en el texto que la santa debía salir desde El Cisne hasta Loja en hombros de sus hijos.

El último de los santuarios de la Churona, de varios que tuvo, es una majestuosa basílica de estilo gótico que se construyó en 1934 en la cima de una escarpada montaña y se mantiene bajo el cuidado de la Misión de Padres Oblatos.

Cuentan que la aparición de la Virgen del Cisne data del 12 de Octubre de 1594, fecha en la que la parroquia era azotada por una gran sequía y plaga de ratas que destruyeron todos los sembrados.

La hambruna obligaría a los nativos a emigrar en busca de mejores tierras, ya dispuestos a reubicarse en otra zona se les apareció la Santísima Virgen y les dijo que fundasen una iglesia, pues ella los habría de asistir para que no volviesen a tener hambre, describe la historia.

Los lugareños fueron a Quito y encargaron la construcción de la imagen inspirada en la Virgen María, que se venera hoy, la cual es de fines del siglo XVI y fue tallada en cedro por el artista Diego de Robles.


Descarga la aplicación

en google play en google play