Escúchenos en línea

Empresa de mujeres indígenas se abre camino a la exportación

Ciudad de México. Notimex. | 22 de Septiembre de 2013 a las 13:51

Con una inversión inicial de 10 mil pesos, la empresa social “Flor de Mayo” iniciada por cuatro estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe,hoy se encamina a ser una exportadora de camisas bordadas con las manos de 30 mujeres indígenas de Naupan, Puebla.

El mayor reto que estos estudiantes enfrentaron como emprendedores fue la falta de financiamiento, explicó en entrevista con Notimex, la coordinadora del proyecto, Fátima Álvarez, quien trabaja junto con José Antonio Nuño, Enrique Rodríguez, y José Miguel Cruz.

Álvarez detalló que si bien en un inicio decidieron solicitar apoyo a través de los diferentes programas de gobierno, declinaron ante la desconfianza que manifestaron las artesanas por “promesas incumplidas en el pasado”.

Por esta razón, los estudiantes optaron por créditos familiares y personales para iniciar, con 10 mil pesos, esta empresa social que hoy tiene dos años de creación, pero que aún lucha por su consolidación a favor de esas mujeres indígenas.

“Decidimos respetar la voluntad de las artesanas, en el sentido de no involucrar a ninguna instancia de gobierno, a fin de mantener su confianza y que quisieran seguir adelante con el proyecto”.

La coordinadora del proyecto dijo que eso implica un mayor esfuerzo de su parte ya que hasta el momento todas las ganancias obtenidas de las ventas de las camisas son reinvertidas.

Fátima Álvarez subrayó que la finalidad principal de “Flor de Mayo” es ayudar a la comunidad de Naupan y así evitar la escasez de recursos, la falta de vías de comunicación y el desconocimiento de las prácticas comerciales, que amenazan con terminar con una bella tradición artesanal.

Reiteró que “Flor de Mayo” es un proyecto empresarial de carácter social, diseñado para apoyar el trabajo de las artesanas textiles en todas las fases de su proceso de producción.

Dicho proyecto incluye desde el abastecimiento de insumos, hasta asesorías administrativas y fórmulas de comercialización sustentables.

Los bordados de las artesanas mexicanas, producto del mestizaje artístico y cultural, viven una nueva fusión con este proyecto, ya que se combinan con materiales de calidad y diseños de moda.

Esas características les confieren un nuevo valor y representan una evolución en su creación.

Con la compra de cada camisa fabricada por ellas, se apoya directamente a las familias indígenas; no solamente para que alcancen una vida digna, sino para conservar su identidad cultural, preservando sus valores artísticos y comunitarios.

En este contexto, Fátima Álvarez mencionó que actualmente 30 artesanas indígenas trabajan con “Flor de Mayo” y hay un número igual en lista de espera que desean sumarse a la empresa,

Sin embargo, indicó que las camisas que hoy se producen llevan un estricto control de calidad, por lo que las mujeres requieren de cierta capacitación a pesar de que el bordado es una actividad tradicional en su comunidad.

Indicó que la producción de camisas incluye insumos de alta calidad, con el fin de darle valor agregado al producto que diciembre próximo se estará comercializando en una tienda de Estados Unidos y hoy también se está en la búsqueda de los mercados de Singapur y Australia.

Las 30 mujeres indígenas del estado de Puebla producen 90 camisas bordadas al mes, utilizan más de 100 metros de hilo de alta calidad bordados manualmente en cada prenda.

La etiqueta es hecha a mano con el nombre de la artesana beneficiada con la compra del producto.


Descarga la aplicación

en google play en google play