Escúchenos en línea

Investigan a 17 generales por millonario fraude

Lima. Télam. | 29 de Septiembre de 2013 a las 13:23

La justicia de Perú dictó prisión preventiva y ratificó la orden de captura para un general en actividad, prófugo desde hace dos meses, e investiga a otros 16 oficiales superiores del Ejército por el desvío de unos 3,6 millones de dólares asignados al mantenimiento de 3.454 soldados que en realidad no existen, informó la prensa local.

La Vocalía Suprema del Fuero Militar Policial ordenó la prisión preventiva y la captura del segundo comandante de la 5ta. División del Ejército, general de brigada Juan Quintana, quien se encuentra prófugo desde hace dos meses, publicó el semanario limeño Caretas en su última edición.

Asimismo, la Primera Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios "ha puesto en la mira a 17 generales de cinco regiones militares", según la revista.

 

Los fondos desviados corresponden a las propinas (retribución mensual) de soldados del servicio militar voluntario, muchos de ellos indocumentados, e incluso de efectivos muertos en combate cuyos haberes seguían siendo percibidos por sus superiores.

Voceros del Fuero Militar citados por la publicación "confirmaron" que se trata de "una práctica aparentemente común" en el Ejército.

Quintana está imputado por el desvío de unos 54.000 dólares de los fondos destinados a la propina de 351 soldados.

Según la Inspectoría del Ejército, ordenó elaborar planillas con "personal fantasma" para apropiarse de ese dinero en 2010 y 2011, cuando comandaba la 3ra. Brigada de Fuerzas Especiales con sede en Tarapoto, ciudad del departamento San Martín, en la selva amazónica.

Entrevistado por Caretas en su clandestinidad "en algún lugar de Lima", Quintana subrayó que fue él quien denunció el caso ante la Fiscalía Anticorrupción de Moyobamba -capital de San Martín- en abril de 2012.

Uno de los otros 16 generales "en la mira" de la Justicia es Nemesio Ambía, pues se detectó la existencia de 99 soldados "fantasmas" en la 31ra. Brigada de Infantería, con sede en Junín, mientras la comandaba ese oficial.

Ambía es quien dirigió la primera investigación sobre el tema, originada en la denuncia de Quintana.

El oficial prófugo sostuvo que por el caso "debe responder" el comandante del Ejército, general Ricardo Moncada, "y casi la totalidad de generales al mando de las grandes unidades".

Asimismo, Quintana dijo que se está "tratando" de ponerlo "como chivo expiatorio" y se declaró víctima de un complot urdido por Moncada y el asesor presidencial Adrián Villafuerte, que es coronel retirado.

Según él, Moncada busca privilegiar en la estructura de mandos del Ejército a los oficiales del arma de Caballería -Quintana es de Infantería- y Villafuerte, proteger a Ambía, que es compañero de promoción del presidente Ollanta Humala, teniente coronel retirado.

Las declaraciones de Quintana fueron refutadas por el Fuero Penal Militar, que en un comunicado negó que la justicia castrense esté "subordinada a presión política", informó la agencia noticiosa estatal Andina.

"El Fuero Militar Policial rechaza categoricamente la afirmación vertida por el citado oficial general y expresa ante la opinión pública que su función de investigar y juzgar a militares y policías en situación de actividad que cometan delitos de función es ejercida con absoluta independencia, autonomía, transparencia y profesionalismo", dice la nota.


Descarga la aplicación

en google play en google play