Escúchenos en línea

Confirman que narcos atacaron a agentes antidroga en zona cocalera de Bolivia

La Paz. EFE. | 27 de Octubre de 2013 a las 15:34

El Gobierno boliviano confirmó el domingo que narcotraficantes emboscaron la semana pasada a agentes encargados de la destrucción de plantaciones ilegales de hoja de coca en la zona cocalera de Apolo y señaló que se investiga la posible presencia de la banda terrorista peruana Sendero Luminoso en el lugar.

Agentes de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN) encontraron en los últimos días en esa zona del norte de La Paz, fronteriza con Perú, dos pozas de maceración de cocaína activas y cuatro inactivas, dijo el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, en entrevista con los medios estatales.

Según Pérez, este hallazgo confirma las sospechas que tenía el Gobierno de que el ataque contra los agentes de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), en el que murieron tres agentes y un médico, fue perpetrado por personas vinculadas con el narcotráfico.

"La investigación se está desarrollando para confirmar o desvirtuar presencia de Sendero Luminoso. Lo que sí estamos en condiciones de decir es que era un grupo vinculado al narcotráfico", sostuvo el viceministro.

El hecho ocurrió la semana pasada en Apolo, a 450 kilómetros de La Paz, cuando un grupo de campesinos y supuestos extranjeros resistió con armas el ingreso de la FTC a la zona para destruir cultivos ilegales de coca, base para producir cocaína.

En el ataque murieron dos militares, un policía y un médico, se registraron doce heridos de bala, todos pertenecientes a la FTC, y se rescató a seis personas que habían sido tomadas como rehenes.

Campesinos de Apolo han asegurado que no hubo un ataque unilateral sino un enfrentamiento con los agentes, a quienes acusan de haber ingresado violentamente a varias viviendas, pero el viceministro Pérez insistió hoy en que se trató de una "emboscada cruel y sanguinaria".

Según el funcionario, hasta el momento hay 28 personas detenidas, acusadas de haber participado en el ataque y para quienes se pedirá "la pena máxima", es decir, 30 años de cárcel.

Pérez también indicó que se estableció que en Apolo había 500 hectáreas de coca, de las que 230 eran ilegales.

Aseguró que el Gobierno logró acuerdos con el 90 % de los pobladores del lugar para la destrucción de los cultivos ilícitos de la planta, gracias a los cuales ya se logró erradicar 150 hectáreas.

Según Pérez, fue tan sólo el 10 % de la población el que se opuso a las tareas de la FTC y ese "pequeño grupo" buscó asesoramiento y armas en Perú para emboscar a los agentes.

En mayo pasado las autoridades ya habían denunciado que peruanos asentados en el norte de La Paz y vinculados con el narcotráfico instigaban a los campesinos a resistir la destrucción de las plantaciones ilegales de coca.


Descarga la aplicación

en google play en google play