Escúchenos en línea

Ministro brasileño de Justicia estará en el Congreso para hablar sobre Petrobras

Brasilia. Agencia PL. | 12 de Marzo de 2014 a las 11:01

El ministro brasileño de Justicia, José Eduardo Cardozo, expondrá este miércoles en la Cámara de Diputados la marcha de las pesquisas realizadas por el Gobierno sobre supuestos sobornos recibidos por Petrobras de una empresa holandesa.

Acompañado del Contralor General de la Unión (CGU), Jorge Hage, Cardoza explicará al presidente de la Cámara, Henrique Eduardo Alves, y otros líderes de bancadas en ese hemiciclo las acciones impulsadas para determinar si la compañía SBM Offshore entregó propinas a funcionarios de Petrobras.

El delegado del Gobierno en ese órgano del Legislativo, Arlindo Chinaglia, alertó que la comparecencia de Cardozo fue planificada mucho antes de que bloques aliados del Ejecutivo apoyaran anoche la creación de una comisión independiente para pesquisar supuestos sobornos de la entidad holandesa a la petrolera de Brasil.

Legisladores de cuatro agrupaciones de la coalición gubernamental que encabeza el Partido de los Trabajadores (PT) respaldaron la propuesta de la oposición, lo cual fue calificado por Chinaglia de grave error político.

La formación de una Comisión sin escuchar los planteamientos de la administración federal constituye un revés, va a crear dudas y una mala imagen para Petrobras en el escenario internacional por una denuncia que no cuenta con bases concretas, aseveró.

Ese comité investigará las presuntas propinas entregadas por la SBM Offshore entre 2005 y 2012 a funcionarios de Petrobras con miras a ganar licitaciones para el arrendamiento de plataformas petrolíferas.

Según la denuncia presentada en Holanda por un extrabajador de la empresa holandesa, esa compañía concedió 139 millones de dólares a directivos de Petrobras a cambio de conseguir contratos para el arrendamiento de plataformas petrolíferas.

Entre los que apoyaron la creación de la comisión aparece el principal socio del PT en el Gobierno, la organización del Movimiento Democrático Brasileña (PMDB), lo cual aviva la crisis entre estas dos importantes fuerzas políticas.

Para analistas locales, se trata de una estrategia de la oposición para desacreditar al Ejecutivo de cara a los comicios de octubre próximo y de los aliados para presionar a la presidenta del país, Dilma Rousseff, a quien acusan de no liberar las enmiendas parlamentarias y por excluirlos de las decisiones gubernamentales.


Descarga la aplicación

en google play en google play