Escúchenos en línea

Los líderes iberoamericanos llegan a Veracruz con expectativas de cambio

Veracruz. EFE. | 7 de Diciembre de 2014 a las 17:15

Los gobernantes iberoamericanos siguen hoy llegando al puerto mexicano de Veracruz para asistir mañana y el martes a una cumbre que será clave en el proceso de renovación que arrancó hace dos años en el seno de esta comunidad de más de 600 millones de habitantes.

Los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y de Uruguay, José Mujica, llegaron hoy a la sede de la cita iberoamericana con elevadas expectativas sobre los debates de la cumbre dedicada a la educación, la cultura y la innovación.

En la histórica ciudad de Veracruz se encuentran desde el sábado el mandatario de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quienes hoy asistieron a foros como el X Encuentro Empresarial Iberoamericano, una de las actividades organizadas la víspera de la cumbre.

"Venimos llenos de esperanza porque vamos a tocar temas de interés para Iberoamérica, para cada uno de nuestros países", dijo Sánchez Cerén tras descender del avión en un vuelo comercial que le trasladó a Veracruz, en el Golfo de México.

El mandatario destacó que la cumbre vaya a dedicarse a educación, "que es un elemento fundamental para el desarrollo".

Procedente de la occidental ciudad de Guadalajara, donde recibió un galardón y asistió a la Feria Internacional de Libro (FIL), Mujica agradeció al país anfitrión por haber dado asilo a "muchos de sus compatriotas en años erráticos".

"Gracias México por lo mucho que has sembrado", dijo el presidente uruguayo, quien hace unas semanas llamó "Estado fallido" a este país por el caso de los 43 estudiantes que desaparecieron el 26 de septiembre pasado a manos de policías corruptos y criminales en la sureña ciudad de Iguala.

México expresó entonces su "rechazo categórico" a las declaraciones de Mujica, quien se vio obligado a retractarse en un comunicado en el que mostró su solidaridad "con México, su sistema político y su Gobierno".

Antes de viajar a Veracruz, el presidente uruguayo -quien asiste a su última cita iberoamericana antes de entregar el poder el 1 de marzo al electo Tabaré Vázquez- destacó la necesidad de luchar contra la desigualdad para acabar con la violencia en América Latina, un problema que, aclaró, no es exclusivo de México.

La situación que vive México a raíz del caso Iguala, con una fuerte presencia de fuerzas de seguridad en las inmediaciones de la sede de la cumbre, aletea sobre el encuentro, aunque las autoridades mexicanas destacaron hoy que esa tragedia "no ha influido en absoluto" en las relaciones del país con el resto del mundo, en palabras del canciller, José Antonio Meade.

La fiscalía mexicana confirmó hoy que los restos óseos analizados por el laboratorio de la Universidad de Innsbruck (Austria) corresponden a Alexander Mora Venancio, uno de los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala.

El responsable mexicano de Asuntos Exteriores dijo ante la prensa que está confirmada la participación de los 22 países iberoamericanos, aunque no dijo a qué nivel.

Mañana está prevista la llegada del dominicano, Danilo Medina, y del colombiano, Juan Manuel Santos, quien recibirá el testigo de la próxima cita, de la que el país será anfitrión en 2016, en la que será la primera de las cumbre bienales.

Hasta ahora solo se han confirmado las ausencias de las presidentas de Argentina, Cristina Fernández, y de Brasil, Dilma Rousseff, la primera por razones de salud, y las segunda por "cuestiones de agenda".

El ministro mexicano aludió a la revitalización y renovación que viven las cumbres tras un "proceso amplio de consulta", al igual que la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, que asiste a su primer cónclave tras su nombramiento en abril pasado.

Desde la primera cumbre celebrada en 1991 en Guadalajara, en el oeste de México, América Latina ha cambiado y ahora "quiere una relación mucho más horizontal, mucho más simétrica con los países de la Península Ibérica", apuntó la costarricense.

La otra razón por la que hay que cambiar, es que ahora hay más mecanismos de integración en América Latina, como la Celac, la Unasur y la Alianza del Pacífico, por lo que "tenemos que buscar la complementariedad" con el esas organizaciones, añadió.

Según Meade, además de las nuevas reglas para dar resultados concretos a la población, el diálogo de los jefes de Estado y de Gobierno estará centrado en la cooperación y "la necesidad de construir un espacio iberoamericano de paz".


Descarga la aplicación

en google play en google play