Escúchenos en línea

Cristina lanza proyecto para regresar ferrocarriles al Estado

Buenos Aires. Agencia PL. | 2 de Marzo de 2015 a las 12:35

Después de recuperar Aerolíneas Argentinas y la petrolera YPF, la presidenta Cristina Fernández lanzó el tercer gran proyecto de reestatización en su mandato: que pasen a administración del Estado los ferrocarriles argentinos.

La red ferroviaria del país fue privatizada o desmantelada durante la década de 1990 cuando Carlos Menem aplicó políticas neoliberales, redujo la gestión administrativa del Gobierno y vendió muchos servicios y propiedades del Estado.

El sector del transporte ferroviario fue uno de los más afectados, pues una línea clave como el tren transandino fue abandonada y hoy esa obra de impresionante ingeniería civil está en ruinas.

La recuperación de los trenes la anunció el domingo Cristina Fernández ante el Congreso, simbólicamente en el Día del Trabajador Ferroviario, y a 67 años de que el presidente Juan Domingo Perón nacionalizara esos servicios.

En la apertura del año legislativo, la mandataria adelantó que pronto enviará un proyecto al Parlamento para crear la empresa Ferrocarriles Argentinos, Sociedad del Estado, la cual asumirá la gestión de todas las líneas tanto de carga como de pasajeros.

Su ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, comenzó este lunes a notificar a las compañías privadas que el Estado se hará responsable del sector cuando termine el actual período concesionario.

Pasarán a la gerencia estatal todos los ramales de las líneas Mitre, San Martín y Roca, que brindan servicio intermunicipal de pasajeros, y las de carga Belgrano Norte y Belgrano Sur, este último en particular está en situación calamitosa.

Randazzo sostuvo en declaraciones a Radio Vorterix que "demostramos que si el Estado tiene gente comprometida es mejor que el privado", y comparó la eficiencia de la Línea Sarmiento, de la cual se hizo cargo su ministerio el pasado año, con el resto de los servicios.

"Compramos coches nuevos, aumentamos la cantidad de pasajeros transportados en 246 por ciento al tiempo que redujimos los costos de operación. En base a esa experiencia tomamos la decisión de crear Ferrocarriles Argentinos S.E.", sostuvo Randazzo.

Luego de la tragedia en la Terminal de Once en 2012 en la que murieron 51 personas, el Gobierno decidió romper la inercia en el manejo de los ferrocarriles, caracterizada por la falta de inversiones de las compañías privadas y la ausencia de controles del mismo Estado.

La recuperación del sistema ferroviario fue paulatina. A través de la Sociedad Operadora Ferroviaria y la Administración de Infraestructura Ferroviaria, la autoridad nacional comenzó a invertir en nuevas vías, trenes, señalamiento y medidas de seguridad.

A su vez se hizo cargo de los sueldos de los trabajadores de las líneas metropolitanas. De hecho, el rol de los privados quedó limitado a la operación diaria.

Desde febrero de 2014, el grupo Roggio (Metrovías) quedó a cargo del Urquiza, San Martín y el Mitre, mientras que Emepa (Ferrovías) se ocupa del Belgrano Norte, el Roca y el Belgrano Sur.

Se trazaron reglas claras, las operadoras privadas tenían que mostrar eficiencia y si no cumplían serían sancionadas y, de ser necesario, el Estado las reemplazaría.

En 2014 la línea San Martín tuvo un incremento de gastos del 77 por ciento; el Roca, del 27; el Belgrano Sur, del 56, y el Mitre, del 51, mientras los costos del Sarmiento regenteado por el Estado fueron del 17 por ciento.

El peso de los gastos de los privados de todas formas cae sobre la Casa Rosada, que subvenciona el servicio de transporte en el país, en tanto Metrovías y Ferrovías dejaron de invertir para modernizar esos ramales.

El ahorro con la eventual estatización de las líneas aún administradas por el sector privado será de 415 millones de pesos (47 millones 756 mil dólares), explicó la Presidenta al Congreso.

La renovación de las flotas que enlazan la capital con varios puntos de la Provincia de Buenos Aires la asumió al Estado con una inversión de mil 200 millones de dólares. Y con asistencia financiera y técnica de China acometerá la modernización del Belgrano Carga.

También en acuerdo con Chile se construyen dos vías transandinas que facilitarán el comercio no solo bilateral, sino también regional. Los proyectos para los túneles fueron aprobados el pasado mes en sesión extraordinaria de la Cámara de Diputados.

El anuncio cayó muy bien al público, según refleja una encuesta que realiza el servicio Infonews. A la pregunta de si está de acuerdo con la estatización de los ferrocarriles, el 98 por ciento de los lectores respondió Sí frente al dos por ciento que No.

Este es el tercer gran programa de estatización que emprende el gobierno de Cristina Fernández; el primero fue en diciembre de 2008 cuando recuperó Aerolíneas Argentinas, Austral Líneas Aéreas y las demás empresas pertenecientes a ese grupo.

En ese momento las administraba el consorcio español Marsans, y las líneas aéreas argentinas cayeron en bancarrota.

La otra gran recuperación fue cuando en mayo de 2012 tomó el control mayoritario de la corporación petrolera YPF e inició un acelerado programa de inversiones, en aras de que el país pueda lograr el autoabastecimiento de combustible y energético.

Desde que el Gobierno asumió su administración tanto Aerolíneas Argentinas como YPF salieron del declive y hoy son compañías de punta y referencia en el país.


Descarga la aplicación

en google play en google play