Escúchenos en línea

Militares colombianos están dispuestos a ayudar en desminado

Bogotá. Agencia PL. | 10 de Marzo de 2015 a las 14:30

El general colombiano Juan Pablo Rodríguez, comandante de las Fuerzas Militares, manifestó este martes que el ejército está dispuesto a acompañar a las FARC-EP en el proceso de desminado humanitario, acordado entre ese grupo insurgente y representantes gubernamentales.

Tenemos total disposición para colaborar en un proceso tan necesario como es la eliminación de minas, comentó el alto oficial citado por Caracol Radio.

Según Rodríguez esta semana se realizará una reunión en coordinación con la Presidencia de la República a fin de esbozar el plan a seguir para emprender ese programa, el cual abarcará en principio a unos 100 municipios.

El Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), se comprometieron a trabajar de manera conjunta para limpiar territorios rurales de minas terrestres, explosivos improvisados y municiones sin explotar.

Tal medida persigue generar condiciones de seguridad para los habitantes que se encuentran en zonas de riesgo por la presencia de esos artefactos, explicaron ambas partes en un comunicado divulgado al término de conversaciones en Cuba.

Voceros del Ejecutivo y de ese movimiento insurgente dialogan en la capital cubana desde 2012 para hallar una salida negociada al conflicto armado, que dura más de 50 años y perjudicó de forma directa a 6,8 millones de ciudadanos.

En opinión de expertos, el trabajo de desminado y descontaminación, el cual estará liderado por una organización noruega, reducirá considerablemente la victimización de la población y la intensidad de la confrontación interna, además de allanar el camino para otras disposiciones como la instauración del cese el fuego bilateral.

Una vez que perfilemos los pasos informaremos la fecha exacta del inicio de esos procedimientos, agregó Rodríguez.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, elogió la víspera el acuerdo entre las dos delegaciones en La Habana, al tiempo que lo calificó de gesto trascendental para el avance del proceso pacificador.

En todos los departamentos de Colombia, con excepción de San Andrés, hay minas sembradas, y eso tiene un costo enorme no sólo para los militares sino también para los civiles, subrayó el mandatario.

De acuerdo con datos divulgados por el diario El Universal, unas dos mil personas perdieron la vida debido a la presencia de minas, entre 1990 y 2014.

La erradicación de esos artefactos de guerra podría demorar hasta 2025 por la envergadura de las tareas, adelantó Santos.


Descarga la aplicación

en google play en google play