Escúchenos en línea

Venezuela y el entorno de nuevas bases militares

Caracas. Agencia PL. | 3 de Abril de 2015 a las 12:48

Estados Unidos amplió su presencia militar en Latinoamérica con la creación de una unidad especial en Honduras, publica el sitio digital La Iguana TV, que alerta sobre la escalada de amenazas contra Venezuela.

Según esa fuente, que cita además reportes de la multinacional Telesur, ese comando cumplirá "misiones de colaboración" en la región, y cuenta con 250 marines, helicópteros y un catamarán de alta velocidad.

La nueva unidad de la Fuerza de Tarea de Propósito Especial Aire-Tierra de Marines-Sur, aseguran, se sumó desde el pasado miércoles a la base militar que tiene la Casa Blanca en Honduras, conocida como Palmerola.

De acuerdo a una revelación hecha por el portal defensa.com, esa fuerza se utilizará para colaborar con países del área, asistencia humanitaria y operaciones antidrogas, donde los efectivos estarán listos para entrar en operaciones en la región entre junio y noviembre de 2015.

Analistas recuerdan que por coincidencia, la creación de esa fuerza surge a una semana de la visita del jefe del Comando Sur de Estados Unidos, John Nelly, a Tegugigalpa, donde participó en la Conferencia Centroamericana de Seguridad Transnacional.

A esa cita regional asistieron representantes y jefes de las Fuerzas Armadas de 14 países, entre ellos Estados Unidos, Canadá, México, Colombia, República Dominicana, Haití y Costa Rica.

El objetivo de la reunión: la "búsqueda de un escudo continental contra el crimen organizado".

Analistas recordaron, por otra parte, que la base de Palmerola -a 86 kilómetros de Tegucigalpa- es clave para los intereses de Estados Unidos en ese país y en la región, siendo protagonista del golpe de Estado contra el presidente constitucional Manuel Zelaya, en 2009.

Las recientes revelaciones tienen lugar en medio de otras denuncias, como refleja este viernes el diario venezolano Correo del Orinoco.

Según explicó al rotativo Juan Carlos Tanus, representante de Colombianos Residentes en Venezuela, el gobierno del presidente Barack Obama ha puesto en marcha un nuevo plan contra la nación suramericana, con apoyo de la derecha en Bogotá ante el fracaso de otros intentos desestabilizadores.

De acuerdo con Tanus, el proyecto diseñado representa la tendencia de un sector que intenta impulsar un conflicto armado con el pueblo venezolano.

En ese sentido, refirió recientes declaraciones de la exsubsecretaria de Defensa estadounidense Mary Beth Long, quien felicitó a las fuerzas militares de Colombia por estudiar una eventual "amenaza" que pueda representar Venezuela.

En ese contexto el integrante de la comunidad colombiana consideró que la situación contrasta con las mesas de negociación que se desarrollan en La Habana, Cuba, así como en el seno del gobierno de Juan Manuel Santos.

Recordó que Colombia tiene más de 500 mil hombres en su estructura militar, por lo que se preguntó hacia dónde estaría orientada esa fuerza una vez resuelto el conflicto y alcanzado un eventual acuerdo con las guerrillas de ese país.

El pasado 9 de marzo Obama promulgó un decreto de emergencia que señala a Venezuela como una amenaza "inusual y extraordinaria" contra su seguridad interna y política exterior.

En respuesta a esa hostil medida, el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, propuso el pasado lunes la eliminación de todas las bases militares de Estados Unidos en territorio latinoamericano, al considerarlas como elementos pertenecientes "a la época de la Guerra Fría".

Samper opinó de cara a la VII Cumbre de las Américas de Panamá, del 9 al 11 de abril próximo, que "un buen punto de la nueva agenda de relaciones (entre Estados Unidos y América Latina) sería que no haya bases militares norteamericanas en Sudamérica".

En este contexto, rechazó las medidas unilaterales de Washington contra Caracas, y consideró que el evento que se celebrará en Panamá es oportuno para replantear las relaciones del Gobierno norteamericano con la región.

"En un mundo globalizado como el actual uno no puede pedir reglas de juego globales para la economía y mantener el unilateralismo para la política", precisó.

"Ningún país tiene derecho a juzgar la conducta del otro ni muchísimo menos a imponerle sanciones o castigos por su propia cuenta", expresó el también ex presidente colombiano.

A su turno, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, ratificó que llevarán a la Cumbre de las Américas la solicitud de derogatoria de la orden ejecutiva de Obama, con el respaldo de 10 millones firmas del pueblo de ese país suramericano y de toda la comunidad internacional.

Desde una gira por naciones del Caribe, la diplomática aseveró que la Cumbre en Panamá será el nuevo escenario para rechazar y exigir se elimine lo que denominó un adefesio jurídico.

La orden ejecutiva de Obama, agregó Rodríguez, es unilateral, arbitraria y violatoria del Derecho Internacional.


Descarga la aplicación

en google play en google play