Escúchenos en línea

Presidenta Rousseff contraataca

Río de Janeiro. Página 12 | 2 de Mayo de 2015 a las 10:07

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, criticó ayer el proyecto de ley que actualmente se discute en el Congreso, el cual contempla la tercerización del empleo sin restricciones. En una serie de videos difundidos por las redes sociales a raíz del Día del Trabajador, la presidenta se refirió a los esfuerzos de su gobierno para garantizar el salario mínimo y criticó la violenta represión policial contra los docentes que protestaron el pasado miércoles en el sureño estado de Paraná, el cual dejó como saldo más de 200 heridos. Por su parte, el ex presidente Lula da Silva participó de un acto en San Pablo en el que apoyó a Dilma y pidió a los brasileños que sean “pacientes”.

El palacio del Planalto divulgó ayer tres videos con mensajes dirigidos a los trabajadores en lugar del tradicional discurso televisado que emitía todo 1º de Mayo por red nacional. En la primera grabación, Rousseff se refirió al debate por el proyecto de ley que propone ampliar a todos los sectores la tercerización. La mandataria indicó que la reglamentación del proyecto de ley, actualmente en discusión parlamentaria, puede mejorar las condiciones de trabajo de millones de personas que trabajan para contratistas de otras empresas, pero defendió la imposición de restricciones para que ese tipo de contrato no se extienda a todo el mercado laboral. “La reglamentación del trabajo tercerizado tiene que diferenciar entre las actividades finales y las intermedias de los varios sectores productivos”, afirmó Dilma. Hasta el momento, la presidenta no había explicitado su postura frente a la iniciativa, que fue condenada por los sindicatos. Tampoco aclaró si puede vetar la ley antes de sancionarla en caso de que el Congreso extienda la tercerización a todas las actividades y sectores.

Según legisladores del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), un fabricante de autos, por ejemplo, puede ser autorizado a contratar tercerizados para la limpieza o la seguridad, pero no para las líneas de producción de los vehículos. El proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados el 22 de abril, ahora en discusión en el Senado, amplía para todos los sectores la tercerización, con lo cual autoriza a las empresas a contratar prestadores hasta para la actividad final que ejercen. Actualmente, la tercerización es sólo para actividades no específicas de las empresas contratistas, como limpieza, transporte y seguridad.

La tercerización fue la iniciativa más criticada en las marchas organizadas por las centrales sindicales para conmemorar el Día del Trabajo. En San Pablo, el CUT (Central Unica de Trabajadores) y el MST (Movimiento Sin Tierra) organizaron una manifestación que movilizó a 50.000 personas. El acto fue encabezado por el ex presidente Lula da Silva, quien les pidió “paciencia” a los trabajadores. “Quiero pedirles a ustedes, que muchas veces se ponen nerviosos con Dilma, que tengan paciencia. Ella fue elegida para gobernar durante cuatro años. Veremos el resultado al final del mandato, no tengo dudas que de aquí a cuatro años estaremos conmemorando el éxito de su gobierno”, dijo. El presidente de la CUT, Vagner Freitas, afirmó que el movimiento que encabeza conversará con Dilma para que vete el proyecto en caso de que el Congreso lo apruebe. “Ese proyecto va a extinguir todas las garantías laborales, las vacaciones y el empleo formal. No podemos permitir que sea aprobado”, dijo.

En el segundo video, Dilma recordó la medida previsional enviada al Congreso que garantiza el salario mínimo en el período 2015-2019, y expresó que en su primer mandato se aprobó una medida similar. “Queremos asegurar el poder de compra de los trabajadores, esa es la única manera de garantizar un Brasil más justo”, dijo.

Respecto de la última grabación difundida, Dilma se refirió a la violenta represión policial a una protesta de profesores que dejó más de 200 heridos en el en la ciudad de Curitiba, estado de Paraná. “Tenemos que reconocer como legítimas las reivindicaciones de todos los segmentos sociales de nuestra población. Y este reconocimiento debe ser realizado sin violencia ni represión”, dijo. Rousseff defendió el “diálogo franco y transparente” como única solución a los conflictos. “Queremos construir consenso respetando el derecho a la libertad de opinión y de manifestación y evitando la violencia”, aseguró.

Las protestas en Curitiba, cuyo gobierno ejerce el opositor Carlos Alberto Richa, tuvieron como centro la aprobación de una ley que establece que los beneficios jubilatorios de funcionarios de 73 años o más, que hasta ahora eran pagados con recursos de la gobernación, sean financiados con los aportes de los funcionarios. Los maestros temen que la norma, que fue aprobada pese a los incidentes, lleve en unos años a que sus fondos de previsión social sean deficitarios. Según confirmó la Secretaria de Salud de Paraná, la violenta represión tuvo un saldo de 203 personas heridas, de las cuales 63 tuvieron que ser hospitalizadas de urgencia.


Descarga la aplicación

en google play en google play