Escúchenos en línea

Rusia y Latinoamérica, una relación de muchos años

Moscú. Por Odalys Buscarón Ochoa */PL. | 6 de Mayo de 2015 a las 11:19

Las relaciones diplomáticas de Rusia con América Latina se remontan al siglo XIX, en la mayoría de los casos, con un acercamiento gradual en las últimas décadas a las aspiraciones mutuas de un mundo multipolar y más seguro.

El interés ruso por lo que acontecía en el Nuevo Mundo o hemisferio occidental es asociado al emperador Alejandro I, quien recabó de los embajadores reportes regulares sobre los sucesos en México, tras el Grito de Dolores encabezado por el cura Miguel Hidalgo, y los aires libertarios en el sur del continente americano.

Tales antecedentes de los nexos rusos con Latinoamérica están recogidos en actas, protocolos, memorias y fotos de archivos históricos, que fueron presentados recientemente por la Cancillería.

Al menos, los vínculos con Argentina y México tienen una historia más que centenaria, de 130 y 120 años, respectivamente, del establecimiento de relaciones, cuyos jubileos se celebran en 2015.

Colombia (80) y Cuba (55) son de los socios latinoamericanos que festejan igualmente un ciclo histórico de nexos con Rusia y la extinta Unión Soviética.

Poco antes de partir en su primera visita oficial a La Habana, el titular de la Duma estatal (cámara baja), Serguei Naryshkin, concedió una entrevista exclusiva a Prensa Latina, con temas de actualidad incluidos:

I. Resultados de la cooperación de Rusia con países de Latinoamérica en los últimos años y las perspectivas con las naciones con las cuales Moscú tiene vínculos más estrechos.

Rusia mantiene relaciones diplomáticas con los 33 Estados de la región de América Latina y el Caribe, y a propósito señalo que este año celebramos el jubileo común con más de una decena, o sea, casi la mitad de los países latinoamericanos.

Interactuamos de manera activa con nuestros socios del continente tanto en los formatos bilaterales como a instancias de la ONU y debo subrayar que en la mayoría de los temas de la agenda internacional nuestros criterios coinciden o se aproximan.

Los latinoamericanos apoyan las prioridades de Rusia en la Asamblea General de Naciones Unidas, entre las que sobresalen las iniciativas para la seguridad de la información, las medidas de transparencia en el cosmos y contra la glorificación del nazismo.

Con una serie de Estados nuestros nexos cobraron nivel de asociación estratégica, incluida Cuba y además Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela.

Subrayo especialmente que pese a la diversidad de posiciones en Latinoamérica y ambigüedad en algunos casos respecto a la situación en Ucrania y la reunificación de Crimea a Rusia, y las serias presiones de Estados Unidos y la Unión Europea, los latinoamericanos no se sumaron a las sanciones antirrusas.

Lo valoramos muy en alto y saludamos la política independiente y pragmática de nuestros socios en la región.

Quiero añadir que en América Latina trabajan muy activas las compañías nacionales en las esferas de la energía, el transporte, la metalurgia y pesca.

Potenciamos asimismo la cooperación en otras áreas como la humanitaria, contactos culturales y líneas estratégicas en sectores de altas tecnologías como el cosmos, nanotecnología y el uso pacífico del átomo.

A modo de resumen, el intercambio comercial con los países de América Latina y el Caribe ascendió en 2014 a unos 17,1 mil millones de dólares, con un potencial mucho mayor en la actualidad.

II. Desarrollo de los nexos bilaterales con Cuba. Realidad y expectativas. Potencial de los vínculos ruso-cubanos, en particular los parlamentarios.

Entre Rusia y Cuba se establecieron relaciones constructivas, auténticamente de socios, basadas en un sólido fundamento, lo cual corroboran los vínculos exitosos y la simpatía mutua que se remonta a muchos años.

A pesar de la distancia geográfica que separa a los dos países, no existió nunca obstáculo para que siguiéramos el desarrollo de la vida del pueblo cubano y del destino del país.

No faltó el apoyo nuestro a la aspiración de Cuba de preservar la libertad e independencia, mientras admirábamos la valentía de sus héroes nacionales.

La Duma estatal adoptó cada año por unanimidad las resoluciones de condena al bloqueo de Estados Unidos, y nuestro país respaldó en la Asamblea General de la ONU el reclamo de los cubanos al cese del embargo contra la isla.

Este año celebramos el 55 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas ruso-cubanas, las cuales fueron interrumpidas apenas poco tiempo (de 1952 a 1960), desde que se establecieron hace más de un siglo, en 1902.

Los vínculos ruso-cubanos se desarrollaron en los últimos 20 años muy dinámicos, incluso en todas las direcciones de la cooperación, desde contactos políticos al más alto nivel hasta proyectos conjuntos en las áreas económicas, turismo y cultura.

Lamentablemente el intercambio comercial experimentó en 2014 una sensible reducción (12 por ciento), a 163 millones de dólares, pero creo que esa tendencia no nos conviene y no corresponde a los intereses mutuos.

Tenemos que pensar juntos cómo fomentar el comercio y las inversiones y qué podrían hacer en ese caso los parlamentos de los dos países.

Espero que esta visita a Cuba, de la cual aguardo buenos resultados y brillantes impresiones, ayude en ese sentido.

Nuestra interacción parlamentaria incluye no solo viajes regulares de los dirigentes, intercambios de delegaciones, sino intercambios de información entre los comités de perfil y un intenso trabajo de los grupos de amistad.

III. Valoración del desarrollo de los vínculos entre la Duma estatal y el Parlamento Latinoamericano (Parlatino)

Considero los nexos interparlamentarios un importante componente de las relaciones ruso-latinoamericanas, que se encuentran hoy en ascenso. Crecen los contactos por los canales parlamentarios y cada vez son más notables los impactos políticos.

Vale destacar que en mayo de 2013, en la presente legislatura, por primera vez en más de una década se realizaron las audiencias en la Duma dedicadas a América Latina.

En los últimos dos años delegaciones de la Cámara baja visitaron a Brasil, Cuba, México, Nicaragua, El Salvador, Panamá y Uruguay; y al mismo tiempo grupos parlamentarios de Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, El Salvador y Uruguay estuvieron en Rusia.

Con respecto al Parlatino, debo decir que mantenemos una relación de respeto a la actividad de esa importante institución interparlamentaria. Prestamos mucho interés al seguimiento de su trabajo y nos esforzamos por fortalecer los contactos.

En noviembre de 2013, el presidente del Parlamento Latinoamericano, Elías Castillo, participó en el II Foro parlamentario en Moscú, ocasión en que pude conversar con él.

Durante su visita suscribimos, con la presencia también de la titular del Consejo de la Federación, Valentina Matvienko, un Convenio de cooperación entre la Asamblea Federal y el Parlatino. Considero ese acuerdo una buena base para el desarrollo ulterior de nuestra cooperación.

Valdría la pena incluso pensar en la creación de una asamblea parlamentaria Rusa-Latinoamericana como mecanismo permanente de diálogo y cooperación en torno a un amplio espectro de temas que representan interés mutuo.

*Corresponsal Jefa de Prensa Latina en Rusia.


Descarga la aplicación

en google play en google play