Escúchenos en línea

Haití: Deuda moral... ¿muchos años después?

Santo Domingo. Agencia PL. | 15 de Mayo de 2015 a las 11:16

La fugaz visita a Haití del presidente francés, Francois Hollande, el 12 de mayo último deja como cosecha la magra firma de cuatro acuerdos sobre energía, seguridad aérea, agricultura y educación.

En el sector energético, se acordó que expertos de Electricidad de Francia (EDF) Redes Internacionales ayuden a la recuperación financiera de Electricidad de Haití (ED'H).

Esa empresa pública haitiana, encargada de la distribución de la energía eléctrica, es considerada una institución fallida pues enfrenta graves dificultades financieras y necesita modernización.

Otro acuerdo alcanzado es que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y la Dirección de Servicios de Navegación Aérea (DSNA) de Francia apoyen a la Oficina Nacional de Aviación Civil (Ofnac) haitiana.

El fortalecimiento de la Ofnac se considera una prioridad por las autoridades haitianas que emprendieron la construcción de tres aeropuertos en los últimos años.

También hubo un acuerdo agrícola mediante el cual los gobiernos de Francia y Haití promoverán la realización de una asociación entre dos empresas privadas especializadas en la producción de plátanos.

Se trata del Grupo Unión Guadalupe Martinica Producción Bananas (Ugpban) y la sociedad haitiana Agritrans, y el propósito es desarrollar intercambios en este sector para vender en Europa.

En Educación se firmaron dos acuerdos. El primero para modernizar y mejorar el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFP) y el segundo para construir una escuela secundaria en la ciudad de Coteaux.

Aunque estos acuerdos fueron bien recibidos, la cosecha resultó magra pues la oferta concreta de Hollande es que exista acercamiento entre Haití y los departamentos franceses de ultramar.

Insistió en que esos departamentos franceses (o provincias de ultramar), están presentes en las organizaciones regionales, tienen los mismos orígenes que Haití y los anima una gran hermandad.

Uno de los primeros elementos de esta cooperación será construir un nuevo Instituto Francés de Haití en colaboración con las comunidades antillanas galas, dijo.

 

Hollande prometió apoyar los esfuerzos de Haití para construir un futuro mejor y alentó a los actores económicos franceses a aumentar la inversión en ese país.

Si no podemos cambiar la Historia sí podemos mejorar el futuro, dijo Hollande al desear que una comisión conjunta evalúe oportunidades en todos los sectores, incluido el turismo y la educación.

En relación con el proceso electoral haitiano, Hollande reiteró el apoyo de Francia a la democracia, que consideró esencial para el desarrollo.

Como parte de su visita estuvo en el Hospital Universidad del Estado de Haití (HUEH), destruido por el terremoto del 12 de enero 2010, que es reconstruido con fondos otorgados por Francia y Estados Unidos.

Hollande es el primer presidente galo que en 211 años visita oficialmente Haití, que llegó a ser la más próspera colonia de Francia en América y la primera en independizarse en 1804.

En la ceremonia efectuada en la plaza dedicada a Toussaint Louverture, principal prócer de la independencia haitiana, Hollande dijo saldar una "deuda moral" mientras ignoraba reclamos de los haitianos.

Y es que ese pueblo exige a Francia la devolución de los 150 millones de francos oro exigidos por la metrópoli para levantar el embargo de la escuadra gala y reconocer su independencia.

Aquel pago que hoy equivaldría a 21 mil millones de dólares y que Haití completó en 1947, arruinó a la naciente nación y está entre las causas históricas de la pobreza que padece todavía.

Por eso mientras Hollande hablaba en la plaza Campo de Marte, cientos de haitianos entonaban la consigna "Dinero sí, moralismo no".

*Corresponsal de Prensa Latina en República Dominicana.


Descarga la aplicación

en google play en google play