Escúchenos en línea

Víctimas de avalancha sanean poblados tras días del desastre

Bogotá. Agencia PL. | 25 de Mayo de 2015 a las 09:40

A una semana de la avalancha que devastó al municipio colombiano de Salgar, sus pobladores intentan regresar a algunas de las rutinas habituales en medio de labores para sanear esa localidad y evitar brotes de enfermedades.

Los rescatistas continúan el rastreo de los desaparecidos y lograron recuperar los cuerpos de 93 personas, algunos de los cuales yacían sepultados entre los destrozos dejados por la inusual crecida de la quebrada La Liboriana mientras otros fueron avistados a la deriva en ése y cauces conexos como el río San Juan y Cauca.

Grupos de bomberos y voluntarios prosiguen actualmente esas misiones de búsqueda tras el rastro de más de una docena de personas, en tanto los niños regresaron esta mañana a las clases en el corregimiento de La Margarita, uno de los más azotados por la furia de la naturaleza.

Expertos y lugareños comenzarán allí este lunes el montaje de un puente peatonal, el primero de los cinco que serán instalados sobre La Liboriana, para sustituir a los anteriores destruidos por la avalancha de agua, piedra y lodo, precisó el diario local El Colombiano.

En previsión de otra tragedia más de 300 viviendas del municipio, perteneciente al departamento de Antioquia, serán construidas en otros lugares.

Centenares de habitantes resultaron damnificados por la crecida, unos sufrieron daños parciales en sus hogares, mientras otros lo perdieron todo.

De acuerdo con los anuncios del Gobierno, en el transcurso de un año deberá finalizar la edificación de los nuevos inmuebles para acoger a los más perjudicados, establecidos ahora en casas de familiares y amigos.

Ante la emergencia recibirán un subsidio gubernamental a fin de facilitar el arriendo de habitaciones hasta tanto puedan trasladarse a casas propias.

Gran parte de Salgar, demarcación eminentemente montañosa, está ubicada en un espacio proclive a inundaciones debido a las características topográficas del lugar y a la proximidad de fuentes hídricas.

Junto a las labores de limpieza para borrar las huellas visibles del demoledor fenómeno, un equipo de epidemiólogos trabaja en la zona con el propósito de evitar la aparición de brotes de enfermedades, derivados principalmente de la aglomeración de personas en un mismo sitio, entre otras causas.

Roberto Baquero, uno de los especialistas del Ministerio de Salud, aseguró a la prensa que en esos casos los más vulnerables suelen ser los niños y los adultos mayores.

Siete días después de la avalancha varias familias ignoran el paradero de algunos de sus seres queridos, aún cuando el número exacto de desaparecidos es impreciso.

Las autoridades del territorio adelantan censos por sectores para evaluar con mayor exactitud la magnitud de la tragedia, la mayor vivida por los salgareños.

De 2006 a 2014, la cuarta parte de la población colombiana resultó castigada por fenómenos naturales, según cifras divulgadas por el Departamento Nacional de Planeación.


Descarga la aplicación

en google play en google play