Escúchenos en línea

PRI mexicano obligado a revisión tras descalabro electoral

Ciudad de México. Agencia PL. | 7 de Junio de 2016 a las 11:04

El Partido Revolucionario Institucional, del presidente Enrique Peña Nieto, está llamado actualmente a revisarse por dentro, en particular la gestión de sus gobernantes, luego de los adversos resultados en las elecciones del 5 de junio.

La agrupación política que gobernó el país por décadas sufrió un descalabro en los comicios del domingo, en los que se eligieron gobernadores, diputados y ediles en más de una decena de estados, mientras la Ciudad de México votó por constituyentes para redactar la primera carta magna de esta capital.

De acuerdo con los conteos oficiales preliminares, el PRI sería el partido más castigado de la elección, pues de 12 estados donde se jugó la gobernación, manda en nueve, retendría un máximo de cuatro y recuperaría dos (Oaxaca y Sinaloa), a falta de los cómputos finales del Instituto Nacional Electoral.

Un día después de la elección en que el oficialismo apunta a perder la mayoría de las posiciones en disputa, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que los gobernantes "deben escuchar y atender el mensaje de la ciudadanía".

Lo propio señaló el candidato perdedor en Veracruz por el partido de gobierno, Héctor Yunez, quien pese a ir respaldado por una amplia coalición, quedó tercero en la votación cuando aún allí no se decide el ganador, que pudiera ser su primo Miguel Ángel Yunez, abanderado de la alianza entre el Partido de Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática.

Yunez aludió la responsabilidad de su derrota a la gestión del gobernador priista, Javier Duarte, señalado por desvío de recursos y por el aumento de la violencia y desapariciones en esa entidad.

Fue Veracruz la pérdida más dolorosa para el PRI, que siempre gobernó allí, pero además porque es la tercera plaza en votantes (5,6 millones). También cedió por primera vez en el norteño estado de Tamaulipas, cuya gobernación pasa al Partido de Acción Nacional, el más beneficiado en la jornada electoral.

Según los datos preliminares, el PRI perdió en siete de las plazas en que se eligió gobernador, mientras que en la Ciudad de México sus votos solo alcanzaron para el cuarto lugar.

El año próximo habrá elecciones para gobernador en el estado de México (el estado más populoso), de donde proviene el presidente Enrique Peña Nieto; Coahuila y Nayarit. Será otra ocasión para que los electores den señales del momento político en el país, previo a las elecciones presidenciales de 2018, donde la gestión del propio Peña Nieto será evaluada por los electores a la hora de decidir el voto por el próximo presidente de México.

Una lección podría sacar el PRI en tal coyuntura, ante la cual su Comité Ejecutivo Nacional (CEN) estudia reclamar los resultados frente a los tribunales electorales.

Quizás tomar en cuenta que la maquinaria electoral siempre no es decisiva, sobre todo en el momento privado en que los ciudadanos deciden marcar la boleta para honrar o castigar a sus gobernantes.


Descarga la aplicación

en google play en google play