Escúchenos en línea

Inició de pláticas con ELN amplía horizonte de paz en Colombia

Bogotá. Por Adalys Pilar Mireles/PL | 9 de Febrero de 2017 a las 09:47

Transcurridos más de dos meses del histórico pacto con las FARC-EP el inicio este jueves de conversaciones oficiales con el también insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN) amplía los horizontes de la paz en Colombia tras décadas de guerra interna.

Retrasado por desacuerdos e impasses, ese segundo proceso pacificador será formalmente inaugurado esta tarde en Quito, Ecuador, para discutir una agenda de seis puntos cuyo primer acápite estará dedicado a propiciar una amplia participación popular en dicha negociación.

Políticos como el senador Roy Barreras, integrante de la delegación gubernamental en tales pláticas, son partidarios de aprovechar algunos de los consensos conseguidos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) en aras de la agilidad, no obstante el Ejecutivo es consciente de que se trata de un grupo con motivaciones y aspiraciones propias.

El ELN no es un apéndice de las FARC-EP, comentó el máximo representante del Gobierno en las proyectadas citas, Juan Camilo Restrepo.

Luego de la liberación del excongresista Odín Sánchez, quien permaneció en poder del ELN, del indulto concedido a dos guerrilleros y el nombramiento de igual número de gestores de paz -últimas medidas a solicitud del movimiento rebelde- están creadas las condiciones para la instalación del esperado espacio de concertación.

El presidente Juan Manuel Santos había exigido como condición indispensable para empezar las pláticas la entrega de Sánchez a una comisión humanitaria.

Politólogos afirman que pese a su trascendencia, lo que ocurrirá este martes es apenas el comienzo de un complejo período de debates en torno a cuestiones como el fin del conflicto y las transformaciones requeridas a fin de construir la paz.

Necesariamente habrá coincidencias con algunos de los temas ya analizados y pactados con las FARC-EP, entre ellos justicia transicional (para juzgar a responsables de la contienda), desarme, reparación de los daños causados a las víctimas, declaró a Prensa Latina el académico y periodista Víctor de Currea-Lugo.

El pasado 24 de noviembre Santos y el líder de las FARC-EP, Timoleon Jiménez, firmaron el acuerdo definitivo encaminado a terminar la larga confrontación entre ambas partes.

Son -agregó- dos organizaciones con características particulares pero que persiguen solucionar los problemas de una misma nación; la diferencia será que el ELN apuesta a una presencia ciudadana superior.

Colombia espera en serio las negociaciones con el ELN, una encuesta realizada a finales de 2016 reveló que aproximadamente el 74 por ciento de la población está a favor de esas reuniones, por lo que tienen como ventaja la legitimidad, subrayó De Currea-Lugo.

Al referirse a la duración de las citas advirtió que resultaría poco inteligente fijar plazos o usar un cronómetro.

Paralelo a la mesa central sesionará otra para tratar cuestiones de tipo humanitario como las retenciones de ciudadanos por el ELN, el impacto de las minas antipersonales y la persecución por razones políticas.

Cada quien expondrá allí sus dolores y preocupaciones, explicó el comandante guerrillero Pablo Beltrán.


Descarga la aplicación

en google play en google play