Escúchenos en línea

Oran en Pasto, Colombia, por la vida de monja secuestrada en Mali

Bogotá. PL. | 11 de Febrero de 2017 a las 13:50

Policías del estado Espíritu Santo continuaron este sábado por octavo día consecutivo una huelga, en demanda de un aumento salarial y desobedecen el acuerdo firmado con el gobierno federal para detener la protesta.

Las asociaciones que congregan a los agentes militarizados anunciaron el fin del paro, tras una reunión la víspera con las autoridades de ese territorio, a la cual no asistieron los allegados de los uniformados, notificaron medios de prensa.

De acuerdo con Brasil 24/7, la aparente solución del conflicto se produjo bajo la amenaza del gobierno de procesar a 703 policías por el delito de rebelión, el cual conllevaría a 20 años de privación de libertad.

En represalia, madres y esposas de los uniformados bloquean este sábado las entradas de los centros policiales para demostrar su inconformidad con el pacto, en el cual tampoco se precisa una mejora salarial para los miembros del orden interior.

Tal acción se replicó en batallones de Río de Janeiro, los comandos de Pará, en Paraíba y Rio Grande do Norte, y se dibuja un movimiento similar en Minas Gerais, comunicó el rotativo.

No obstante, según el acuerdo, la policía y los bomberos militares que regresen al servicio no sufrirán castigo administrativo alguno, y el Gobierno se comprometió a analizar durante cuatro meses el presupuesto de ese estado brasileño con vista a valorar si es posible un incremento de los honorarios.

En los siete días de huelga de los agentes, Espiritu Santo entró en un estado de ingobernabilidad que provocó disturbios con un saldo de 127 personas muertas, más de 600 vehículos robados, cerca de 300 tiendas saqueadas, según datos divulgados por la prensa sin confirmar por la Oficina de Seguridad.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play