Escúchenos en línea

CICR alerta que situación humanitaria en Colombia se agravó notablemente

Bogotá. Agencias | 4 de Abril de 2019 a las 11:37
CICR alerta que situación humanitaria en Colombia se agravó notablemente

Un aumento del 300% de las acciones armadas, del 90% del desplazamiento masivo y la persistencia de cinco conflictos internos es la cruda radiografía que hizo el CICR de la situación humanitaria en Colombia.

 

En las regiones más periféricas de Colombia, la paz parece no haber llegado. Incluso después del desarme de la guerrilla de las FARC tras el acuerdo firmado en La Habana en 2016, la violencia se ha recrudecido. Así lo demuestran las cifras del último balance de la Cruz Roja Internacional.

 

Para Christoph Harnish, jefe de la delegación de la CICR en Colombia, el último año fue negativo en todos los indicadores: "hubo una afectación a la población civil por la persistencia de cinco conflictos armados que siguen, que se complican, algunos actores armados se fragmentan y el diálogo se vuelve más difícil con ellos".

 

La Cruz Roja Internacional sostiene diálogo en territorio con los actores armados para hacerlos conscientes del derecho internacional humanitario. Sin embargo, la fragmentada situación de violencia en Colombia hace más difícil su tarea.

 

En el país sudamericano persiste el accionar de cinco grupos armados: la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional -ELN-, un reducto importante de una guerrilla llamada EPL, una disidencia de las FARC que no se acogió al proceso de paz y por los menos dos grandes grupos herederos del paramilitarismo y con fuertes vínculos con el narcotráfico: el Clan del Golfo y las Autodefensas Gaitanistas.

 

Todos estos actores se disputan algunos de los territorios que dejó las FARC, a falta de la presencia del Estado en todas sus formas. Y la población civil es la más afectada. Solo para hacerse una idea, entre 2017 y 2018 el aumento de las víctimas de minas antipersona fue dramático, de 57 incidentes a 221. De ese total, 128 civiles resultaron heridos, 26 fueron menores de edad y 31 personas murieron.

 

El desplazamiento masivo, es decir de personas que huyen en colectivo de sus hogares, se incrementó luego de cuatro años de  respiro en un 90%.

 

En Colombia, durante 2018, reportaron a un desaparecido cada cuatro días

 

Y uno de los problemas que más angustia al CICR es que la desaparición forzada, en un país donde 80.000 familias todavía buscan a sus seres queridos, sigue a un ritmo alarmante. En el 2018, hubo un desaparecido cada cuatro días.

 

El nuevo gobierno colombiano se posesionó el pasado 7 de agosto, el presidente Iván Duque, del partido que le hizo oposición al proceso de paz, llegó al poder tras unas promesas de campaña de modificar aspectos puntuales a los acuerdos de paz y de mano dura contra la ilegalidad.

 

Y aunque ha dado algunos golpes militares, los indicadores humanitarios no lo secundan. En su Plan Nacional de Desarrollo señaló la hoja de ruta que su Gobierno busca en los temas de seguridad, que se basan en potenciar la fuerza pública, la cooperación ciudadana y rehabilitar las zonas más conflictivas en el marco de su programa “Paz con legalidad”.

 

Pero las cifras van en otra dirección. Y aunque el Gobierno asegura proteger a más de 4.000 líderes sociales, el asesinato selectivo de ellos no se detiene.

 

El jefe de la delegación del CICR en Colombia asegura que más allá del Gobierno o de las ideologías de los distintos grupos armados, se trata es de que la sociedad civil despierte: "Lo que hay que combatir es la indiferencia, es la indiferencia de algo que está pasando en la periferia del Estado porque esto forma parte también del país. Tal vez no es tan espectacular lo que pasa en estas zonas, pero con un sentimiento mínimo de solidaridad ya sería mejor".


Descarga la aplicación

en google play en google play