Escúchenos en línea

Litigio con constructoras de gasoductos en México puede ir a juicios

Ciudad de México. Prensa Latina | 3 de Julio de 2019 a las 10:20

El presidente Andrés Manuel López Obrador admitió este miércoles que, aunque se busca llegar a un acuerdo con constructoras de gasoductos inconclusos, no se descarta ir a tribunales internacionales si se incumplen los compromisos.

El tema, planteado en su habitual conferencia matutina, es muy espinoso pues involucra contratos por más de 80 mil millones de dólares con empresas de Canadá y México y otras más, y a siete gasoductos que están semiparalizados.

López Obrador dijo que el hecho de que haya dado a conocer los problemas de estos contratos significa que ya no se tolera la corrupción, pero admitió que son procesos que llevan tiempo, no hay juicios sumarios ni acusaciones sin pruebas, pero hay instancias para eso, expresó al explicar por qué aceptaba la negociación.

Hay que cuidar no solo el debido proceso sino también la dignidad de las personas. No es justo que se acuse sin pruebas ante una autoridad competente, o que sea, la que decida sobre la culpabilidad o inocencia de alguien. Son procedimientos que queremos seguir, afirmó.

En este caso de los gasoductos estamos buscando que se llegue a un acuerdo porque creemos es mejor que irnos a un pleito, el cual puede llevar mucho tiempo y gastos. Queremos continuar con lo que se inició, aunque hay medidas cautelares de las dos partes, dijo.

Aceptamos, anunció, la propuesta que hicieron ayer Carlos Salazar, de la empresa privada; y Antonio Delgado, de la sociedad de negocios de México, y llegamos al acuerdo de que se abran negociaciones, una mesa de diálogo para que se busque un acuerdo.

Reveló que México ya había solicitado la intervención de tribunales internacionales, 'pero mi propuesta es que haya una tregua en el proceso judicial y que nadie pierda sus derechos para que se busque un acuerdo. Si no hay ese acuerdo entonces se continúa con el proceso legal', aclaró.

Esto es muy importante, expresó, pues se trata de contratos que implican un monto de 80 mil millones de dólares y si se aceptan como están originalmente suscritos implicaría pagar tarifas muy altas y altísimos costos para la generación de energía eléctrica, por eso no es cualquier asunto.

La estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) adelantó esta semana que negociaría una resolución más justa sobre varios gasoductos que construyen compañías como la mexicana IEnova y la canadiense TC Energy Corp. entre otras.

El embajador de Canadá en México, Pierre Alarie, no descartó recurrir a los tribunales o al TLCAN para denunciar el conflicto entre la CFE y la empresa canadiense por el gasoducto del Sur Texas-Tuxpan, aunque subrayó que su país espera que la situación se resuelva por la vía del diálogo.

Al respecto el director de la CFE, Manuel Bartlett, había planteado su disposición de presentar demandas de arbitraje internacional para modificar contratos leoninos con empresas mexicanas y extranjeras licitados sin transparencia por el gobierno anterior, según denunció.


Descarga la aplicación

en google play en google play