Escúchenos en línea

Juez reabre juicio por el asesinato de senador chileno en 1991

Santiago. EFE. | 6 de Septiembre de 2010 a las 00:00
El juez chileno Mario Carroza reabrió este lunes oficialmente la investigación por el crimen del senador derechista Jaime Guzmán, cometido en 1991 por un grupo armado de ultraizquierda, informaron fuentes judiciales. Carroza aceptó peticiones en tal sentido de los abogados querellantes, tras unas declaraciones que hizo la semana pasada a un canal de televisión, desde una cárcel brasileña donde cumple una condena por secuestro, Mauricio Hernández Norambuena, uno de los autores del asesinato. Hernández Norambuena, miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) insinuó que algunos funcionarios del Gobierno de la época, que presidía Patricio Aylwin, pudieron estar informados previamente del atentado que costó la vida a Guzmán, fundador del partido Unión Demócrata Independiente (UDI). Según Hernández Norambuena, conocido en el FPMR como "el comandante Ramiro", dos miembros del grupo que participaron en la planificación y ejecución del crimen eran informantes también del Consejo de Seguridad Pública, un ente gubernamental de Inteligencia conocido públicamente como "La Oficina". Una de las primeras decisiones del juez Carroza fue decretar el arraigo (prohibición de salida del país) de Enrique Villanueva Molina, uno de los miembros del FPMR señalado por "Ramiro" como doble agente, ya que el otro, Agdalín Valenzuela, murió hace años. También el juez solicitó al Canal Chilevisión, que entrevistó a Hernández Norambuena en Brasil, una copia de la entrevista. Durante el fin de semana, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, afirmó que ya se iniciaron las gestiones con el objetivo de extraditar a Hernández Norambuena desde Brasil, donde está preso desde el 2002, condenado a 30 años de cárcel, por el secuestro del publicista Washington Olivetto. En Chile Hernández Norambuena está condenado a dos cadenas perpetuas, por el asesinato de Guzmán y por el secuestro, en esa misma época, de Cristián Edwards, hijo del propietario del diario El Mercurio. El extremista huyó a fines de 1996, junto a otros compañeros, desde una cárcel de alta seguridad, en un helicóptero. En tanto, Enrique Krauss, que fue ministro del Interior en el Gobierno de Patricio Aylwin (1990-94), calificó hoy de "injuria atroz" suponer que el mandatario u otros funcionarios supieran que se iba a atentar contra un senador. "¿Cuál sería la razón de un Gobierno que estaba empezando la estabilidad política chilena para incorporarse en una conjura de este tipo?", dijo Krauss, actual embajador de Chile en República Checa, a radio Cooperativa. Aclaró además que cuando fue asesinado Guzmán (1 de abril de 1991) , "no existía la llamada Oficina (el Consejo de Seguridad Pública)", que fue creada tiempo después. Krauss también fue preguntado por las declaraciones de Francisco Javier Cuadra, un ex ministro de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), quien aseguró hace unos días que el Ejército sí tenía información previa de que se cometería un atentado. Según Cuadra, el general Jorge Bellerino le dijo unos días antes que varios ex ministros de Pinochet, entre ellos él y también Jaime Guzmán, eran los posibles blancos de un atentado que se preparaba, y le recomendó tomar algunas medidas de precaución. Al respecto, Enrique Krauss aseguró que el Gobierno de Aylwin nada supo de lo anterior, porque "la estructura de inteligencia de las Fuerzas Armadas no entregaba información al Gobierno". Sobre este asunto, el abogado de la familia Guzmán, Luis Hermosilla, dijo hoy que ha solicitado al tribunal que cite a declarar a Francisco Javier Cuadra.

Descarga la aplicación

en google play en google play