Escúchenos en línea

Estados Unidos espió a movimientos sociales peruanos, dice WikiLeaks

Lima. PL. | 15 de Febrero de 2011 a las 00:00
Lo más grave de dos comunicaciones diplomáticas norteamericanas sobre Perú recién publicadas es el espionaje practicado por Washington en este país, denunció una bloque de organizaciones indígenas. La Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), que integran organizacones de Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Chile y Argentina, hizo la afirmación en una carta a la embajadora de Estados Unidos en Perú, Rose M. Likins. La misiva desmiente la comunicación de la embajada divulgada el domingo último por la organización WikiLeaks, sobre una supuesta reunión entre el coordinador de CAOI, Miguel Palacín, el actual candidato presidencial nacionalista, Ollanta Humala, y una diplomática venezolana. El informe, también desmentido por Humala -y por el que la embajadora le pidió disculpas, según el dirigente-, sostiene que la supuesta reunión estuvo referida a la Cumbre Social paralela a la Cumbre América Latina y El Caribe-Unión Europea de mayo de 2008. Palacín pide a la embajadora que "nos explique por qué nuestras actividades públicas han sido objeto de seguimiento y espionaje, cuyos resultados han servido de fuente para un informe tergiversado y sin sentido". Tras desmentir minuciosamente el reporte publicado, señala que las actividades de la Cumbre Social fueron abiertas y legales, por lo que es absurdo que fueran objeto de seguimiento ilegal. "Lo preocupante de las revelaciones de WikiLeaks es que continúa el espionaje y la intromisión de países extranjeros en asuntos internos de Perú, con el aval y la colaboración de autoridades del gobierno peruano", señala. Dice igualmente que tal injerencia "trae como consecuencia la estigmatización y criminalización de los movimientos sociales en general e indígena en particular" con la complicidad de algunos medios de prensa. De otro lado, Humala calificó de atentado grave contra la soberanía nacional la revelación de otra nota de WikiLeaks que da cuenta de una gestión realizada por el dirigente del gobernante Partido Aprista Jorge del Castillo para que la embajada norteamericana ayude a su entonces candidato a ganar la segunda vuelta de las elecciones de 2006. Recordó que en esa campaña el aprismo lo acusó de propiciar la intromisión extranjera, pero ahora queda claro que buscaba la injerencia externa, lesionando la soberanía peruana. Por su parte, el ex canciller y candidato presidencial de Fuerza Social, Manuel Rodríguez, dijo que la actitud de Del Castillo fue a todas luces censurable, impropia e indecorosa, además de configurar una forma de corrupción. El analista Alberto Adrianzén pidió que una investigación del Congreso sobre la interveción de Estados Unidos en las elecciones de 2006, la que puede dar lugar a que el presidente García sea acusado constitucionalmente. Por su parte, el ex canciller José de la Puente señaló que para nadie es un secreto que a Washington le preocupaba el triunfo de Ollanta Humala en esos comicios, por sus posiciones progresistas.

Descarga la aplicación

en google play en google play