Escúchenos en línea

Canadienses dejan a Cuba fuera del béisbol panamericano en Lima

Lima. Por Boris Luis Cabrera Acosta, Irene Pérez/Cubadebate | 31 de Julio de 2019 a las 07:40
Canadienses dejan a Cuba fuera del béisbol panamericano en Lima

Connor Panas sacó la bola del parque y remolcó cinco carreras para que la escuadra canadiense, titular panamericana en Toronto 2015, venciera en dura porfía a la selección cubana de béisbol 8×6, dejándola por primera vez en la historia de este tipo de eventos fuera de la repartición de las medallas.

Los antillanos, a pesar de conectar más imparables y de lucir diferentes sobre el terreno de juego, no pudieron con las escrituras del destino.

El cuadrangular de tres carreras de Panas en el mismo primer episodio despertó del letargo a la ofensiva cubana que ayudada por la desconcentración de sus rivales logró marcar dos rayitas para mantenerlos en la mira.

Un boleto a Roel Santos, un elevado de Yordan Manduley que se convirtió en doblete cuando el jardinero central y el derecho no se pusieron de acuerdo para atraparla, un movimiento ilegal del lanzador abridor Jordan Balazovic, y una rolata remolcadora al torpedero de Yurisbel Gracial; las hicieron posible.

Yoanni Yera, siempre metido en problemas, permitió otra en el tercer capítulo por sencillo y doble consecutivos, pero la armada criolla, una entrada más tarde igualó sensacionalmente las acciones por sendos bambinazos consecutivos de Raúl González y Yunior Ibarra.

En la misma mitad del choque los canadienses amenazaron con par de imparables consecutivos y Rey Vicente Anglada, en un abuso de confianza extrema, paró en seco la grúa que venía a extraer a Yera del montículo y lo pagó caro. El antesalista Eric Wood, que ya le había sonado un cohete en su turno anterior, repitió la dosis y el jonronero de la noche disparó un cañonazo que remolcó dos carreras para el plato sacando al fin del box al zurdo matancero.

Liván Moinelo, llegó con el rancho ardiendo e hizo un movimiento ilegal que puso a los dos corredores en bases en posición anotadora y no pudo evitar un elevado de sacrificio a los jardines de Jordan Lennerton antes de liquidar por la vía del ponche a sus dos siguientes rivales.

Los cubanos, heridos en su orgullo, pisarían dos veces más la goma para pegarse en el marcador cuando, cosa insólita, le pegaron al relevista Ryan Kellogg cuatro cohetes cerrando el quinto episodio (Santos, Gracial, Samón y Stayler), y por un momento hicieron revivir el espíritu de los antepasados que se mantuvieron durante cuatro décadas invencibles en estos juegos regionales.

A partir de ese instante, Christopher Leroux, corrió del bull-pen e hizo valer su experiencia de sus años en las Ligas Mayores silenciando en su totalidad la ofensiva criolla y despertando a millones de aficionados de su pequeño sueño optimista.

Si quedan energías para aplaudir, hay que batir las palmas por Liván Moinelo, quien trabajó un tercio del juego ponchando a siete rivales y manteniendo cerrada las puertas del home-plate.

Mañana, en juego de puro trámite, será la última participación del elenco nacional en estos juegos cuando enfrenten a Argentina, para sellar oficialmente la peor actuación histórica en estas lides.


Descarga la aplicación

en google play en google play