Escúchenos en línea

¿Y si se acabara el beisbol en Cuba?

Camaguey. Prensa Latina | 12 de Enero de 2020 a las 12:35
¿Y si se acabara el beisbol en Cuba?

¿Y si se acabara el beisbol en Cuba? La pregunta, traída por los pelos, tiene una respuesta absoluta: ¡Jamás!.

Porque es parte del ADN de los cubanos y para mejor muestra, los play-off de la etapa crucial de la 59 Serie Nacional.

Concurrencias notables en los estadios de la isla caribeña en las últimas semanas, rivalidades y pasiones, remarcan que el deporte de las bolas y los strikes no ha dejado de formar parte de la idiosincrasia cubana.

Los protagonistas ahora en pos de la corona del torneo son Matanzas y Camaguey. Ambas provincias paralizaron virtualmente sus vidas para seguir el desenlace de la etapa crucial que dará un nuevo campeón al mejor en siete partidos.

Aun con ausencias notables de estrellas en baja forma, de vacaciones de sus respectivas ligas extranjeras, la pelota, como la llaman aquí, conserva su frescor, 'viva y al duro y sin guante', frases populares que se repiten en la mayor de las Antillas.

Tanto así que tiene la virtud de reunir en las instalaciones a familias enteras y convoca por igual a personas de todas las edades y sexos.

La mala racha que ha dejado sin títulos y resultados importantes en la arena internacional, junto con el éxodo de figuras que prefirieron anotarse en las Grandes Ligas por su cuenta y riesgo, minaron el desarrollo.

Sin embargo, y pese a las inconsistencias que datan probablemente desde 2008 tras perder el título olímpico frente a Corea del Sur en Beijing, el semillero de talentos no se ha detenido.

El nivel de la Serie Nacional, naturalmente, no es el deseable, pero la capacidad de resiliencia del beisbol cubano hace el milagro de que hoy la disputa entre los Cocodrilos de Matanzas y los Toros de Camaguey ocupe espacios preponderantes.

Para los signos de admiración, el surgimiento de lanzadores veinteañeros como Yariel Rodríguez, Yousimar Cousín y Yamichel Pérez, el ascenso de un desconocido hasta hace poco, el jardinero y jonronero Javier Camero, y veteranos que reverdecen laureles.

Párrafo de reverencias para el segunda base César Prieto y el torpedero y ex Grandes Ligas Erisbel Arruebarruena, que deleitan a propios y extraños con jugadas del más alto nivel. Un poco para recordar que el beisbol no ha perdido sus esencias en Cuba.


Descarga la aplicación

en google play en google play