Escúchenos en línea

Grupúsculos de Gadea ponen en riesgo comicios

Managua. RLP/EFE. | 28 de Octubre de 2011 a las 00:00
Hay "grupúsculos" que manipulan a la población en el norte del país para demandar miles de cédulas de identidad, válidas para ejercer el voto, y poner en riesgo los comicios del 6 de noviembre próximo en esa zona, señaló este viernes el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas. El funcionario dijo en rueda de prensa que los organizadores de esas protestas tienen un calendario para trasladar a "grupúsculos" de 20 a 30 personas a distintas localidades del norte nicaragüense para buscar como desestabilizar los comicios. "A los únicos que afectan es a la población misma, si queman un centro de votación, si queman material electoral, si no hay elecciones allí, es responsabilidad de esta agrupación política que está movilizando a esta gente", advirtió Rivas. El CSE denunció semanas atrás de organizar esas manifestaciones a la opositora alianza Partido Liberal Independiente (PLI), que postula a la Presidencia al empresario de radio y diputado ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen), Fabio Gadea, segundo en la intención de voto, según las encuestas. La Policía de Nicaragua denunció este jueves que en el municipio de Murra, en la provincia de Nueva Segovia, fronteriza con Honduras, un grupo de 400 personas amenazó con incendiar una delegación electoral y otra policial, lo que podría obligar a suspender los comicios en esa localidad, por seguridad. En agosto pasado, en el municipio de San Fernando también hubo protestas y un hombre sufrió una herida de bala cuando exigía su cédula de identidad. "No hay tales cédulas que no se han entregado, las cédulas se han entregado y las que están en el Consejo es porque los ciudadanos no las han ido a retirar", sostuvo hoy Rivas. El CSE dijo que en sus delegaciones en el interior de Nicaragua hay unos 30.000 documentos que las personas no han retirado, y llamó a la población a no "dejarse manipular" por "grupúsculos". También invitó a los observadores electorales locales e internacionales a visitar los lugares de las protestas para, según dijo, comprobar que las autoridades no retienen esos documentos. "No vamos a permitir que esto siga", reiteró Rivas, quien también ha dicho que la Policía y el Ejército de Nicaragua mantendrán el orden. Rivas se refirió al asunto acompañado por el jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, y la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, antes de iniciar el traslado del material electoral a los 4.296 centros de votación en los que hay 12.985 juntas receptoras de votos en todo el país. Unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir el 6 de noviembre a su presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Descarga la aplicación

en google play en google play