Escúchenos en línea

Sólido respaldo político al gobierno: obispos católicos bendicen nombramiento de Obando

| 21 de Marzo de 2007 a las 00:00
Pese a las intensas presiones de distintos sectores políticos y empresariales, la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica emitió este miércoles un comunicado en el cual ofrece un contundente respaldo no sólo al nombramiento del Cardenal Miguel Obando y Bravo, sino también al gobierno del presidente Daniel Ortega. Durante una reunión ordinaria de los nueve obispos de otras tantas diócesis católicas del país, la Conferencia recibió al presidente Ortega, su esposa Rosario Murillo, el canciller Samuel Santos y el jefe del grupo parlamentario del Frente Sandinista Edwin Castro, para para discutir los objetivos del Consejo de Reconciliación y Paz, a cuya cabeza el gobierno nombró al cardenal Obando. El propio Obando, arzobispo emérito de Managua, participó en el encuentro (ver más abajo resumen del encuentro). Este es el comunicado íntegro de la Conferencia Episcopal:

COMUNICADO

Concientes del delicado ministerio de reconciliación que, colmo pastores de la grey del Señor nos ha confiado, nos vemos en la imperiosa necesidad de manifestar a nuestro pueblo que peregrina en Nicaragua, lo siguiente: 1. Por reconciliación entendemos fundamentalmente la conversión del corazón del hombre a Dios y en el Corazón de Dios encontrarnos fraternalmente con el prójimo. En consecuencia, la reconciliación no puede prescindir de la búsqueda del bien común que a su vez debe fundamentarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad. 2. Vemos saludable la iniciativa tomada por el nuevo gobierno de la República de dirigir los destinos de esta patria teniendo como mete la "reconciliación y la paz". Reconocemos la trayectoria del Señor Cardenal en este campo y pedimos al Señor que lo bendiga en este servicio. Comprendemos que esta Comisión no implica relación jerárquica de subordinación con el Poder Ejecutivo ni manejo de fondos públicos o partidas presupuestarias y que funcionará como continuación de la Comisión de Verificación de los acuerdos establecidos en 1987. 3. Nosotros los Obispos, consecuentes con nuestro deber de pastores, seguiremos trabajando por la paz y justicia de nuestro pueblo desde nuestras estructuras pastorales, ya que la Iglesia por sí misma es portadora de un mensaje de reconciliación (Cfr. 2 Cor 5,18). 4. Pedimos a los fieles cristianos que se unan a nuestras oraciones por todos aquellos hombres y mujeres de buena voluntad que trabajan por la paz y la reconciliación en nuestro país, con la esperanza de alcanzar, desde la justicia y la verdad, una sociedad más fraterna, justa y libre. María Reina de la Paz, ruega por nosotros. Dado en Mangua el 21 de marzo de 2007. Doy fe,

Monseñor Sócrates René Sándigo Jirón Obispo de Juigalpa Secretario de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

«Estamos satisfechos, estamos contentos», dice Ortega

El presidente Daniel Ortega se reunió este miércoles con los nueves obispos de la Conferencia Episcopal en búsqueda de apoyo a la controvertida decisión del cardenal Miguel Obando Bravo de aceptar un cargo en su gobierno. Al finalizar el encuentro de más de una hora, el presidente de la Conferencia Episcopal, Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, dijo que sostuvieron "un diálogo fraterno" con el presidente. Obando Bravo estuvo presente en la reunión que se efectuó en la sede del Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora de Fátima en Managua. "El presidente y el señor cardenal han querido estar con nosotros (los obispos) para explicarnos un poco sobre el alcance y atribuciones de este consejo de reconciliación", anotó Brenes. Ortega solicitó la cita para pedir a los obispos que apoyen a Obando. El arzobispo dijo que el encuentro con Ortega fue fraterno, que "el presidente pudo palpar la unidad que hay entre" los obispos y que la Conferencia Episcopal sentará oficialmente su posición sobre la nominación de Obando a través de un comunicado. Brenes mencionó que Ortega explicó a los nueve obispos las atribuciones que tendrá la Comisión de Reconciliación y Paz, organismo creado por el actual gobierno para apoyar sus políticas económicas y sociales. Obando y Bravo, tras un viaje al Vaticano donde se reunió por media hora con el Papa Benedicto XVI, dijo que aceptaba presidir el Consejo, a título personal, lo que ha resultado un asunto muy polémico en el país. El trabajo del Cardenal sería gestionar el cumplimiento de los acuerdos logrados con los ex "contras" desmovilizados en 1990. Ortega ha enfatizado que el Consejo será un organismo autónomo y que el cardenal Obando y Bravo no devengará salario por presidir este organismo, que tomará decisiones que ejecutarán los ministros y directores de otras instituciones del Estado. Los obispos de la iglesia católica "podemos colaborar, podemos llevar nuestras aportaciones (al Consejo), pero no somos funcionarios que reciben sueldo" del gobierno, afirmó monseñor Brenes. Brenes dejó claro sin embargo que los obispos desarrollarán su misión de reconciliación como "soldados de Jesús" sin necesidad de ninguna retribución porque "somos servidores, ministros y embajadores de la reconciliación y la paz" que desarrollaran "hasta que el señor nos quite la vida". Recordó que "sigue vigente el código canónico que dice que ningún eclesiástico puede participar dentro de un partido político", que pueden vincularse de manera general en la política desde la perspectiva de "la búsqueda del bien común, pero a nivel particular, que es pertenecer a X o Y partido no". "Gracias a Dios el pueblo católico puede estar seguro de que los obispos están muy unidos" y se pronunciarán posteriormente sobre la polémica generada por la decisión del ex arzobispo de Managua de aceptar un cargo gubernamental, afirmó Brenes. Brenes, por su lado, declaró a la prensa que "los obispos como embajadores de la reconciliación, hemos trabajado, trabajamos y trabajaremos siempre por la reconciliación, la paz y la justicia". "La Conferencia Episcopal continuará reflexionando, buscando consenso para emitir un comunicado y cuando este se produce es porque todos estamos de acuerdo", afirmó Brenes. "El pueblo católico debe saber que los obispos estamos muy, muy unidos y que hay que recordar que sigue vigente el código que dice (que) ningún eclesiástico puede participar dentro de un partido político", dijo monseñor Brenes. El presidente Ortega declaró a la prensa que se encontraba satisfecho de los resultados de la cita con los prelados, aunque no dijo si los líderes religiosos participarán en los trabajos del Consejo. Brenes no adelantó la posición que adoptarán los jerarcas de la Iglesia católica, sin embargo reiteró que "sigue vigente" lo establecido en el Derecho Canónico, que señaló es tajante en que "ningún eclesiástico puede pertenecer a un partido político". El líder sandinista dijo que los obispos al finalizar su reunión podrían emitir un pronunciamiento sobre la exposición que les hizo. El encuentro se realizó con "espíritu cristiano, positivo, constructivo y hemos encontrado acogida para que se pueda trabajar en favor de la reconciliación, la paz y la justicia", expresó. "Espero la buena nueva, ya que he encontrado acogida para que se pueda trabajar en favor de la reconciliación, la paz y la justicia", dijo Ortega cuando los periodistas le preguntaron qué esperaba de su encuentro con la Conferencia Episcopal de Nicaragua. "Estamos satisfechos, estamos contentos no hubo ninguna discrepancia, ninguna discrepancia. Lo importante es que hemos encontrado la acogida para que se pueda trabajar a favor de la paz y la reconciliación", dijo Ortega, quien adelantó que el comunicado de la Conferencia Episcopal sobre el tema traerá "un mensaje que nos va a alegrar a todos; hay una gran unidad en la Conferencia Episcopal".

Descarga la aplicación

en google play en google play