Escúchenos en línea

A Irán lo quieren acorralar para obligarlo a negociar, afirma el embajador Díaz Lacayo

Agencias ACAN–EFE y AFP. Desde Managua. | 25 de Marzo de 2007 a las 00:00
El nuevo embajador de Nicaragua ante las Naciones Unidas, Aldo Díaz Lacayo, considera que las sanciones aprobadas el sábado contra Irán por negarse a suspender su programa nuclear, pretenden forzar una negociación entre Occidente y Medio Oriente. "Me parece a mí que en términos geopolíticos la resolución persigue, justamente, colocar a Irán en una posición de negociación en cuanto a la estabilidad y la paz en Medio Oriente", afirmó Díaz, en declaraciones publicadas por el diario La Prensa de Managua. El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el sábado por unanimidad la imposición de nuevas sanciones económicas y comerciales a Irán en respuesta a la negativa a abandonar su programa nuclear. "Occidente piensa que una resolución hacia Irán facilitará, propiciará, una negociación con Irán. Por eso digo que el problema político prevalece", señaló el diplomático, que aún no ha sido juramentado en el cargo. Según Díaz, las sanciones buscan propiciar una negociación entre Occidente, Irán, Siria, Irak y otras naciones de Medio Oriente, que Estados Unidos considera clave para alcanzar un acuerdo "multipartito" de estabilidad en esa conflictiva región del mundo. Eso "quiere decir entonces, que Irán tiene un peso específico suficiente en la zona y ese peso específico es el que está en entredicho en términos geopolíticos", interpretó Díaz, quien todavía no se ha incorporado a la ONU. "No hay duda que el conflicto en Oriente atrae la atención y la preocupación de todo el mundo, pero fundamentalmente del Norte y en particular de Estados Unidos", insistió el diplomático nicaragüense Según Díaz Lacayo, hay un interés "genuino" en todo el mundo por lograr la estabilidad y la paz en Oriente Medio, la cual tiene que pasar, sin embargo, por Siria e Irán, como ya ha sido recomendado. "El conflicto con Irán, en consecuencia, debe verse en ese contexto", agregó. Señaló que en ese contexto hay que ver no solamente la resolución de Naciones Unidas, sino también las relaciones bilaterales de las potencias occidentales e Irán. Indicó que las Naciones Unidas "es una organización eminentemente política, no se trata de una instancia judicial, no es la Corte Internacional de Justicia", que cuando aprueba una resolución, lo hace "por razones políticas, nada más, no se trata de establecer justicia si uno tiene o no tiene la razón". "Todas las resoluciones del Consejo de Seguridad son políticas y, concretamente en el caso de Medio Oriente, es geopolítica", añadió. Cinco días después de su toma de posesión, Ortega recibió en Managua al presidente iraní Mahmud Ahmadinejad, quien prometió brindar a su gobierno una millonaria asistencia económica. Los quince miembros del Consejo de Seguridad de la ONU votaron ayer a favor de la resolución 1747, la tercera que aprueba este órgano con el fin de presionar a Irán para que suspenda su programa nuclear. La resolución exige a Irán que suspenda sus actividades de enriquecimiento de uranio, así como la fabricación de un reactor de agua pesada, y aclare las dudas del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) sobre los fines pacíficos de sus actividades en esta materia. EEUU y sus aliados consideran que las actividades nucleares de Irán están dirigidas a la fabricación de la bomba atómica, mientras Teherán insiste en que su propósito es pacífico, para la generación de electricidad. Díaz fue nombrado a inicios de marzo embajador de Nicaragua en el organismo mundial, en representación del gobierno del Frente Sandinista que preside Daniel Ortega desde el pasado 10 de enero. El diplomático dijo que Nicaragua, como gobierno, todavía no tiene una posición oficial sobre la resolución adoptada por el Consejo de Seguridad contra Irán, "porque es demasiado prematuro" y que, en su oportunidad, que no precisó, se dará a conocer la postura. En enero pasado el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, visitó Nicaragua, país con el que suscribió una serie de acuerdos de cooperación en materia energética, económica, comercial, financiera, de infraestructura y técnica, en enero pasado. Esos acuerdos serán discutidos, en esta semana, por el pleno de la Asamblea Nacional, de mayoría sandinista, que decidirá si los ratifica o no.

Descarga la aplicación

en google play en google play