Escúchenos en línea

«Un pueblo desinformado es un pueblo que no tiene capacidad de tomar decisiones»

| 26 de Marzo de 2007 a las 00:00
La directora del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Margine Gutiérrez, fue destituida este lunes de su cargo por el presidente Daniel Ortega. En sustitución de Gutiérrez fue nombrada Emilia Torres, ex diputada sandinista en el período anterior y ex presidenta de la Asociación de Promotores de la Cultura (APC), quien hasta hoy fungía como directora del Instituto de la Mujer. Se rumora que en su lugar será nombrada la subdirectora y también ex diputada, Rita Fletes. Las causas de la destitución de Gutiérrez, una periodista y militante desde hace 34 años del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), no han sido oficialmente comunicadas. Fuentes de la Presidencia de la República dijeron que la destitución de Gutiérrez es porque supuestamente ha "desobedecido disposiciones expresas" en relación al manejo público de las instituciones gubernamentales. Las fuentes dijeron que la entrevista ofrecida el domingo al diario La Prensa, "fue la última de una serie de manifestaciones equivocadas de la compañera". Las fuentes prefirieron reservar las otras "equivocaciones". La propia Margine declaró a su salida del edificio donde funcionaron sus oficinas durante 76 días, que "sí pienso que es demasiada casualidad y que esa (la entrevista) pueda ser una de las causas, pero en vista de que no me han dicho a qué obedece la destitución estaría especulando. Estos tres meses no han estado exentos de dificultades, porque hay procesos que son complejos y pueden haber otras causas... no lo sé". La ex funcionaria dijo que recibió en la mañana del lunes en su despacho una llamada telefónica del secretario de Políticas Públicas, Paul Oquist, en la cual le informó de la decisión tomada por la Presidencia. "No me han dado ninguna explicación. No sé cual es la causa por la cual me han cancelado el nombramiento. Cuando yo vine este lunes por la mañana recibí la llamada que me decían que venía la compañera Emilia Torres. De todas formas, eso es algo previsible, porque el Presidente de la República tiene la facultad y la potestad de nombrar y quitar a los funcionarios. Son riesgos que se corren, y al final estoy muriendo como corresponde, por la libertad de expresión", explicó Margine. Los periodistas le preguntaron si acaso la decisión no vulneraba su derecho a la libertad de expresión, Margine respondió: "nunca me dijeron con claridad eso, pero siempre pensé que así podía ser. No me han dado detalles. Desde el domingo me empezaron a llamar, imagino que fue después de que leyeron la entrevista. Intuí que esto me iba a traer consecuencias. Pero no quiero agravar más la situación. Quiero volver a mi casa, tranquila y continuar con todo. Yo creo en la libertad de expresión, ha sido un proceso de muchísimos años, a este país le costó sangre. Al pueblo nicaragüense le ha costado sangre y miles de vidas la libertad de expresión y el derecho que tiene el pueblo nicaragüense a informar y a ser informado. Esta libertad de expresión que disfrutamos nos costó sangre a la militancia del Frente Sandinista y a un montón de opositores al régimen de Somoza. Tengo amigos periodistas como Walter Mendoza que murieron por un cambio. Creo que tal como lo señala la Constitución Política, la libertad de expresión es un derecho de los nicaragüenses, sin información no puede haber participación ciudadana, porque un pueblo desinformado es un pueblo que no tiene capacidad de tomar decisiones. Creo en la igualdad, la equidad, la participación ciudadana, la democracia, los espacios que con muchas dificultades la sociedad civil ha venido creando para que el pueblo pueda participar en la toma de decisiones del poder público". Margine dijo que ella misma estaba meditando dejar su trabajo, antes que la despidieran. "El trabajo en el INC no fue fácil, inclusive hablé este fin de semana con mi familia porque era demasiado tensionante. Al final yo estaba valorando si en mi íntima forma de ser tengo alma de funcionaria gubernamental, y un montón de veces me dije que no, por eso no pido explicación. Uno de mi propósitos era demostrar que hay una manera distinta de hacer gobierno, y por eso mi propósito era que el INC fuera participativo, sin distingo de ningún tipo". También reiteró que nunca pensó que era eterna en el cargo. "Yo siempre dije que no venía con un chicle pegado en la silla, y si bien es cierto me ha sorprendido que sea el día de hoy (su destitución), tampoco es una cosa que me sorprenda tanto, porque eso se puede esperar en cualquier momento, pero me voy con la tranquilidad de que he tratado de hacer las cosas de la mejor manera posible", explicó. En la entrevista publicada por el diario La Prensa este domingo, Gutiérrez comenta la decisión presidencial de entregar al presidente de Venezuela Hugo Chávez, dos manuscritos originales del poeta Rubén Darío. «A propósito (le pregunta el periódico), ¿hay registro de los manuscritos que el presidente Ortega le regaló al Presidente de Venezuela, Hugo Chávez?» «No (responde Gutiérrez). Pero es que aquí nadie cumple la Ley. Aquí se le da una connotación política a todo. También por el hecho que fue Daniel Ortega. Si los hubiera regalado don Enrique Bolaños no hubiera pasado nada. Pero eso no significa que saludemos el hecho. Todo es un proceso». Gutiérrez es la segunda funcionaria de este gobierno en ser destituida. A un mes de instalado el gobierno, fue destituida la directora del Instituto Nicaragüense de la Mujer (Inim), Glenda Ramírez, por presunto tráfico de influencias. Ramírez es cuñada del principal asesor económico de Ortega, el ex diputado Bayardo Arce. En ninguno de los dos casos ha habido una versión oficial de la destitución.

Descarga la aplicación

en google play en google play