Escúchenos en línea

Desalojos, terrorismo de Estado y banca en España

Barakaldo. Agencias. | 10 de Noviembre de 2012 a las 10:24

Unas 8.000 personas se manifiestaron ayer jueves en Barakaldo en contra de los desalojos. Stop Desahucios hace un llamamiento para que la muerte de Amaia Egaña "no quede impune".

Fue una manifestación improvisada, sobre la marcha, pero impregnada de indignación. Varios miles de personas se manifestaron a última hora de la tarde del sábado por las calles de Barakaldo en solidaridad con Amaia Egaña, la mujer que se suicidó ayer por la mañana en el municipio vizcaíno cuando se le iba a comunicar el desahucio de su vivienda.

Los participantes en el acto, celebrado bajo el lema No al paro, no a los desahucios. Por la protección social, reclamaron a las instituciones públicas que pongan en marcha soluciones para frenar los embargos de pisos por impagos de hipotecas y evitar nuevos casos como el de Egaña, Egaña, muy conocidad en la localidad orque había sido concejala socialista en los años 80 en Éibar y su marido en Barakaldo.

Aunque en un principio estaba prevista una concentración ante el Palacio de Justicia de Barakaldo, finalmente se convirtió en una marcha en la que, según los organizadores, participaron alrededor de 8.000 personas. Algunos de los participantes expresaron su malestar con pintadas con mensajes como "Asesinos" en algunas de las sucursales de bancos como BBK y La Caixa situadas en las calles por las que transcurrió la manifestación.

La protesta fue convocada por diversos colectivos sociales, entre ellos, Stop Desahucios Bizkaia, y fue secundada por diversos partidos, aunque no se vio a dirigente político alguno.

Bajo una pertinaz lluvia, la marcha partió de los juzgados de Barakaldo. Durante el recorrido de la manifestación, en el que no se registraron incidentes, se escucharon gritos como "Amaia, te recordamos", "No es un suicidio, es un homicidio", "Esto es terrorismo de Estado y de los banqueros", "Ningún desahucio sin respuesta" y "No es una crisis, no es una estafa".

Algunas personas pintaron con aerosoles de color rojo y negro los ventanales de varias sucursales bancarias. En una oficina de La Caixa, situada en el Paseo de los Fueros, escribieron "asesinos", "culpables" y "banqueros asesinos". Al término de la marcha, se leyó un manifiesto en el que se denunció que el caso de Egaña "no es una casualidad, sino una consecuencia de los recortes sociales que generan precariedad y exclusión social".

También se hizo un llamamiento para seguir la movilización en los próximos días con el fin de frenar los desalojos de viviendas y protestar contra los recortes y la precariedad laboral.

"Hartazgo ante esta barbarie"

Este mismo sábado por la mañana, la Plataforma Stop Desahucios Bizkaia ha emitido un comunicado en el que pide "que la muerte de Amaya no quede impune".

Numerosas sucursales de entidades bancarias vascas han amanecido esta mañana con pintadas en euskera y castellano en las que se las responsabiliza de la muerte de esa mujer y se las tacha de "hiltzaileak" (asesinos), así como se reclama que no se ejecuten más desahucios.

Stop Desahucios ha pedido "respetar el dolor" de la familia de la fallecida y ha instado "a los políticos a que, de forma inmediata, establezcan una moratoria para que no se ejecute ni un desahucio" más.

Asimismo, Uriarte ha valorado que tras la muerte de Amaya Egaña "el pueblo ha mostrado su repulsa y hartazgo ante esta barbarie".

Por ello, ha hecho "un llamamiento a la ciudadanía para unir fuerzas, ahora más que nunca por la memoria de Amaya".

Vecinos consternados

Amaia Egaña fue la segunda persona que ha muerto en los últimos 15 días en parecidas circunstancias, y la muerte se ha producido justo el día en el que el Gobierno Vasco ha presentado el balance del servicio de mediación hipotecaria, que tiene como objetivo evitar los desahucios.

La concejal del PSE-EE en Eibar, 53 años de edad, se suicidó el viernes en Barakaldo, cuando se iba a proceder al desahucio de su vivienda. Egaña era conocida en la localidad porque fue  y era mujer del exconcejal socialista de Barakaldo José Manuel Asensio, con quien tenía un hijo. El exedil ha tenido que ser atendido por la DYA al tener conocimiento del suceso.

"Estamos consternados, muy mal. Era gente correcta y educada. De puertas a fuera, no había trascendido que tuvieran ningún problema", ha señalado el vecino de la finca de la calle Escuela de Artes y Oficios, donde Egaña vivía con su marido y su hijo.

La víctima, que se encaramó a una silla y se arrojó al vacío desde un cuarto piso, falleció en el mismo lugar.


Descarga la aplicación

en google play en google play