Escúchenos en línea

Bandoleros, turbas... y aquí seguimos, siempre de frente

Managua. Por Juan Carlos Ortega Murillo, Radio La Primerísima. | 24 de Junio de 2013 a las 18:00

En el período 1990-2006, el FSLN realizó movilizaciones populares en defensa de las conquistas alcanzadas en la primera etapa de la Revolución.

A continuación se detallan algunas, y se detalla también la situación actual alrededor de cada tema.

Privatización del sector Transporte

Los gobiernos de aquellos años pretendían privatizar el servicio de Transporte Urbano Colectivo. La intención era hacer desaparecer el modelo cooperativista, creado durante la primera etapa de la Revolución. Al lado de los transportistas, el Frente Sandinista salió en defensa del modelo de cooperativas. Después de fuertes luchas, ninguno de los gobiernos del período neoliberal pudo privatizar este sector. Actualmente, se mantiene el modelo de cooperativas en el Transporte.

Incremento del costo del Transporte Urbano Colectivo (Managua)

Debido a diversos factores económicos (costo del combustible, costo de mantenimiento y reparación de unidades de transporte obsoletas), muchas veces se habló de incrementar el precio del Transporte Urbano Colectivo en la ciudad de Managua.

El Frente Sandinista luchó al lado de los transportistas para garantizar un subsidio, que permitiera al sector seguir operando con tarifas bajas. Fueron años de estira y encoge, y el pasaje incrementaba, pero no en la medida que los gobiernos de entonces lo hubiesen permitido.

Actualmente, el gobierno del Frente Sandinista garantiza un subsidio anual al sector transporte. Y desde que asumió el gobierno de este país, el 10 de enero de 2007, el precio del pasaje se ha mantenido congelado en dos córdobas con cincuenta centavos. A esto se le suma la renovación total de la flota de buses de la ciudad de Managua.

Gratuidad en Salud y Educación

Fueron muchas las movilizaciones en defensa y demanda por la gratuidad de los servicios de salud y educación en Nicaragua. En todas ellas, el Frente Sandinista marchó al lado del pueblo.

Quienes promovían la privatización total del país, lograron avanzar en sus propósitos. Establecieron un modelo de “autonomía” en el sistema educativo. La autonomía representaba para las familias, el cobro de mensualidades por la educación de sus hijos en las escuelas públicas del país. Y quienes no podían pagar estas mensualidades, se veían obligados a dejar sin educación a sus hijos.

Igualmente, el sistema de salud pública se fue privatizando gradualmente. Quienes no tenían para pagar la consulta médica, simplemente no recibían atención. Quienes no tenían para pagar las medicinas, no tendrían con qué tratar su padecimiento.

¿Cuántas personas perdieron la vida ante la falta de humanismo de estos gobierno, que negaron el derecho a un servicio gratuito de salud? Quizá nunca lo sabremos.

Pero desde el 10 de enero del año 2007, cuando se instala el gobierno del Frente Sandinista, el presidente Daniel Ortega restituye la gratuidad en la salud y educación.

No podemos decir que estos servicios cuentan con la infraestructura óptima, con todos los insumos necesarios para la óptima atención de la ciudadanía, con los salarios óptimos para sus trabajadores... pero sí podemos asegurar que estamos mejor que entonces. Y que año con año, paso a paso, los servicios y condiciones de atención/trabajo van mejorando.

El 6% de las Universidades

En el afán privatizador, aquellos gobiernos quisieron, desde su llegada hasta su partida, eliminar el 6% constitucional para las universidades (asignación del 6% del total del Presupuesto General de la República), instaurado en la primera etapa de la Revolución. Eliminar el 6% del presupuesto, se traducía en la inmediata privatización de todas las universidades del país.

Cada vez que se acercaba y se daba la discusión del presupuesto anual en la Asamblea Nacional, los universitarios se tomaban las calles para defender su derecho constitucional. El Frente Sandinista siempre estuvo ahí. Al lado de los estudiantes.

Desde que el FSLN regreso al gobierno de nuestro país, el 6% se ha garantizada cada año.

Privatización de los Servicios Básicos

Los gobiernos de Chamorro, Alemán y Bolaños abogaron, desde su llegada en 1990, por la privatización de los servicios básicos. Luz, agua, teléfono... todos debían ser privatizados. Decían que el Estado no podía manejarlos porque NO eran rentables. Y uno a uno, fueron propiciando su quiebra para su posterior privatización. Lo que también representó enormes negociados, con coimas y comisiones de por medio.

La privatización de la distribución y generación de la energía eléctrica se dio en aquellos años. El gobierno le dio control total para su administración (y cobro) a la empresa privada (transnacional). No sólo aumentó abruptamente el costo del servicio de energía eléctrica en al país, sino que también se volvió deficiente... al punto de que los últimos años de su gestión, en el período Bolaños, habían apagones de horas y días, que envolvían al país en la oscuridad total. Alimentos se dañaban, pequeños y medianos negocios quebraban, y la inseguridad social aumentaba.

Al privatizarse el servicio de telefonía y telecomunicaciones, se dieron los mayores negociados. Y al ingresar al país las transnacionales que compraron la administración y venta de estos servicios, quedó demostrado que el negocio era rentable. Que tan sólo era víctima de una pésima administración, cuyo único objetivo era propiciar la quiebra y venta del mismo.

Solamente el servicio de agua (ENACAL) sobrevivió al proceso. Y lo hizo gracias a a la movilización popular, donde siempre estuvo presente el FSLN. Producto de ello, el gobierno del Frente hereda en 2007 una ENACAL quebrada, con un sistema de manejo de aguas (potable y aguas negras) obsoleto.

Actualmente, se ha venido rescatando la estabilidad financiera de ENACAL. Y se ha venido incrementando la cobertura del servicio de agua en el país. No al paso que el país lo demanda, pero sí de manera sostenida.

En cuanto a los servicios de energía y telecomunicaciones, el actual gobierno ha coexistido con las transnacionales que los manejan. Pero ha propiciado un modelo de alianzas y diálogo con todos los sectores (gobierno, trabajadores, empresa privada, movimientos sociales y religiosos, etc.), lo que ha facilitado un mejor trato de parte de estas empresas hacia la población.

Abandono de la Producción

Financiamiento, infraestructura, implementos, comercialización de la producción agropecuaria... todos grandes ausentes en la agenda de gobierno del período 1990-2006. Lo que provocaba continuas protestas en el campo, que frecuentemente se trasladaban hasta Managua.

El Frente Sandinista estuvo al lado de cada una de estas justas demandas. El día de hoy, el gobierno del Frente Sandinista facilita financiamiento y facilidades para la producción desde diversas entidades, como el Banco Produzcamos y el Programa Hambre Cero con el Bono Productivo Alimentario.

Igualmente, desde el modelo de Alianzas, propicia el financiamiento de este sector desde la banca privada y entidades financieras privadas, entre las que destaca CARUNA.

En cuanto a infraestructura, basta hacer un recorrido por el país, para ver las nuevas carreteras, puentes y caminos que se han construido (ruta Juigalpa-San Carlos, por citar un ejemplo). Y además constatar el buen estado de aquellas vías de circulación que, debido al abandono de los gobiernos anteriores, se encontraban en completo deterioro (ruta Matagalpa-Jinotega, por citar otro ejemplo).

Que aún no se cubre el cien por ciento de la demanda es cierto, pero el avance en esta materia es acelerado. Y ante el daño de estas vías debido a lluvias y otros fenómenos naturales, el gobierno ha sabido responder con prontitud, consciente de la importancia de mantener viva la circulación de estos productos.

Asimismo, la comercialización de productos agropecuarios se ha multiplicado en el país. Esto debido al fomento del comercio local y al crecimiento que las exportaciones han tenido, desde el año 2007 hasta la fecha.

El trabajo en el campo es hoy por hoy, la base del desarrollo y el símbolo de progreso en Nicaragua.

El Salario Mínimo

Durante los 16 años que Chamorro-Alemán-Bolaños administraron el país, la voz de los trabajadores era desoída para determinar la cifra del Salario Mínimo en los diferentes rubros laborales de Nicaragua.

Las protestas de los diferentes sectores de Trabajadores por un Salario Mínimo justo eran normales. Y era normal ver al Frente Sandinista al lado de cada uno de ellos. Reclamando por el derecho de los trabajadores a ser escuchados y tomados en cuenta en la discusión del Salario Mínimo.

El día de hoy, existe una mesa tripartita, en donde Trabajadores, Empresa Privada y Gobierno, definen el Salario Mínimo para cada uno de los rubros del país. Privilegiándose la política del diálogo y el consenso.

Privatización del Seguro Social

Desde 1990, la privatización del Seguro Social estaba en la agenda de la administración Chamorro-Alemán-Bolaños. Al final nunca lograron privatizarlo plenamente, pero sí golpearon algunos aspectos de este Sistema.

Eliminaron la Pensión Reducida (instaurada en la primera etapa de la Revolución), la cual le permitía al cotizante que no cumplía todas las cuotas requeridas por el INSS, obtener como pensión de jubilación un monto mensual proporcional a lo cotizado durante su vida laboral.

Eliminaron la gratuidad del servicio de salud para el asegurado y crearon las Clínicas Previsionales, la peor abominación del sistema del seguro social, según afirman expertos.

Igualmente, el abandono del INSS, como modus operandi para propiciar la privatización, resultó en la quiebra del Sistema de Seguro Social, heredando en 2007, una entidad condenada a la bancarrota, carente de fondos y con muy pocos cotizantes.

De 2007 a la fecha, producto de una mejor administración del Seguro Social, casi se ha duplicado el número de cotizantes. Pero aún no se rentabiliza el sistema. Y deberán hacerse reformas para garantizar su estabilidad. De lo contrario, la quiebra sería inminente.

Desde 2007, también se trabaja de cerca con las clínicas previsionales, para garantizar que el asegurado sea atendido, con o sin colilla del INSS. Esto se cumple en la mayoría de los casos. Además se han creado farmacias y centros clínicos administrados directamente por el INSS, en donde se garantiza la gratuidad para el asegurado.

En cuanto a la Pensión Reducida, no se ha restablecido como ley. No se puede en las condiciones actuales, debido a las finanzas del Seguro Social. Así lo han explicado expertos en la materia.

Sin embargo, quienes merecen y carecen de la Pensión Reducida son atendidos por el gobierno a través de vías alternas. Por ejemplo, mensualmente se les entrega un Bono Económico cuyo monto va acorde a las semanas cotizadas; mensualmente se les entrega un Paquete Alimenticio a través de la Promotoría Social Solidaria; y tienen garantizada la atención médica gratuita que requieran. Es falso que estén en el abandono.

La debilidad de esto, es que NO es ley. Y por lo tanto, si el día de mañana volviéramos a caer en administraciones como la de Chamorro-Alemán-Bolaños, seguramente este beneficio sería eliminado. De ahí la necesidad de defender el actual proceso y gobierno revolucionario.

¿Y por qué no puede ser ley? Por la falta de fondos en el INSS, producto de la mala administración en el período 1990-2006.

Además los condicionamientos de los organismos multilaterales (FMI, Banco Mundial) no lo permiten; lo que nos lleva al siguiente punto...

El Modelo Económico Neoliberal

El tema de fondo en cada una de las luchas que el Frente Sandinista acompañó durante aquellos 16 años siempre fue el mismo... la Injusticia del Modelo Económico Neoliberal. Y cuando el FSLN regresa al gobierno el 10 de enero de 2007, este modelo económico está establecido en Nicaragua.

Hoy, el objetivo sigue siendo el mismo, transformar el modelo económico. Y el rumbo marcado es hacia el socialismo, con principios de cristianismo y solidaridad.

Pero para transformar un modelo económico, primero debe alcanzarse la independencia económica. Y nuestro país, país empobrecido, aún tiene una fuerte dependencia económica de los organismos multilaterales, que son la base del sistema neoliberal.

El reto ahora es alcanzar esa independencia. Y en esa ruta surgen proyectos y oportunidades, como el ALBA, punta de lanza de la independencia de Nuestra América, y el proyecto del Canal Interoceánico, que se vislumbra finalmente como una realidad.

El Frente Sandinista no se ha rendido ante el Modelo Económico Neoliberal, como sus adversarios propagandizan. Está navegando en sus aguas, con rumbo fijo hacia ese modelo de justicia social, amparado en el Socialismo, Cristianismo y la Solidaridad.

Y el Frente Sandinista se continuará movilizando al lado de las demandas justas de nuestra sociedad. A la que se suman ahora temas que la agenda había dejado en un segundo plano, como el Medio Ambiente, los derechos de la Diversidad Sexual, el empoderamiento de la Mujer como Sujeto Económico y Social...

Y como siempre, en cada una de estas movilizaciones, debido a nuestros métodos históricos de lucha, nos seguirán llamando Turbas. Ese fue y continúa siendo el calificativo preferido por los que querían despojar a este pueblo de todos sus derechos.

Y si por luchar al lado del pueblo, con la verdad en la mano, con el sentido de justicia social a nuestro lado, nos van a llamar Turbas, pues que así sea. En los tiempos de la lucha armada, el FSLN fue llamado terrorista. Y Sandino, en su tiempo, fue llamado Bandolero.

Bandoleros, Terroristas, Turbas... Y aquí seguimos, siempre de pie. Sandinistas Siempre.


Descarga la aplicación

en google play en google play