Escúchenos en línea

Así secuestran y asesinan a los periodistas en Honduras

Tegucigalpa. Diario El Heraldo. | 13 de Julio de 2013 a las 13:42
Así secuestran y asesinan a los periodistas en Honduras

La última llamada de una "persona muy poderosa, un narcotraficante" dio la orden final: callar la voz y borrar los ideales del periodista Aníbal Barrow.

El trato estaba hecho, esa persona poderosa había pagado entre 300 mil a 400 mil lempiras a José Hernán Díaz, alias "El Choco" para que este ejecutara el macabro plan de quitarle la vida al también ingeniero agrónomo.

Esto según la versión del testigo protegido con clave AB-08-07-2013 que consta en el expediente 909-13.

Al recibir el pago "El Choco" determinó contratar a los malhechores que ejecutarían al pie de la letra la orden. La elegida, era la banda de "El Gordo" que al parecer operaba en la colonia Siboney de Villanueva, Cortés.

Según el testigo, los contratados para interceptar al periodista en la ciudad en San Pedro Sula y darle muerte eran: Héctor, alias ‘El Gordo’, Denis, alias ‘El Diablo’, y Gabriel, alias ‘El Chele’. Presuntamente estas personas son los mismos que hace dos días la Fiscalía reveló que habrían participado en el asesinato y para quienes se libro órdenes de captura.

Se trata de: Heber Nathanael Mendoza Contreras, Dennis Omar Ramírez Martínez, Héctor Noel Baquedano Galindo y un menor de edad, todos permanecen prófugos de la justicia.

Sus últimos minutos

Eran aproximadamente las tres de la tarde del lunes 24 de junio, el conductor del vehículo CRV color gris conducía a cercanías del Estadio Olímpico con el fin de trasportar a Barrow, a su nuera y su pequeño nieto a una cita.

Sin embrago, dos vehículos uno de características desconocidas y un Kia Spectra blanco interceptaron el automóvil con la intención de secuestrar al comunicador. Los malhechores se bajaron de los automóviles y de inmediato se subieron al carro de Barrow.

"Qué planchón, hay una mujer y un niño!" expresó, según el testigo, uno de los criminales al referirse a la nuera y al nieto del periodista, a quienes se les liberó minutos después, al igual que ocurrió con el conductor del automotor.

Al bajar del vehículo a los acompañantes de Barrow, Héctor alias "El Gordo" tomó el control de la camioneta, mientras Denis alias "El Chele", desde el asiento trasero, encañonó al periodista, a quien transportaron en el asiento frontal del copiloto.

Al recorrer varios metros por las calles sampedranas, Denis alias "El Chele" le disparó a Barrow en la parte inferior del rostro, impacto que despedazó la prótesis dental que se convirtió en una de las pistas encontradas días después al interior del vehículo.

Minutos después, la última llamada fue recibida por "El Gordo", según el testigo, el interlocutor dio la orden final de terminar en ese instante con la vida de Anibal Barrow. Inmediatamente, "El Gordo" le disparó al comunicador a la altura de la sien izquierda.

Minutos después los individuos pasaron el cuerpo ya sin vida de Barrow al vehículo Kia Spectra blanco y decidieron abandonar en el lugar conocido como las cañeras del Bálsamo la camioneta gris marca Honda propiedad del comunicador.

Intentan quemarlo

La intención de los criminales era desaparecer el cuerpo inerte de Barrow por lo que lo trasladaron al sector del Siboney y rociaron de combustible el cuerpo para carbonizarlo.

El objetivo no fue logrado, por lo que decidieron desmembrar con un machete el cádaver y lanzarlo a una laguna para que fuese devorado por los lagartos, sin embargo, los criminales se quedaron con uno de los brazos del comunicador que según el testigo "anduvo en los vehículos para ser mostrado a los miembros de la banda".

El celular Los asesinos de Barrow despojaron al comunicador de su teléfono celular que permitió la captura el día 11 de julio de Gustavo Armando Durán Banegas, Delmer Donael Durán Banegas, José Hernán Díaz Mejía e Ibis Laurent Lara Pereira.

Esta última compañera de hogar de Díaz Mejía, y a quien se le encontró el celular, habría introducido un chip en dicho aparato, lo que activó el móvil e hizo que las autoridades identificaran el punto donde se encontraban los presuntos autores del crimen del ingeniero agrónomo.

La versión del testigo señaló también que Gustavo Armando Durán Banegas, Delmer Donael Durán Banegas, José Hernán Díaz Mejía los primeros capturados por participar en el hecho y guardan prisión, se asocian con la banda de Héctor Noé Baquedano Galindo, alias "El Gordo".

En su declaración, el testigo señaló como autores del asesinato del periodista a los hermanos Durán Banegas y Díaz Mejía, quien los identifica por los alias y los reconoce mediante el álbum fotográfico.

Versión de la defensa

Según el expediente, en la audiencia para la ampliación de delitos, la defensa de los hermanos Durán alegó inocencia ya que el único error cometido por Delver Duran fue haber comprado el teléfono celular por 2,000 mil lempiras.

En el expediente se expresa que el abogado defensor de los hermanos Durán, Julio Eduardo Díaz Midence, realizó una petición formal para que se revise la declaración del testigo protegido.

"Esta defensa de los señores Gustavo Armando Durán y Delmer Donael Durán, se hace una petición muy formal que revise los últimos medios de prueba presentado a la 1:30 de la tarde", solicitó el defensor.

"Y que valore usted la declaración de dicho testigo paso a paso cómo fue la muerte de Aníbal Barrow por los miembros de la banda criminal de cada de uno de ellos, la forma de cómo lo quemaron, y que andaban un brazo de él en el carro, y que fue una persona muy poderosa narcotraficante que lo mandó a matar", agregó.

El abogado defensor alegó que los hermanos Durán no fueron señalados en la declaración del testigo.

"Nos manifiesta quién mató a Aníbal Barrow, también nos manifiesta la cantidad que pagaron por matarlo de unos trescientos mil a cuatrocientos mil lempiras, Héctor ‘El Gordo’ le pagaron eso, en ningún momento se le nombra a Delmer, incluso está grabado y por escrito, por lo que se pide se analice esos documentos, en cuanto nombres y apodos que nos dieron, Héctor ‘El Gordo’, ‘El Chele’, ‘El choco’ y ‘Trompo’".

"En ningún momento a mi representado le dicen así, el único error de él fue adquirir ese teléfono por la cantidad de dos mil lempiras, declaración que hizo el testigo protegido, en los cinco delitos que lo acusan en ninguno tiene participación mis representados, por lo que pido que le den a mis representados sobreseimiento definitivo por los cinco delitos que son acusados, solamente, ya que ellos no tuvieron ninguna participación con esos hechos ilícitos", concluye la intervención de la defensa.


Descarga la aplicación

en google play en google play