Escúchenos en línea

Francisco pide cambio en políticas para acabar pobreza

Río de Janeiro. Agencias. | 27 de Julio de 2013 a las 12:37
Francisco pide cambio en políticas para acabar pobreza

El papa Francisco afirmó este sábado que el futuro exige una visión humanista de la economía y una rehabilitación de la política, que logre cada vez más y mejor "la participación de las personas, evite el elitismo y erradique la pobreza".

"Que a nadie le falte lo necesario y que se asegure a todos dignidad, fraternidad y solidaridad: este es el camino a seguir", dijo el papa ante representantes de la clase dirigente brasileña, con los que se reunió en el Teatro Municipal de Río de Janeiro.

Francisco recordó al profeta Amós que decía "venden al justo por dinero, al pobre por un par de sandalias, oprimen contra el polvo la cabeza de los míseros y tuercen el camino de los indigentes" y agregó: "los gritos que piden justicia continúan todavía hoy".

El papa afirmó que quien desempeña un papel de guía debe tener objetivos muy concretos y buscar los medios específicos para alcanzarlos, aunque advirtió que se corre el peligro de la desilusión, la amargura, la indiferencia, cuando las expectativas no se cumplen.

El obispo de Roma se refirió a la responsabilidad solidaria para construir el futuro y dijo que hay que formar nuevas generaciones que sean capaces en la economía y en la política y "firmes en los valores éticos".

El sumo pontífice manifestó también que además del humanismo integral que respete la cultura original y la responsabilidad solidaria, es necesario para afrontar el presente el diálogo, "el diálogo constructivo".

"Entre la indiferencia egoísta y la protesta violenta, siempre hay una opción posible: el diálogo. El diálogo entre las generaciones, el diálogo con el pueblo, la capacidad de dar y recibir, permaneciendo abiertos a la verdad", señaló.

Francisco insistió: "Hoy, o se apuesta por la cultura del encuentro, o todos pierden; seguir la vía correcta hace el camino fecundo y seguro".

Llama reconquistar a fieles

El papa Francisco llamó este sábado a la Iglesia brasileña a reconquistar a los fieles que se fueron con los evangélicos o abandonaron toda religión, en un largo discurso el sábado ante cardenales y obispos del país con más católicos del mundo.

En su penúltimo día de visita a Brasil, Francisco dijo que hay que recuperar a quienes "buscan respuestas en los nuevos y difusos grupos religiosos" y en "aquellos que parecen vivir ya sin Dios", dijo el primer papa latinoamericano, llamándolos a buscar la sencillez en actos y palabras y el contacto con la gente para frenar la sangría de fieles.

"Hace falta una Iglesia que no tenga miedo a entrar en su noche (...) Necesitamos una Iglesia que sepa dialogar con aquellos discípulos que, huyendo de Jerusalén, vagan sin una meta, solos, con su propio desencanto", afirmó el Sumo Pontífice.

La Iglesia pierde terreno en Brasil desde hace más de tres décadas. Los católicos hace algunos años, representaban el 64,6% de la población en 2010, contra 91,8% en 1970.

El sector evangélico, en tanto, no paran de crecer, apoyados por su hábil manejo de la televisión y las redes sociales y una extensa red de templos. Aumentaron de 5,2% de la población en 1970 a 22,2% en 2010.

Francisco señaló que "tal vez la Iglesia se ha mostrado demasiado débil, demasiado lejana de sus necesidades, demasiado pobre para responder a sus inquietudes, demasiado fría para con ellos, demasiado autorreferencial, prisionera de su propio lenguaje rígido".

"Tal vez el mundo parece haber convertido a la Iglesia en una reliquia del pasado, insuficiente para las nuevas cuestiones; quizás la Iglesia tenía respuestas para la infancia del hombre, pero no para su edad adulta", sostuvo el religioso.

Francisco pidió a cardenales y obispos no tener miedo de involucrarse más políticamente, en temas como "la educación, la salud, la paz social" que son "las urgencias de Brasil".

El discurso solo dedicó dos líneas dedicadas a las mujeres, en la que se limita a pedir que no se reduzca su papel en la Iglesia Católica sino que se promueva "su participación activa en la comunidad eclesial".

El Papa exhortó fortalecer el "rostro amazónico" de la Iglesia, y dijo que es preciso no sólo enviar misioneros a la selva sino consolidar la formación de "un clero autóctono".

Iglesia debe reconocer por qué se alejan de ella

El papa Francisco dijo hoy que hace falta una Iglesia que se dé cuenta de las razones por las que muchas personas se alejan de ella y que lo reconozca con valentía, una Iglesia que sepa escuchar y que se ponga en camino con la gente.

Francisco hizo estas manifestaciones en el discurso que dirigió a los obispos brasileños, ante los que afirmó que la Iglesia no puede alejarse de la sencillez y la simplicidad y no debe ceder al miedo, el desencanto, el desánimo, a las lamentaciones.

El papa Bergoglio señaló que tal vez la Iglesia se ha mostrado demasiado lejana de las necesidades de los hombres, "demasiado pobre para responder a sus inquietudes, demasiado fría, prisionera de su propio lenguaje rígido" y que ello ha propiciado el abandono de muchos.

También dijo que tal vez el mundo ha convertido a la Iglesia en "una reliquia del pasado, insuficiente para las nuevas cuestiones" y que "quizás la Iglesia tenía respuestas para la infancia del hombre, pero no para su edad adulta".

"El hecho es que actualmente hay muchos casos, no sólo los que buscan respuestas en los nuevos y difusos grupos religiosos (en referencia velada a las sectas), sino también aquellos que parecen vivir ya sin Dios, tanto en la teoría como en la práctica", manifestó.

Ante esa situación, se preguntó qué hay que hacer para llegar de nuevo a los hombres.

"Hace falta una Iglesia que no tenga miedo a entrar en su noche, que sepa dialogar con aquellos discípulos que huyendo de ella, vagan sin una meta, solos, con su propio desencanto, con la decepción de un cristianismo considerado ya estéril, infecundo, impotente para generar sentido", afirmó.

El pontífice añadió que hace falta una Iglesia capaz de acompañar, "de ir más allá del mero escuchar, una Iglesia que pueda descifrar esa noche que entraña la fuga de tantos hermanos y hermanas, que se dé cuenta de que las razones por las que hay quien se aleja contienen ya en sí mismas también los motivos para un posible retorno, pero es necesario saber leer el todo con valentía".

"Quisiera que hoy nos preguntáramos todos: ¿Somos aún una Iglesia capaz de inflamar el corazón?.

El papa Bergoglio añadió que muchos se han ido "porque se les ha prometido algo más alto, algo más fuerte, algo más veloz".

Francisco subrayó que la Iglesia ha de recordar siempre que no puede alejarse de la sencillez, ya que de lo contrario olvida el lenguaje del misterio y no sólo se queda fuera sino que ni siquiera consigue entrar en aquellos que buscan a Dios.

"A veces perdemos a quienes no nos entienden porque hemos olvidado la sencillez. Sin la gramática de la simplicidad, la Iglesia se ve privada de las condiciones que hacen posible 'pescar' a Dios en las aguas profundas de su misterio", aseguró.

Francisco critico la globalización "implacable" y dijo que aunque tiene cosas positivas, muchos olvidan el "lado oscuro".

En el lado oscuro señaló "la confusión del sentido de la vida, la desintegración personal, la pérdida de la experiencia de pertenecer a un cualquier 'nido', la violencia sutil pero implacable, la ruptura interior y las fracturas en las familias, la soledad y el abandono".

También incluyó "las divisiones y la incapacidad de amar, de perdonar, de comprender, el veneno interior que hace de la vida un infierno, la necesidad de ternura por sentirse tan inadecuados e infelices, los intentos fallidos de encontrar respuestas en la droga, el alcohol, el sexo, convertidos en otras tantas prisiones".

Respecto a los desafíos de la Iglesia en Brasil, destacó la necesidad de dar prioridad a la formación de obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, una mayor colegialidad de la conferencia episcopal, estar en estado permanente de misión y un mayor papel de la mujer en la Iglesia.

Reivindicó el derecho a anunciar el Evangelio con libertad y defendió la amazonía.

"La Iglesia está presente en la Amazonía desde el principio con misioneros, congregaciones religiosas, y todavía hoy está presente y es determinante para el futuro de la zona", afirmó.


Descarga la aplicación

en google play en google play