Escúchenos en línea

Está brava doña Chinchilla y no quiere nada de diálogo

San José. Agencias. | 14 de Agosto de 2013 a las 13:08

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, descartó el miércoles cualquier posibilidad de diálogo con Nicaragua luego de que el presidente de ese país, Daniel Ortega, dijera que podría demandar ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), para recuperar el territorio de Guanacaste, que le fue arrebatado a mediados del siglo XIX.

"No aceptamos hablar con Nicaragua de Guanacaste. Costa Rica no acepta que se cuestionen sus derechos absolutos sobre la provincia de Guanacaste", afirmó la mandataria en una declaración oficial tras una reunión con su canciller, Enrique Castillo, el embajador costarricense en Managua, Javier Sancho, y varios ministros.

San José anunció que la primera medida que tomó ante las declaraciones de Ortega fue enviar una nota formal de protesta, que entregó hoy al embajador nicaragüense en Costa Rica, Harold Rivas.

Además, llamó a su representante en Managua a consultas y lo mantendrá en Costa Rica por "tiempo indefinido, hasta ver cómo evoluciona la situación", según explicó Castillo.

El Gobierno costarricense también informará de lo sucedido al Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), al Secretario General de las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad de ese organismo "en caso de que Nicaragua quiera pasar de las palabras a los hechos", detalló Chinchilla.

La presidenta calificó al Gobierno de Ortega como un "gobierno adversario de Costa Rica" y aseguró que las pretensiones del líder nicaragüense son "absurdas".

"El comandante que manda el régimen de Managua atropella la realidad histórica y jurídica para ofendernos y pretende engañar a su propio pueblo (...) a Guanacaste no pasarán", manifestó.

Guanacaste, que abarca el 20 % del territorio costarricense, es uno de los mayores atractivos turísticos de Costa Rica por sus playas y riquezas naturales y además es la cuna del folclor y la cultura del país.

El Ejecutivo costarricense dijo sentirse "indignado" con las manifestaciones del presidente Ortega. "Es un desprecio difícil de entender y difícil de comprender particularmente por el hecho de que Costa Rica no está haciendo nada para provocar este tipo de reacciones", expresó Chinchilla.

"Nuestra obligación como Gobierno es prestarle atención, darle toda la importancia que amerita cuando se amenaza a un país con cercenarle una importante porción de su territorio", añadió.

La noche del martes, el Presidente Ortega dijo textualmente:

«Y con Costa Rica hemos ido en múltiples ocasiones también a la Corte, y ahora continuamos en la Corte con Costa Rica. Siempre dispuestos a dialogar con Costa Rica, siempre dispuestos a buscar acuerdos con Costa Rica; pero mientras no se abra ese camino, mientras Costa Rica no contemple ese camino, no considere esa posibilidad, no queda más camino que continuar en la Corte; y continuamos en la Corte, que falló también con toda claridad que el Río San Juan es patrimonio de los nicaragüenses.

Había un diferendo alrededor del Río San Juan, y Costa Rica pensaba, algunas autoridades en Costa Rica pensaban que podía pasar lo mismo que sucedió con toda esa zona que está en Guanacaste, territorio nicaragüense. Y ahí estamos hablando de miles de kilómetros cuadrados; no estamos hablando de 3 kilómetros cuadrados, 2.8 kilómetros cuadrados en ese territorio nicaragüense de Harbour Head, en el humedal. No, no estamos hablando de un territorio minúsculo, estamos hablando de miles de kilómetros cuadrados.

Nosotros podríamos considerar –dadas las circunstancias y que este es un tema que no ha sido debatido en la Corte– podríamos considerar llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia. Eso le permitiría a Nicaragua recuperar un inmenso territorio, si la sentencia favoreciese a Nicaragua. Y hay fundamentos históricos, hay elementos también de confrontación y enfrentamiento al expansionismo yanqui.

Fíjense que hemos perdido territorios precisamente cuando nuestro país ha estado enfrentado al expansionismo yanqui entonces. Y Costa Rica pensó que, como estaban ellos comprometiendo tropas en el enfrentamiento contra el expansionismo yanqui, que también iba contra ellos, y donde la primera línea de combate se estaba dando en Nicaragua, entonces después consideraron que había que cobrarle a Nicaragua, y cobrarle el río y cobrarle más territorio, ¡hasta el lago le querían cobrar a Nicaragua! O sea, hasta allí han llegado las ambiciones de algunos políticos en Costa Rica que han ejercido poder; y ahí está la historia, ahí están los documentos. Entonces, pienso que eventualmente podemos también recurrir a la Corte».

Para Chinchilla, Ortega con sus afirmaciones "dejó en evidencia el desprecio a la historia, al derecho internacional y adicionalmente a la hermosa amistad que ha prevalecido entre costarricenses y nicaragüenses".

El canciller Castillo calificó este mismo miércoles las declaraciones de Ortega como "absolutamente irrespetuosas" y afirmó que el objetivo del gobernante es "estimular la xenofobia de los nicaragüenses en contra de los costarricenses y de Costa Rica".

Los límites entre Costa Rica y Nicaragua quedaron establecidos en el tratado Cañas-Jerez, firmado en 1858.

La provincia de Guanacaste, uno de los mayores atractivos turísticos de Costa Rica por sus playas y riquezas naturales, se anexó a este país en 1824 tras realizar cabildos en sus principales pueblos, y según historiadores locales antes de esa fecha no pertenecía a ningún país.

El representante de Nicaragua en la CIJ, Carlos Argüello, sostuvo en Managua que ese territorio "fue adquirido" por Costa Rica "en circunstancias que todos ustedes conocen", sin precisar nada más.

"Es una cuestión que a todos los nicaragüenses nos duele", añadió el embajador nicaragüense en Holanda y líder del equipo que defendió a Nicaragua en un litigio marítimo con Colombia ante la Corte, que permitió al país centroamericano ampliar su mar territorial.

Argüello tildó de "irónico" que desde Costa Rica se denuncie una "política expansionista" por parte de Nicaragua, cuando su país "nunca se ha anexionado nada ni le ha quitado nada a Costa Rica", que, añadió, sí lo hizo con Nicoya (Guanacaste) y "precisamente por eso le llaman anexión".

"Eso era un territorio nicaragüense que Costa Rica se lo anexionó hace 189 años. Y ahora Costa Rica llama expansionista a Nicaragua porque hay una disputa de 250 hectáreas de un humedal. Francamente, ironía es poco", destacó.

Diputados acuerpan a Chinchilla

Los diputados de la Asamblea Legislativa de Costa Rica aprobaron la tarde del miércoles una moción en la que rechazaron y censuraron las declaraciones del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en torno a reclamar para su país la provincia de Guanacaste.

Durante la votación, 40 diputados de seis partidos políticos estuvieron presentes y aprobaron el pronunciamiento.

La moción fue promovida por el liberacionista Fabio Molina y Víctor Emilio Granados, del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), para elevar el pronunciamiento en contra de las "reiteradas y provocadoras manifestaciones" de Ortega.

El presidente de la Asamblea, Luis Fernando Mendoza, y la diputada María Ocampo, del PLN, ambos guanacastecos, consideraron inaceptables las declaraciones de Ortega y añadieron que como oriundos de esa provincia se sienten ofendidos.

Ocampo recordó que la figura del Partido de Nicoya existía ya durante la colonia española y que no pertenecía ni a Costa Rica ni menos a Nicaragua, y que solo debía cuentas a la Capitanía General de Guatemala.

En la moción aprobada, los diputados recordaron los instrumentos internacionales que Costa Rica ha sostenido ante la Corte Internacional.

Todos los legisladores presenten en el plenario del Congreso manifestaron, además, su apoyo a las acciones que promueve la Cancillería y el Poder Ejecutivo.

Los jefes de los partidos Acción Ciudadana, Claudio Monge; Unidad Social Cristiana, Rodolfo Sotomayor, y Frente Amplio, José María Villalta Flórez-Estrada, también elevaron reclamos por las declaraciones del presidente Ortega.

Granados, además, resaltó que las ocho fracciones se pusieron de acuerdo pese a sus diferencias para aprobar una pronunciamiento en contra de las manifestaciones del presidente nica.


Descarga la aplicación

en google play en google play