Escúchenos en línea

San Romero sigue sumando devotos para beatificación

San Salvador. Por Beatriz/ diariocolatino.com | 26 de Agosto de 2013 a las 14:03
San Romero sigue sumando devotos para beatificación

El sacerdote salvadoreño, Marvin García, ofreció una breve explicación de la historia y tumba donde descansan los restos de Monseñor Romero a un grupo de guatemaltecos que llegó a la Cripta de Catedral Metropolitana, para cerrar una visita de tres días en el país.

Los más de 25 guatemaltecos fieles de la parroquia Inmaculada Concepción de María, del municipio de Génova Flores, de Quezaltenango, no dudaron en poner atención a la breve explicación. Otros se arrodillaron y oraron frente la tumba de Romero.

Todos llegaron motivados por García, que desde hace un tiempo se desempeña como párroco de la Inmaculada Concepción y les ha comentado del legado del arzobispo mártir, la voz de los sin voz.

"Es primera vez que como parroquia visitamos la cripta, soy sacerdote salvadoreño y allá (Quezaltenango) les he informado del personaje de Monseñor Romero, un hombre de fe. Un hombre que con su mensaje, con su vida ha movido a muchos cristianos", dijo el padre García.

El sacerdote recordó que el trabajo de Monseñor Romero habla del "amor de Dios, del hombre de fe y que entregó su vida por amor a Dios y por amor al pueblo".

Monseñor Romero fue asesinado lunes 24 de marzo de 1980, cuando el Arzobispo oficiaba una misa de cabo de año de Sara Meardi de Pinto, madre del periodista Jorge Pinto, en la capilla del hospitalito Divina Providencia.

De acuerdo a información, fue un subsargento de la sección II de la Guardia Nacional, y miembro del equipo de seguridad del ex presidente de la República, coronel Arturo Armando Molina, el misterioso personaje que disparó.

La muerte de Monseñor ha causado indignación y admiración, porque lo mataron por defender al pueblo.

Angélica Gramajo, servidora ministerial de la iglesia Inmaculada Concepción del municipio de Génova Flores, explicó que fue el padre García el que les ha hablado de Monseñor Romero y de su legado.

"Creo que es importante saber la vida de él y poder imitar sus pasos, los pasos que quiere nuestro señor", advirtió Gramajo.

Mientras que Ingrid Maribel Arango López, confesó que lo que más le impacta de conocer la historia del arzobispo es su "lucha por los pobres".

"Su historia es única. Ojalá lo puedan nombrar Santo", dijo la mujer que viajó desde Guatemala.

La comitiva de Guatemala llegó previó a la misa dominical que celebra la comunidad Monseñor Romero cada domingo.

Este domingo fue oficiada por el padre Héctor Benavides.

Dentro de la homilía celebrada se mencionó en la introducción las palabras del arzobispo asesinado, en donde mencionaba que "la humanidad es una continua peregrinación y Cristo quiere caminar con esa historia".

Además, en el oficio religioso también se recordó a las víctimas de la masacre de El Calabozo. De acuerdo a los miembros de la Comunidad de la Cripta de Monseñor Romero, lo importante es recordar "a las víctimas que dieron su vida, para tener una vida mejor. Y para no olvidar la memoria histórica".

La masacre de El Calabozo se ejecutó en agosto de 1982, en uno de los mayores operativos militares desplegados en El Salvador, cerca de 300 personas murieron.


Descarga la aplicación

en google play en google play