Escúchenos en línea

Guerra de los cuñados y las monjitas lloran por la estafa

Managua. Por Xavier Reyes Alba, Trinchera de la Noticia. | 28 de Agosto de 2013 a las 10:22

El acusador pide enjuiciarlo y condenarlo porque éste supuestamente le causó un daño patrimonial que calcula en $2.2 millones de dólares, que en córdobas suman C$54.7 millones de córdobas.La denuncia tiene fecha 23 de agosto del año 2013 pero fue entregada hasta ayer por razones desconocidas. Es decir que fue escrita en papel blanco común, tamaño oficio, constando de tres hojas, un día después de que ambos compareciesen ante la Fiscalía a responder la acusación de la Hermana Ángela Cuadra Cuadra, Provincial de la orden teresiana.

Los conflictos de los cuñados Montealegre-Bendaña trae mucha cola. La saga comenzó cuando el empresario tejano Jon Rogers, presidente de Rogers Family Company (JBR) demandó en una corte de California a Bendaña McEwan y a su cuñado Álvaro Montealegre Rivas por incumplimiento de un contrato de entrega de café lo que les ocasionó daños millonarios.

La demanda está enderezada contra Café Don Paco Inc., representadas por Bendaña y Montealegre Rivas, por la suma de $281,594.93 dólares en daños y perjuicios, más los intereses, y $500,000 dólares en daños consecuentes, honorarios de abogados y costas en cada una de sus alegaciones de fondo.

Además, Montealegre Rivas está acusado en la Corte del Distrito Occidental de Oklahoma City, estado de Oklahoma, Estados Unidos, por defraudar a Pharmacy Providers of Oklahoma, PPOK, suplidora de medicinas de las Farmacias Q, de su propiedad, por $450,000 dólares.

La demanda es extensiva contra el Grupo MURO Inc., de Montealegre Rivas.

Conflicto directo

Según la relación de hechos descrita en la denuncia de ayer, Montealegre Rivas decidió, el 12 de diciembre de año 2011 -cuando ya había estallado el conflicto con la familia Rogers por incumplimiento de un contrato de café- venderle sus acciones de la sociedad Café Don Paco, S.A. a Bendaña en un intrincado contrato que involucraba la operación de varias haciendas cafetaleras.

En ese momento Montealegre Rivas poseía 134,286 acciones "comunes y nominativas" que representaban el 68.5% del capital social de la empresa.

La forma de pago acordada se resume de la siguiente manera:

Las acciones serían canceladas con el 20% de las ganancias futuras de Café Don Paco, S.A. durante los siguientes cinco años, contando a partir del 2012. Para ello ambos suscribirían el compromiso en escritura pública.

Segundo, acordaron cancelar de manera anticipada los "existentes contratos de arrendamientos de inmuebles" de Café Don Paco en las fincas El Crucero y Las Delicias que pertenecen a Inversiones Almori, S.A., uno de los negocios de Montealegre Rivas, y sobre Delicias Assets, S.A., vendidos al primero de marzo del año 2011.

Además, el comprador, Bendaña, pagaría "todas las mejoras muebles o inmuebles hechas por Café Don Paco en las fincas El Crucero y Las Decilias" incluyendo la renovación de los cafetales y nuevas plantaciones, inversiones en patio , beneficio húmedo, bodega, entre otras.

No pagó

La denuncia agrega que una vez vencido el primer período de pago, en base a la cosecha 2012-2013, "y debido a los actos delictivos y constitutivos de delitos realizados con conocimiento y voluntad (dolo) por parte del señor Roberto Bendaña MacEwan" se quedaron sin un solo contrato de arrendamiento de las haciendas.

En otras palabras, la sociedad Almori, S.A., que presumía de ser dueña de las fincas en realidad las alquilaba a terceros. Ahora culpa a su cuñado porque les retiraron los contratos de alquiler de las haciendas "y con esta situación provocada por el señor Roberto Bendaña, el daño económico sufrido y perjuicio a mi patrimonio asciende a la cantidad de un millón de dólares de Norteamérica" equivalentes, dice el acusador, a C$24.9 millones de córdobas.

Presenta como presunta prueba el testimonio de la escritura número 475 (Reconocimiento de obligación y fianza solidaria) hecha ante los servicios notariales del abogado Alfonso José Sandino Granera, el 12 de diciembre del año 2011.

También Montealegre Rivas presentó copia del acta No. 48 de la asamblea general extraordinaria de accionistas de Café Don Paco en la que Roberto Bendaña, dueño de 196,036 acciones, y sus hermanos Esteban, María Teresa y Ana Patricia, todos Bendaña MacEwan, dueños de una acción cada uno eligen a una nueva directiva en la que Roberto se convierte con sus 196,036 votos como presidente de la sociedad mientras sus hermanos son nombrados directores en virtud de la acción que cada uno de ellos posee.

La reforma al pacto social fue solicitada por Bendaña MacEwan al juez de Distrito Civil de la Circunscripción de Tipitapa, la meca de muchos abogados y ciudadanos que desean hacer gestiones similares a esta.

El juez accedió a reformar la cláusula uno de la sociedad con la cual Café Don Paco, S.A. pasó a llamarse, también: Café Finos de Nicaragua, S.A., cuyo nombre comercial sería CAFINISA, o su denominación en inglés Nicaragua Fine Coffee States.

El acusador dice que con la gama de nombres, Bendaña "ha tratado de encubrir sus actos delictivos" anotando aunque no lo acusa de usar "una garantía hipotecaria de la empresa Café Don Paco, S.A., con el banco Lafise Bancentro, por la suma de $1.2 millones de dólares".

Todo esto suman, según Álvaro Montealegre Rivas, daños por dos millones 200 mil dólares.


Descarga la aplicación

en google play en google play