Escúchenos en línea

Denuncian en Fiscalía otra estafa de Montealegre y socios

Managua. Radio La Primerísima. | 30 de Agosto de 2013 a las 10:38
Denuncian en Fiscalía otra estafa de Montealegre y socios

La empresa de Álvaro Montealegre, Roberto Bendaña y Hugo Paguagua, enfrentarán una nueva demanda por casi USD 500,000 presentada ante el Ministerio Público.

El reclamo contra los representantes de la sociedad International Investments and Financial Services Inc, será introducida por el abogado Mario Sequeira en representación de la señora Liliam y Gloria López, a quien estos empresarios le deben una jugosa suma de dinero.

Según Sequeira, los depósitos fueron firmados en las oficinas compartidas con Almori en el cuarto piso de Invercasa.

Precisó que en ese lugar les fueron emitidos y entregados a su representada certificados de International Investments & Financial Services (empresa constituida en Panamá por los Montealegre, Paguaga y Bendaña.

Sequeira explicó que los señalados invertirían el dinero en negocios de café y otros en Nicaragua y administrado por una sociedad con sede en Panamá y en los Estados Unidos de Norte América".

Detalló que a la señora López le emitieron los certificados números 210 por la suma de U$53,250, vencido desde de junio de 2013 y el cheque 214 por U$50,000, vencido en julio de 2013. Mientras a la madre y una hermana de Liliam (Gloria) les emitieron los certificados número 220, 249, 212 y 234. Esto da un total de U$393,250.

Agrega que las promesas incumplidas de los señores Montealegre y Paguaga han sido reiterativas "proponiendo fecha tras fecha para el pago de los intereses vencidos y del principal vencido llevándonos más de tres meses en esta situación con engaño tras engaño".

El abogado asegura que Noguera y su familia ignoraban que esta sociedad no estaba autorizada por la Superintendencia de Bancos para captar dinero del público, ni para colocar certificados de inversión.

Explica que tras vencerse el plazo de devolución del dinero, los Montealegre, Bendaña y Paguagua, pusieron pretextos para no entregar el dinero y sus intereses; por ejemplo, alegaban "que no se habían comunicado con Panamá, y que ese país estaba haciendo transferencia a los Estados Unidos, y que traerlo a Nicaragua era difícil por aspectos de seguridad, que por error los certificados se habían renovado automáticamente y que esta situación sería solucionada en breve".

Además, dijo que el dinero de la señora Noguera supuestamente lo enviaban a Panamá y según ellos de ahí se enviaba a Estados Unidos, pero no lo restituían a los depositantes y aparentemente lo desviaron para uso propio en Nicaragua y el extranjero.

Según el abogado, los denunciados incurrieron en delitos de crimen organizado y como el dinero lo remitieron al exterior, también habrían cometido lavado de dinero, "configurándose la estafa agravada mediante engaño que consistió en hacerse pasar como inversionistas".

Sequeira aclaro que ese dinero proviene de la herencia del padre de la denunciante, Humberto Uriel Noguera Castellón, quien en vida determinó que ninguno de sus hijos podía tocar ese fondo por cuanto los rendimientos estaban destinados para el mantenimiento y cuido de la madre de la señora López.

Precisó que Paguaga fue la persona que logró captar la nueva clienta. Inicialmente Noguera había efectuado algunos depósitos en una institución financiera autorizada por la Siboif, donde Paguaga se desempeñaba como gerente.

Explicó que una vez que este había dejado ese cargo y al vencerse los depósitos de ella, le invitó junto con su madre y hermana a depositar su dinero en la sociedad con sede en Panamá, pero que tenía oficinas en Managua, en la cuarta planta del edificio de Invercasa, oficinas compartidas con Almori; así su representada comenzó las relaciones con los señores Montealegre y Bendaña.

La abogada Helga Hasher, defensora de Álvaro Montealegre en el caso de las monjas, manifestó que desconoce la nueva denuncia y que no tenía nada que comentar, puesto que había sido contactada para el caso específico de las religiosas del Teresiano.

Este nuevo caso surge tras la denuncia presentadas por las religiosas de la Compañía Santa Teresa de Jesús, quienes dieron a conocer a través de un comunicado que su reclamo es justo y que decidieron denunciar el caso después de haber agotado diferentes formas de reclamo.

Días atrás denunciaron ante las autoridades que también resultaron perjudicadas por la empresa cuyos socios son los señores Álvaro Montealegre, Roberto Bendaña y Hugo Paguagua.

Las religiosas explicaron que decidieron denunciar el caso "al verificar la falta de transparencia, ocultación de información y engaño al que fuimos sometidas por la sociedad en mención".

Bendaña como Pilatos

Roberto Bendaña MacEwan se mostró confiado que saldrá bien de la doble acusación contra él y su cuñado Álvaro Montealegre y el ex gerente de la empresa de ambos en Panamá, Hugo Paguaga, ante una nueva denuncia presentada este viernes ante la Fiscalía por los supuestos delitos de lavado de dinero, estafa y crimen organizado

"Vengo a aclarar a la fiscalía sus inquietudes" expresó Bendaña al ingresar al edificio de la Fiscalía de la República en donde amplió sus declaraciones iniciaciones. Reiteró que no es parte de la empresa acusada de cuatro delitos graves desde el año 2009.

"La última vez que estuve aquí me puse a la orden de la Fiscalía en cualquier cosa que ellos consideraran, estoy en la mejor voluntad de llegar a un final feliz", agregó.

Señaló que escuchó "que se ha encontrado "un vehículo" y ese es el final feliz".

En cuanto a la acusación de la Orden Teresiana afirmó "yo no las he engañado".


Descarga la aplicación

en google play en google play