Escúchenos en línea

Delegación Partido Comunista de Vietnam visita Nicaragua

Managua. Radio La Primerísima. | 31 de Agosto de 2013 a las 16:05
Delegación Partido Comunista de Vietnam visita Nicaragua

Una delegación del Partido Comunista de Vietnam se encuentra de visita Nicaragua con el objetivo de fortalecer los lazos políticos y de amistad con el Gobierno sandinista.

El grupo es encabezado por Le Hong Anh, Miembro del Buró Político y Miembro permanente del Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Vietnam.

La delegación, compuesta por 12 funcionarios vietnamitas, fue recibida en el Aeropuerto Internacional, Augusto C. Sandino, por el Secretario de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista, diputado Jacinto Suárez y el vicecanciller Orlando Gómez.

En nombre del Partido Comunista, del pueblo y Gobierno de Viet Nam, Le Hong Anh expresó un caluroso saludo al pueblo y gobierno nicaragüense.

Saludó también los éxitos y logros de la Revolución Sandinista bajo la dirección del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y del Comandante Daniel Ortega.

"Formulamos los mejores votos para que se desarrollen las relaciones de amistad y solidaridad entre Vietnam y Nicaragua", expresó Le Hong Anh.

Completan la delegación: Tran Thanh Man, Vu Chi Cong, Nguyen Tuan Phong, Hoang Thanh Khiet, Duong Minh, Nguyen Huu Hai, Tran Quant Huy, Vu Van Co y Tong Thanh Tuan.

Por su parte, Suárez, señaló que la visita de la delegación se da en el marco de los intercambios que se desarrollan entre ambos gobiernos, restableciendo lo que era una relación muy estrecha en los años ochenta.

Indicó que con la visita se pretende establecer un vínculo permanente que explore formas de cooperación y comercio con Vietnam, la onceava economía del mundo.

En su visita, detalló Suárez, la delegación se reunirá con el gabinete económico para firmar convenios y en un futuro establecer una embajada con embajador residente en Nicaragua.

Asimismo, dijo que se firmará un convenio de cooperación inter partidario que establece intercambio de información, solidaridad con algunas causas y establece un marco referencial general.

Los dirigentes comunistas rindieron este sábado un homenaje a los Comandantes Carlos Fonseca y Tomás Borge y al Coronel Santos López depositando sendas ofrendas florales en sus mausoleos, ubicados en la emblemática Plaza de la Revolución.

Suárez recordó que el Coronel Santos López fue el primer vínculo entre Vietnam y Nicaragua. "Tenemos que recordar que el Coronel Santos López, tuvo un intercambio con combatientes del Frente Nacional de Liberación de Viet Nam, para conocer las experiencias que obtuvieron en el enfrentamiento con las tropas norteamericanas", recordó.

Desaltó la capacidad de Vietnam en muchos ámbitos como el de la producción de arroz de alta calidad, el desarrollo de la maquinaria agrícola, la industria electrónica y de comunicaciones que ya están siendo utilizados en varios países latinoamericanos.

El día domingo tienen previsto visitar la Alcaldía de Managua, donde recibirán reconocimientos y las llaves de la ciudad de manos de la alcaldesa Daysi Torres Bosques.

Según la agenda, visitarán San Marcos, Masatepe, Diriamba, Jinotepe, Niquinohomo, Catarina, y Masaya, donde conocerán sobre la gestión desarrollada por la administración sandinista.

El día lunes sostendrán una reunión con el Gabinete de Producción, y serán recibidos por el Presidente de la Asamblea Nacional Legislativa, René Núñez Téllez.

La agenda incluye una visita a León, donde recibirán otros reconocimientos, y en la noche se reunirán con el Presidente Daniel Ortega en la Casa de los Pueblos.

La República Socialista de Vietnam es un país de la Península Indochina en el Sudeste asiático y tiene límites con China al norte, Laos al noroeste y Camboya al suroeste. El país ocupa el puesto número 13 de los países más poblados del mundo.

En 1986 el Partido Comunista de Vietnam implementó reformas de libre mercado conocidas como Đổi Mới (Renovación). Con la autoridad del Estado, se fomentó la propiedad privada en el campo y empresas, y la atracción de inversión extranjera. La Economía de Vietnam alcanzó entonces un rápido crecimiento en la producción industrial y agraria, la construcción, las exportaciones y la inversión extranjera. En la actualidad es considerada una de las economías de más rápido crecimiento en el mundo con una tasa de desempleo de 4.3 por ciento (2010).

Los principales productos producidos en el país son: i) agrícolas: arroz, café, gaucho, té, pimienta, soya, marañón, caña de azúcar, bananos, aves de corral, pescado, mariscos; ii) Industria: procesamiento de alimentos, vestimenta, calzado, minería, cemento, hierro, fertilizantes, químicos, vidrios. A su vez, la economía de Vietnam ha venido diversificando la composición de sus exportaciones incluyendo ítems de tecnología. En este sentido, las exportaciones de teléfonos celulares y sus partes, productos electrónicos y computadoras han alcanzado un quinto de las exportaciones totales del país.

Finalmente, el país goza de condiciones macroeconómicas relativamente estables, con una inflación moderada de 6.7 por ciento (a junio 2013), su tipo de cambio se ha depreciado a una tasa estable (1.6% durante los últimos doce meses) y las reservas internacionales han reportado incrementos (2.2 meses de importaciones).

El despegue económico vietnamita

Vietnam en 1986 era un país agobiado por las consecuencias de medio siglo de guerra y una economía colectivizada incapaz de generar suficiente producción para alimentar a la población, muy dependiente de la ayuda soviética para su subsistencia. En estos 20 años de reformas, el país ha experimentado un crecimiento económico de más de un 7 por ciento de media anual, las exportaciones han pasado de ser casi inexistentes a representar el 65 por ciento del PIB y las cifras de inversión extranjera anual son ya superiores en porcentaje del PIB a las de China, lo cual refleja la confianza que genera Vietnam en su proceso de cambio. Vietnam ha conseguido además hacer partícipe del éxito económico a una mayoría de la población.

Vietnam ha seguido el modelo de crecimiento de otros países de la zona, cimentando su desarrollo económico en la creación de una industria exportadora, haciendo valer en buena medida la ventaja competitiva que suponen sus bajos costes de mano obra. No obstante, el país ofrece ciertas particularidades respecto a sus vecinos que han sido detalladas en un reciente estudio del Banco Mundial.

Factores como el acceso a la tierra, el sistema financiero, los costes de transporte y la dificultad para encontrar personal experimentado, se encuentran en el debe de Vietnam, aún cuando la evolución está siendo positiva en estas áreas. Pero en el otro lado de la balanza, Vietnam se sitúa por delante de los otros países de la región en la valoración que el Banco Mundial hace de la estabilidad política y macroeconómica, los niveles de corrupción, la seguridad ciudadana y los procesos de obtención de permisos y licencias. La pujanza de la economía vietnamita se refleja en cifras de crecimiento, inversiones y exportaciones que marcaron nuevos record en 2005.

Motores del crecimiento

Vietnam basa su economía en un puñado de sectores clave, todos ellos orientados a la exportación. En algunos, como es el caso del textil, el calzado o la industria del mueble, los bajos costes de mano obra en el país ha facilitado su desarrollo. En otros sin embargo, es la abundancia de recursos lo que explica su crecimiento.

Tal es el caso de la agroindustria (café, arroz, productos del mar, pimienta, anacardos). En buena parte de las industrias se observa una elevada dependencia exterior en materias primas, conocimiento y tecnología, que constituyen una importante fuente de oportunidades de negocio. Los productos de confección textil son la segunda partida exportadora del país después del petróleo y sitúan a Vietnam como uno de los referentes del sector a nivel mundial.

Componen la industria más de un millar de empresas, que se suministran con tejidos procedentes principalmente de la región y de maquinaria de diferentes orígenes. Las crecientes demandas de calidad por parte de los compradores finales y la fuerte competencia internacional han dado lugar a inversiones en adquisiciones de maquinaria de nueva tecnología (si bien no de última generación), que no pueda ser suministrada por países como China o Taiwán, y sí por países europeos, Japón o EEUU.

La industria del calzado vietnamita, el cuarto mayor fabricante a nivel mundial, también se encuentra en constante expansión y en la busca proveedores en el exterior, tanto de materias primas como cuero, productos químicos y componentes.

Siguiendo los mismos patrones que el sector textil y del calzado, la industria del mueble ha conocido un desarrollo notable en los últimos años, con un crecimiento de un 670 por ciento de exportaciones de mueble del 2000 al 2005. Este último año alcanzaron los US$1,517 millones (más de un 33.2% respecto a 2004).

Las importaciones de madera en 2005 fueron de US$667 millones, lo cual muestra la pujanza del sector. Vietnam es ya el 10º productor mundial y las previsiones indican que en 2006 sobrepasará la barrera de los 2,000 millones de dólares. Este crecimiento del sector se ve acompañado por el incremento de las importaciones de algunos productos que no se fabrican localmente, como tablero de madera, chapado, componentes, químicos y maquinaria para trabajar madera.

Las necesidades de Vietnam en bienes de equipo se ponen de manifiesto al observar las importaciones de los últimos años. La cifra de importaciones de maquinaria y equipamiento industrial de Vietnam desde al año 2000 fue de 46,800 millones de dólares, lo que supone el 36 por ciento del total de importaciones del país. Además de en los sectores mencionados anteriormente, la industria de automoción y la construcción naval demandan maquinaria para trabajar los metales y la de alimentación y bienes de consumo maquinaria de embalaje y empaquetado. Japón y Taiwán se sitúan a la cabeza como suministradores. Pero además, este proceso modernizador del sector industrial genera demanda de bienes intermedios y químicos.

Si bien es la industria el motor del desarrollo económico del país, la agricultura juega todavía un papel clave en la economía vietnamita. El sector todavía ocupa a más de dos tercios de la población vietnamita y generó en 2005 un 20.8 por ciento del PIB.

Tras las reformas económicas de los últimos diez años, Vietnam ha pasado a ser uno de los principales exportadores mundiales de productos como arroz, café y pimienta. Las exportaciones de arroz en 2005 alcanzaron los US$ 1,400 millones, creciendo un 47.3 por ciento en valor respecto a 2004, el mayor crecimiento en 17 años.

La pesca y acuicultura, principalmente de marisco, es también una importante fuente de divisas para el país, con un crecimiento medio anual del 12 por ciento, hasta alcanzar en 2005 US$ 2,740 millones. En este contexto, la importación de equipos agropecuarios ha venido experimentando crecimientos anuales de un 20 a 30 por ciento. Los principales suministradores en maquinaria con mayor componente tecnológica son la UE, Japón y EEUU; seguidos de Taiwán y Corea y con una presencia progresiva de maquinaria de origen chino.

Otro de los grandes potenciales de Vietnam reside en su reciente despegue turístico. En 2005 la cifra de turistas alcanzó los 3.5 millones, lo que supuso un 20 por ciento más que el año precedente. Las previsiones son que en 2010 hablan de 6 millones de turistas extranjeros, factible si se comparan con los 10 millones que recibe su vecina Tailandia. La capacidad hotelera es de sólo 83,000 habitaciones en la actualidad, por lo que se estima que debería ser duplicada para acoger el incremento de turistas extranjero y el creciente turismo interno.

Estabilidad macroeconómica

Para asegurar la estabilidad macroeconómica, y en particular para reducir la tasa de inflación, el gobierno central redujo el gasto y modificó el sistema tributario para aumentar los ingresos. Esto redujo el presupuesto del gobierno central de un déficit de 8.4 por ciento del PIB en 1989 a 1.7 por ciento en 1992, incidiendo en que la tasa de inflación cayera.

Esta reducción del gasto incluyó el cierre o venta de empresas de propiedad estatal, descenso en el número de empleados públicos (entre 1989 y 1992 el número de las empresas estatales se redujo a la mitad, pasando de 12,000 a 6,000 y cerca de 800.000 empleados públicos, un tercio del número inicial).

Comercio exterior e inversión

Barreras a las exportaciones y las importaciones fueron desmanteladas gradualmente a finales de 1980 y principios de 1990, y se eliminó el monopolio del comercio exterior otorgado a un pequeño número de empresas comerciales del Estado.

Se aprobó una ley de atracción de inversión extranjera privada, se relajó las regulaciones en negocios conjuntos y se autorizaron empresas de propiedad extranjera. Para 2003, las cuotas de importación existían solamente para dos artículos (azúcar y petróleo) y los aranceles de importación disminuyeron gradualmente, con la caída de la tarifa media del 12.7 por ciento en 1996 al 9.3 en 2003.

Vietnam se integró a la economía internacional. En 1992 el país firmó un acuerdo de comercio preferencial con la Comunidad Económica Europea, las relaciones diplomáticas se restablecieron con Estados Unidos (firmaron un acuerdo bilateral de comercio de gran alcance), y se unió a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). En 1995 presentó también una solicitud para unirse a la Organización Mundial del Comercio.

Salud y educación

Las políticas del sector social también experimentaron importantes cambios, entre ellos la desregulación en el sistema de salud. Los médicos y enfermeras quedaron autorizados de establecer clínicas privadas y vender una amplia gama de medicamentos. En 1993 inició un programa de seguro de salud que hasta 2001 protegió al 12 por ciento de la población.

En la educación, las escuelas privadas fueron legalizadas en 1989. El gasto por alumno se incrementó drásticamente en términos reales, al pasar de 1.8 por ciento del PIB en 1992 a 3.5 por ciento en 1998. Al mismo tiempo, las tasas de matrículas se introdujeron en secundaria y educación superior. Las pruebas de acceso dejaron de utilizarse para limitar al estudiante y se implementaron programas para aumentar la matrícula escolar entre los alumnos con poco acceso.

Así, Vietnam logró grandes progresos en la educación de su población a pesar de su bajo ingreso per cápita. Cifras absolutas de los estudiantes que asisten a la escuela primaria aumentaron dramáticamente entre los años 1990 y 1998, creciendo 7 por ciento desde 9.7 millones en 1993 a 10.4 millones de 1998. A nivel de secundaria, la matrícula aumentó aún más rápidamente, en casi 43 por ciento, de 3.0 millones a 5.3 millones en 1998.

La tasa de matrícula neta (TNE) para las escuelas primarias se amplió de 87 por ciento en 1993 a 91 por ciento en 1998. A nivel de secundaria, la TNE se duplicó en cinco años, del 30 por ciento en 1993 al 62 por ciento en 1998. Los aumentos en las TNE en los niveles más altos fueron aún más impresionantes, más de cuatro veces en el nivel de secundaria superior y tres veces en el nivel post-secundaria.


Descarga la aplicación

en google play en google play