Escúchenos en línea

Papa pide a líderes G20 eviten soluciones militares en Siria

Ciudad Vaticano. Agencia EFE. | 5 de Septiembre de 2013 a las 10:52
Papa pide a líderes G20 eviten soluciones militares en Siria

El papa Francisco ha intensificado este jueves sus esfuerzos e iniciativas diplomáticas para evitar el ataque a Siria de Estados Unidos y sus aliados al tiempo que el presidente norteamericano, Barack Obama, trata de obtener apoyos en San Petersburgo (Rusia) durante la Cumbre del G20.

El Obispo de Roma, que ha enviado una carta al presidente ruso, Vladímir Putin, con ocasión de la apertura de la cumbre del G20, pide a los líderes de los países miembros que no queden "indiferentes" y eviten "soluciones militares".

"A los líderes de los Estados miembros del G20 les pido que no queden indiferentes ante el drama que vive desde hace tanto tiempo la querida población siria", reza la carta de Francisco.

En vísperas de la vigilia por la paz que el pontífice ha convocado el sábado, el Vaticano informó de que el secretario para las Relaciones con los Estados, Dominique Mamberti, invitó hoy a los embajadores de los países acreditados para reiterar la posición de la Santa Sede.

Mientras prosiguen las iniciativas políticas y diplomáticas de los diferentes actores internacionales, el Kremlin -anfitrión de la Cumbre del G20 en la antigua capital imperial- continúa con los preparativos de su dispositivo naval en la región.

Hoy el diario turco "Hürriyet" informó de que el "Priazovye", buque de guerra ruso, ha llegado al Bósforo procedente del mar Negro para dirigirse hacia el Mediterráneo, presumiblemente a Siria.

En el país vecino, algunas embajadas como las hispanoamericanas, han reforzado sus preparativos para cualquier emergencia en caso de intervención militar extranjera sobre Siria y mantienen contactos periódicos con sus nacionales.

Sin embargo, pese a la gravedad de la situación, el que fuera arquitecto de la invasión de Irak ordenada en 2003 por George W. Bush como su secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, se burlaba este jueves en la cadena FOX News de las afirmaciones de Obama al atribuir a la comunidad internacional las línea rojas por el uso de armas de destrucción masivas.

Esas misma armas que fueron pretextadas entonces para atacar Irak y que nunca aparecieron no son ahora motivo para la citada intervención militar "limitada" en Siria, a juicio del entonces jefe del Pentágono, que de nuevo criticó la "falta de estrategia y de liderazgo" de Obama.

Sin embargo, su sucesor -que ocupó el cargo con Bush y el propio Obama, además de haber dirigido la Agencia Central de Inteligencia (CIA)-, Robert Gates, sí ha mostrado su apoyo a una acción militar contra el régimen de Damasco, acusado de emplear armas químicas contra la población civil.

Tal vez para apaciguar la escalada, el presidente ruso, Vladímir Putin, propuso hoy a los líderes del G20 abordar durante la cena la situación en Siria, pese a que el asunto no figuraba en la agenda de la cumbre.

"Varios de los participantes me han pedido que se les dé la posibilidad de discutir otros temas muy importantes y graves de política internacional que no figuraban en un primer momento en nuestro plan, en particular, la situación en Siria", dijo el presidente ruso.

Pekín, uno de los principales acompañantes de Rusia en el "no" al ataque a Siria, reiteró de nuevo hoy su oposición a la guerra como solución al conflicto.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunció que su representante especial para Siria, Lajdar Brahimi, trataría de impulsar en la cumbre del G20 la conferencia internacional Ginebra-2.

Francia, por el momento uno de los escasos aliados de Washington, señaló por boca de su presidente, François Hollande, que espera la decisión del Congreso de EEUU sobre una intervención y anunció que mantendrá mañana una reunión con Obama.

Su ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, justificó la intervención militar para propiciar una salida política, aunque descartó que pudiera participar el líder sirio, Bachar al Asad.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, otorgó hoy credibilidad a las acusaciones del ataque químico, que calificó como "atroz crimen contra la humanidad".

Entre tanto, en la capital lituana, los ministros de Defensa de la Unión Europea iniciaron una reunión informal de dos días para impulsar la cooperación militar, pero con la crisis Siria de fondo.

Carta íntegra del Papa

El Vaticano, 4 de septiembre de 2013

A su excelencia, Sr Vladimir Putin

Presidente de la Federación Rusa

En el curso de este año, usted ha tenido el honor y la responsabilidad de presidir el Grupo de las veinte economías más grandes del mundo. Soy consciente de que la Federación Rusa ha participado en este grupo desde el momento de su incorporación y de que siempre ha tenido un papel positivo que jugar en la promoción de la gobernanza de las finanzas mundiales, que fueron profundamente afectadas por la crisis del 2008.

En el contexto actual, altamente interdependiente, se requiere de un marco financiero global con sus reglas propias y claras en función de alcanzar un mundo más equitativo y fraterno, en el que sea posible superar el hambre, asegurar el empleo y la vivienda dignas, así como la salud básica para todos. Su presidencia del G20 este año se ha comprometido a reformar las organizaciones financieras internacionales y a lograr un consenso sobre estándares financieros apropiados a las circunstancias actuales. Sin embargo, la economía mundial solo se desarrollará si permite una vida digna para todos los seres humanos, desde los más ancianos hasta los niños que aún no han nacido, y no sólo para los ciudadanos de los países miembros del G20, sino para cada habitante sobre la Tierra, aún aquellos que se encuentran en situaciones sociales extremas o en los lugares más remotos.

Desde este punto de vista, está claro que, para los pueblos del mundo, los conflictos armados siempre son una negación deliberada de la armonía internacional, y crean profundas divisiones y heridas que requieren de muchos años para sanar. Las guerras son una negación concreta de las grandes metas sociales y económicas que la humanidad se ha propuesto, como se puede ver, por ejemplo, en las Metas del Reto del Milenio.

Desafortunadamente, los muchos conflictos armados de hoy nos presentan a diario imágenes de miseria, hambre, enfermedad y muerte. Sin paz, no puede haber ningún tipo de desarrollo económico. La violencia nunca engendra la paz, que es condición necesaria para el desarrollo.

La reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de las economías más poderosas del mundo, con dos tercios de la población mundial y 90 por ciento del Producto Interno Bruto, no tiene la seguridad internacional como su principal propósito. Sin embargo, la reunión seguramente no olvidará la situación en el Oriente Medio, y particularmente la de Siria.

Es lamentable que, desde el mismo inicio del conflicto en Siria, han prevalecido intereses particulares y de hecho han puesto obstáculos a la búsqueda de una solución que habría poder evitado la insensata matanza que está teniendo lugar.

Los líderes del G20 no pueden permanecer indiferentes a la dramática situación del amado pueblo sirio, la que ha durado demasiado tiempo, y que todavía corre peligro de llevar más sufrimientos a una región a la que la guerra ha hecho pasar por amargas pruebas y que necesita de la Paz.

A los líderes que asistan, a cada uno de ellos, les hago un llamado desde lo más profundo de mi corazón, para que contribuyan a encontrar vías para superar las posiciones encontradas y para hacer a un lado la fútil búsqueda de una solución militar. Más bien, debe haber un renovado compromiso para buscar, con valentía y determinación, una solución pacífica a través del diálogo y la negociación de las partes, unánimemente apoyada por la comunidad internacional. Más aún, todos los gobiernos tienen el deber moral de hacer todo lo posible para asegurar ayuda humanitaria a aquellos que sufren a causa del conflicto, tanto dentro como fuera de las fronteras del país.

Señor Presidente, con la esperanza de que estas ideas sean una contribución espiritual válida para su reunión, rezo por el éxito del trabajo de G20 en esta ocasión. Invoco abundantes bendiciones sobre la Cumbre de San Petersburgo, sobre los participantes y los ciudadanos de los Estados miembros, y sobre la obra y los esfuerzos de la Presidencia rusa del G20 en este 2013.

Al tiempo que solicito de sus oraciones, aprovecho esta oportunidad para asegurarle, señor Presidente, mi más alta consideración.

Iglesia Católica también pide solución política

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, en inglés) pidió este jueves una solución política y no militar al conflicto civil en Siria, haciéndose eco del llamado que hiciera el Vaticano a los países miembros del G20.

El presidente de la USCCB, el cardenal arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, y el obispo de Iowa, Richard E. Pates, presidente del comité sobre asuntos de paz y justicia internacional, instaron al Congreso a que no recurra a una intervención militar sino que "trabaje para poner fin a la violencia en Siria mediante una solución política".

En una carta enviada al Congreso y distribuida a la prensa, Dolan y Pates pidieron la búsqueda de una resolución distinta a la que estudia el Legislativo y que reconozca que "el conflicto en Siria solo se resolverá mediante un acuerdo político negociado".

Los obispos consideraron que una "intervención militar" en Siria sólo aumentará el "sufrimiento" y la destrucción de vidas, especialmente entre la población civil, por lo que destacaron la urgencia de que EE.UU. trabaje con la comunidad internacional en pos de un "diálogo y la negociación", y continúe la ayuda humanitaria a ese país.

Los obispos condenaron "absolutamente" el uso de armas químicas en Siria al señalar que esas "armas indiscriminadas no tienen cabida en los arsenales de la familia de naciones".

La USCCB señaló que el conflicto civil iniciado en marzo de 2011 en Siria ha dejado más de 100.000 muertos y ha causado el éxodo de más de dos millones de sirios y ha desplazado a más de cuatro millones de personas.

"Nuestro enfoque está en la catástrofe humanitaria que está ocurriendo en Siria y en salvar vidas mediante un fin al conflicto, no alimentándolo", dijeron en la carta.

De esta forma, la USCCB se sumó al llamado del Papa Francisco y de obispos en Oriente Medio, que "han dejado en claro que un ataque militar será contraproducente, exacerbará una situación ya mortal y tendrá consecuencias negativas no intencionadas", dijo la organización católica.


Descarga la aplicación

en google play en google play