Escúchenos en línea

Cae autobús en abismo en Guatemala y mueren 43

Ciudad Guatemala. Agencias. | 9 de Septiembre de 2013 a las 10:45
Cae autobús en abismo en Guatemala y mueren 43

Decenas de familias de un poblado indígena en el oeste de Guatemala viven este lunes dolor y luto luego de un trágico accidente de autobús en una carretera que dejó al menos 48personas y 34 heridos, al caer a un barranco de 200 metros, según confirmaron las autoridades y fuentes de socorro.

El autobús, sobrecargado de pasajeros, en su mayoría indígenas, cayó a un barranco de al menos 75 metros de profundidad en el kilómetro 64 ruta que conduce de Chimaltenango hacia San Martín Jilotepeque.

En el percance murieron 40 personas, entre ellas ocho niños (dos de ellos recién nacidos) y otros ocho pasajeros perecieron en distintos centros asistenciales. Aproximadamente 34 pasajeros más permanecen internados, debido a las fracturas expuestas y golpes en diferentes partes del cuerpo, según reportaron los Bomberos.

El bus transportaba cerca de 85 pasajeros, en su mayoría comerciantes que transportaban sus productos del poblado indígena San Martín Jilotepeque a la cabecera departamental, Chimaltenango y a la capital, Guatemala.

El portavoz de los Bomberos Municipales Departamentales, Cecilio Chacaj, aseguró que 40 pasajeros murieron en el lugar del accidente y tres más en centros hospitalarios.

Otros 30 pasajeros reciben atención en centros hospitalarios.

Para facilitar la tarea de rescate de las víctimas mortales, los cuerpos del socorro improvisaron un puente colgante por medio de cables para poder cruzar un río que pasa al fondo del precipicio.

En el fondo del barranco, los fiscales improvisaron una precaria morgue y agilizan los trámites legales.

El autobús de la empresa Transportes San Martineca había salido muy temprano desde San Martín Jilotepeque con destino a la cabecera departamental de Chimaltenango y posteriormente se dirigiría a la capital guatemalteca.

Según Chacaj, el percance se registró a la altura del kilómetro 64, en el que el autobús se precipitó 75 metros en línea recta a un barranco.

La posible causa del accidente podría haber sido una falla en el sistema de frenos, aunque según el ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, dijo que pudo derivar del exceso de velocidad.

El ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, aseguró que las causas fueron exceso de velocidad y sobrecarga. Los socorristas reportaron que la unidad tenía las llantas lisas, mientras que algunos sobrevivientes afirmaron que al automotor le fallaron los frenos.

Testigos aseguraron que el bus tenía unos 20 minutos de haber salido del referido municipio cuando le fallaron los frenos, provocando que impactara con un muro. Pese al choque, el vehículo continuó su marcha unos metros más, arrolló a un ciclista que pasaba por el lugar y cayó al vacío.

La mayoría de víctimas son indígenas que llevaban sus productos como verduras hacia los mercados para comercializarlos.

El conductor de un camión identificado como Silvio Ávila quien fue testigo del accidente del autobús que dejó varios muertos contó que al momento del percance él descendió al barranco utilizando varias cuerdas para ayudar a los pasajeros que estaban heridos, ya que ningún cuerpo había llegado al lugar.

"Vi cuando el autobús descendía a gran velocidad. Chocó con un paredón; esto lo hizo desviarse, y tiró un poste. A su paso, arrolló a un ciclista, y el bus cayó en picada", dijo Silvio Ávila, comerciante y testigo del accidente.

Dijo que el piloto de la unidad, de apellido Curruchiche, lo conocía como "el canche", y que tras el accidente él le pidió ayuda diciéndole “que lo sacara, que lo ayudara”, sin embargo, murió cinco minutos después.

Relató que junto a otras cuatro personas que se encontraban sacando arena en el río iniciaron a retirar a los pasajeros de la unidad que quedó totalmente destruida en el lugar. Indicó que unas 15 o 20 personas salieron por sus propios medios de las ventanas destruidas del autobús.

La Policía Nacional Civil (PNC) identificó al conductor como Yony Cumar Caná, de 24 años.

Algunos de los pasajeros, que vestían trajes típicos, salieron expulsados del autobús cuando cayó al abismo, en donde pasa el río Pixcayá.

Edgar Vielman Paredes buscaba entre los escombros el cuerpo sin vida de María Antonia Paredes, su progenitora, de 57 años, quien apenas minutos antes había abordado el autobús.

Paredes iba acompañada de cuatro familiares más, tres de ellos también murieron, solo su otro hijo de 17 años, hermano de Edgar, sobrevivió y permanece internado en el Hospital Nacional de Chimaltenango con fracturas en ambos brazos.

Chacaj aseguró que todos los heridos fueron evacuados del lugar del percance y trasladados a centros hospitalarios con ayuda de algunos particulares.

Sergio Vásquez, de los Bomberos Voluntarios, explicó a radios locales que algunos pasajeros quedaron con fracturas expuestas en miembros inferiores y superiores, así como traumatismos.

Detalló que varios de los fallecidos quedaron atrapados entre hierros retorcidos del autobús que se destruyó, y otros a un costado al haber sido expulsados por el impacto.

Por ahora se desconocen las causas del accidente, aunque inicialmente se le atribuye a una posible falla en el sistema de frenos y al exceso de velocidad, según las autoridades.

El ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, aseguró que la empresa propietaria del autobús tiene vigente la licencia y el seguro de accidentes.

"Es una tragedia la que estamos viviendo, es triste y penosa la situación", sostuvo.

Villavicencio destacó que al momento de tener conocimiento del accidente se activaron los comités de gestión de riesgo para atender a los heridos.

El percance, según Vásquez, es uno de los más graves de los que se han registrado en Guatemala en los últimos años.

El 28 de febrero de 2008 un autobús se accidentó en la denominada vuelta El Chilero, en jurisdicción de Barberena, en el departamento suroriental de Santa Rosa, con saldo de 48 muertos y 25 heridos.

De acuerdo con el Ministerio de Comunicaciones, a diario en Guatemala se registran un promedio de 80 accidentes de tráfico en carreteras y áreas urbanas del país centroamericano debido al consumo de alcohol, a la imprudencia y el exceso de velocidad.

Entre el 2009 y hasta julio de 2013, según estadísticas del Ministerio de Gobernación (Interior), 4.100 personas murieron y 23.000 quedaron heridas en accidentes viales en Guatemala.

La mayoría de los aparatosos accidentes son protagonizados por autobuses de pasajeros, un el 20 % por conductores que manejan en estado de ebriedad y otra cantidad similar se le atribuye a problemas mecánicos de los automóviles, de acuerdo con el Departamento de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC).


Descarga la aplicación

en google play en google play