Escúchenos en línea

Ecuador recuerda tres años de la intentona golpista

Quito. Agencia EFE. | 30 de Septiembre de 2013 a las 10:34

El 30 de septiembre de 2010 se sublevó el Regimiento de Policía Quito 1, vecino al hospital donde fue golpeado y secuestrado durante varias horas el presidente Rafael Correa, mientras una multitud que se movilizaba para exigir su liberación fue violentamente reprimida.

La comisión especial que investiga la sublevación policial del 30 de septiembre de 2010 en Ecuador -fecha en la que se secuestró al presidente Rafael Correa- determinó que la acción constituyó un intento de golpe de Estado que permanece impune y confirmó la complicidad del exmandatario y coronel retirado Lucio Gutiérrez (2003-2005) y de varios grupos militares.

El titular de la comisión, el jurista Carlos Baca Mancheno, aseguró que se pudo determinar "con claridad y precisión" que fue un intento golpista en el que confluyeron "varios factores, como la presencia de actores políticos y la manipulación y desinformación" de los medios de comunicación.

En ese sentido, Baca exigió al ex presidente Gutiérrez, líder del partido opositor Sociedad Patriótica, que responda por los sucesos. "Si se pretende decir que Sociedad Patriótica no estuvo directamente involucrado en la conspiración, se estaría mintiendo", aseguró.

Baca Mancheno junto Diego Guzmán y Óscar Bonilla harán público su informe en la sede de la Secretaría de la Administración, en la capital Quito, con información reveladora sobre los sucesos registrados en 2010.

El jurista adelantó que la comisión que preside, creada en junio, ha tenido alrededor de doscientas reuniones y ha recabado información pormenorizada sobre los hechos que dejaron diez muertos y decenas de heridos, en el contexto de un "supuesto reclamo laboral de la fuerza pública".

Hasta la fecha, el comité ha recabado datos de diversas entrevistas de personas (civiles, policías, militares), documentos a los cuales ha tenido acceso y otro tipo de fuentes probatorias como videos, audios. "La misión es llegar a la verdad de los hechos", aseveró.

El titular de la comisión resaltó que existen dos puntos importantes en la investigación: la vinculación de actores políticos (Sociedad Patriótica) y la dispersión judicial del caso.

Respecto al primer punto, Baca exige a Lucio Gutiérrez que explique al país la responsabilidad de su organización política, y la suya propia, en los sucesos. En el segundo tema, deploró la actuación del ex fiscal Washington Pesántez, quien delegó la investigación a la Policía Judicial, a pesar de que la institución estaba vinculada con la insubordinación.

Asimismo, la comisión ha centrado también sus investigaciones en el intento de golpe de Estado, la retención ilegal del presidente Correa en el hospital policial y la tentativa de asesinato contra el Jefe de Estado (magnicidio).

En septiembre de 2010, el supuesto detonante de la asonada fue la aprobación de la Ley de Servicio Público, que regulaba ciertos beneficios a los miembros de las fuerzas de seguridad, hecho que generó malestar y fue aprovechado por sectores de oposición para provocar protestas.

El punto culminante de la intentona fue el levantamiento del Regimiento de Policía Quito 1, el más grande del país, vecino al hospital donde fue gaseado, golpeado y secuestrado durante varias horas el jefe de Estado, rescatado luego por su cuerpo de custodia, mientras una multitud que se movilizaba para exigir su liberación fue violentamente reprimida.

El saldo de la trágica jornada fue de ocho muertos y decenas de heridos, además de la ocupación de varios aeropuertos por fuerzas militares y el intento de toma de la televisión pública.


Descarga la aplicación

en google play en google play