Escúchenos en línea

Migrantes nicas no reciben prestaciones al ser despedidas

Granada, Nicaragua. Radio La Primerísima/Cimacnoticias. | 16 de Octubre de 2013 a las 17:03

María Esther es una nicaragüense de 55 años de edad que fue despedida sin ninguna prestación social después de trabajar 15 años en el hogar de una familia de San José, Costa Rica (CR).

Su despido sin sus prestaciones sociales la llevó a buscar ayuda a la oficina de la Asociación de Trabajadoras Domésticas de Costa Rica (Astradome), donde inició un largo proceso de tres años hasta lograr que un tribunal laboral costarricense fallara a su favor.

"Ni ella ni nosotros nos cansamos, hasta que ganamos el caso", recuerda Ileana Morales, migrante retornada que ahora dirige la filial de Astradome-Nicaragua en Granada, a una hora al sur de Managua.

El caso de María Esther es uno de los tantos que Astradome ha resuelto y es por eso la importancia de que las migrantes nicaragüenses se capaciten sobre sus derechos laborales y migratorios, subraya Ileana.

Al respecto, unas 150 mujeres en su mayoría de entre 18 y 50 años de edad, muchas de ellas madres solteras y con hijas e hijos, han sido capacitadas este año por Astradome-Nicaragua.

Ileana Morales, junto con otras sindicalistas, reúne en los talleres a alrededor de 30 mujeres que pretenden emigrar a CR, a fin de orientarlas sobre sus derechos migratorios y laborales.

"Se les orienta sobre la necesidad de viajar al menos con el pasaporte, para identificarse y hacer valer sus derechos", comenta la activista y agrega que la situación es más difícil para las mujeres que no saben leer. "También se les alfabetiza; hemos hecho dos talleres de alfabetización allá en Costa Rica, en la sede de Astradome", explica.

Derechos violentados

Aunque el Código del Trabajo costarricense establece la jornada de ocho horas para las trabajadoras del hogar, muchas veces ellas tienen que trabajar hasta 14 horas dentro de las casas y si reclaman son despedidas, cuenta Ileana.

Otro derecho violentado es el seguro social, que también está establecido en las leyes laborales costarricenses, sin embargo no a todas se les paga y lo más grave es que muchas que sí cotizan y por distintas razones tienen que regresar a Nicaragua, pierden sus montos, critica Ileana.

Las nicaragüenses en el extranjero están desprotegidas con respecto a su seguridad social, observa Azahalia Solís, coordinadora del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM).

Según datos oficiales, en CR laboran de forma regular unas 350 mil personas nicaragüenses, la mitad mujeres, aunque de forma irregular se estima que hay más de medio millón de nicaragüenses.


Descarga la aplicación

en google play en google play