Escúchenos en línea

Sector pesca alista plan para enfrentar cambio climático

Managua. Radio La Primerísima/El 19 Digital. | 13 de Marzo de 2015 a las 00:00

El cambio climático y sus efectos, más allá de producir afectaciones en la producción agrícola y ganadera, también conlleva algunos daños en las actividades de acuicultura y pesca, principalmente cuando se presenta el fenómeno de El Niño caracterizado por el calentamiento de las aguas en los océanos, causando la migración de algunas especies de peces y otros mariscos.

Pero esa migración de los peces y demás especies no sólo es ocasionada por el fenómeno de El Niño, sino también en la temporada de verano que los océanos elevan su temperatura y ello ocasiona pérdidas para el sector pesquero dado que en los meses más calientes es cuando disminuye la captura de las especies tradicionales.

El vicepresidente del Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura (Inpesca), Danilo Rosales, aseguró que como institución rectora y normadora de las actividades de pesca y acuicultura, le dan seguimiento al comportamiento del sector, lo que también incluye el cultivo en sus diferentes modalidades, además de brindar acompañamiento a todos los productores en las diferentes etapas que realizan en la actividad productiva.

“En Nicaragua hemos estado monitoreando y también realizando acciones para buscar formas de que puedan mitigar los efectos que se producen cuando se elevan las temperaturas de los océanos, nosotros tenemos dos océanos en donde tenemos ya entre ambos casi 600 mil kilómetros cuadrados de plataforma de zona económica exclusiva y donde hay un sinnúmero de especies que se interrelacionan, dependiendo de su hábitat, de la corriente, de profundidades”, expresó Rosales.

El funcionario de Inpesca detalló que en Nicaragua existen cerca de 20 mil pescadores artesanales y una flota industrial de barcos de mayor tamaño que desarrolla la actividad pesquera en zonas más alejadas de las costas con técnicas avanzadas, sin embargo con el calentamiento de las aguas se disminuye la captura de muchas de las especies de la pesca artesanal.

Según Danilo Rosales, las especies que tradicionalmente capturan los pescadores artesanales migran hacia otras zonas una vez que las temperaturas se elevan en el océano, sin embargo las corrientes provenientes del sur traen consigo otras especies que son aprovechadas por la industria pesquera nicaragüense, contribuyendo de esa manera a mantener un equilibrio en la pesca en los meses más calientes del verano.

“[…]Las especies principales como el pargo, robalo, curvina, rucos, meros, cabrillas y dorado que son la principal fuente de la pesca artesanal, entonces esas son las especies que en estos meses cuando el verano pega y se eleva la temperatura del océano son las que disminuyen y que en nuestros mercados tienden a encarecerse, pero hay otras especies que están entrando a lo que es la industria, que son las que están y aprovechamos como los lenguados, sardinas, macarelas, jureles, estas se acercan en este tiempo a nuestras costas y es cuando nosotros las aprovechamos, nuestros pescadores las aprovechan y le dan cierta transformación y es lo que ustedes pueden ver en los mercados nuestros y en el mercado de los países vecinos”, explicó Rosales.

“[…] eso es lo que nosotros tenemos en los índices que podemos ver aquí, que en estos meses (calientes) si ustedes pueden ver el comportamiento, disminuye la captura y a partir de julio nuevamente con las lluvias aumenta la captura producto de que ya hay un cambio en la temperatura del agua y también se tiene a los ríos que sus corrientes bajan (a los océanos) y le dan frescura a la zona costera”, enfatizó Rosales.

Para hacer frente a esta situación, Rosales aseguró que desde el Inpesca se está trabajando en coordinación con los Consejos de Familia, Comunidad y Vida, las alcaldías de las zonas costeras y otras instituciones de Gobierno de cara a encontrar alternativas para ir eliminando las malas prácticas en la pesca que también inciden en el cambio climático y disminución de las especies.

“Las malas prácticas inciden en la reducción de muchas especies que las obligan a migrar a otras zonas donde no corren ese peligro y esas son las cosas que nosotros estamos trabajando a nivel de modelo de dialogo, alianzas y responsabilidad compartida con todos para ir ajustando y buscando estas alternativas de ser eficientes y buscar la productividad”, agregó.

Aseveró que también se está controlando la pesca en el sentido de que lo capturado debe cumplir con las normas establecidas y a fin de garantizar que esas especies continúen en nuestros mares y que eso que se captura se haga de forma legal.


Descarga la aplicación

en google play en google play