Escúchenos en línea

Blanca Aráuz: Primera heroína nicaragüense

Managua. Por Lianet Arias Sosa (*). Prensa Latina. | 15 de Marzo de 2015 a las 13:32
Blanca Aráuz: Primera heroína nicaragüense

La declaración de Blanca Aráuz como Heroína Nacional por su apoyo a las fuerzas que dirigió Augusto C. Sandino contra la ocupación militar estadounidense en el siglo pasado, es considerada por historiadores y políticos un acto de justicia.

El proyecto aprobado en la Asamblea Nacional hace pocos días otorgó por primera vez a una mujer esa condición, conferida a nicaragüenses y extranjeros con méritos sobresalientes en la vida pública o valiosos servicios prestados al país.

Los valores de las nicaragüenses que en la primera mitad del siglo XX lucharon en la guerra contra la intervención del país norteño en estas tierras centroamericanas fueron destacados por el propio Sandino en una entrevista concedida en 1933.

Según afirmó, "los actos de heroísmo de las mujeres que colaboraron en el ejército no solo son muchísimos, sino que además la mayoría requieren largas historias para explicar los sacrificios que sufrieron y los peligros que enfrentaron por amor a la patria".

"Todas, campesinas, maestras de escuela, enfermeras, amas de casa y aun señoritas de sociedad rindieron servicios de todas las mujeres y sus actos heroicos guardamos minucioso detalle en el archivo", aseveró el General de Hombres Libres.

Al ejemplificar tal realidad, refirió: "Blanca Aráuz de Sandino. No porque sea mi esposa, sino porque los servicios de enlace confidencial que nos prestó como telegrafista, son imponderables. Además, en la última etapa de la guerra sirvió como secretaria privada mía".

Aráuz había nacido en el norteño departamento de Jinotega el 25 de mayo de 1909 y desde pequeña -afirman investigadores que a los 10 años- aprendió el código Morse, dominado por su padre y considerado una especie de lenguaje universal en la época.

En ese tiempo, la única forma de comunicación militar y civil en el mundo era la clave Morse, precisa en diálogo con Prensa Latina el historiador y exdiplomático Aldo Díaz Lacayo, al referirse a la importancia de la labor de Aráuz.

A los 17 años, ella conoció a Sandino, quien llegó a su pueblo, San Rafael del Norte, ubicado a unos 186 kilómetros de Managua, proveniente de Yucapuca al mando de la Fuerza Expedicionaria de Nueva Segovia del Ejército Constitucionalista.

Entonces, "se integra desde su oficio de telegrafista en apoyo a la lucha del que sería el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua", señala el informe de consulta sobre el proyecto de ley presentado ante el Parlamento.

El 18 de mayo de 1927, relata Díaz Lacayo, Aráuz y Sandino contraen matrimonio en una ceremonia a la que asisten el Estado Mayor y su tropa principal, y a partir de ese momento "ella se identifica plenamente con la lucha".

Ya se había identificado -aclara-, pero el combate anterior (Guerra Constitucionalista) había sido contra el gobierno conservador y "resultaba muy fácil porque ellos eran liberales".

Sin embargo, hacerlo "plenamente con la lucha antiimperialista constituyó un salto infinito", el cual traduce -enfatizó-, "en el seguimiento telegráfico de las comunicaciones de la Guardia Nacional y de los marines yanquis".

Además de tales méritos, sobresale también su labor como secretaria privada del General y su papel en las conversaciones de paz con el gobierno de Juan Bautista Sacasa, tras la expulsión de los marines norteamericanos, señalan estudiosos.

En 1933, el mismo año de las negociaciones, Aráuz tuvo a su única hija -a quien Sandino nombró Blanca Segovia- en un parto que le costó la vida.

ACONTECIMIENTO TRASCENDENTAL

"Reconocer a Blanca Arauz como Heroína Nacional es un acontecimiento trascendental y a la vez un importante acto de justicia", sostiene el Informe y Dictamen sobre el proyecto de ley para otorgarle dicha condición.

Con el objetivo de elaborar dicho documento, la Comisión de Educación, Cultura, Deportes y Medios de Comunicación Social del Parlamento consultó a especialistas del Instituto Nicaragüense de Cultura, la Academia de Geografía e Historia y prestigiosos intelectuales.

El debate previo a la declaración incluyó posiciones como la de Irma Dávila, presidenta de la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional, quien destacó "las acciones heroicas de Aráuz en defensa de la patria y la soberanía nacional".

Participó en planificaciones estratégicas y se desempeñó con mucha eficiencia tanto en la montaña como en la ciudad, dijo la diputada.

"Con ella -subrayó- se sentaron las bases para el rescate de la presencia de la mujer y la conquista de los espacios negados en esos tiempos".

Al intervenir en la sesión, el jefe de la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Edwin Castro, manifestó que el homenaje a la compañera de vida de Sandino es también para las féminas y la juventud nicaragüense.

Es un ejemplo para los jóvenes de hoy que luchan para hacer posible la Nicaragua soñada por nuestros mártires, aseveró.

Durante la ceremonia en el hemiciclo, Blanca Segovia, hija del General y de Aráuz, recibió de manos del presidente del Legislativo, René Núñez, la Medalla de Honor Asamblea Nacional, concedida a la Heroína en homenaje póstumo.

* Corresponsal de Prensa Latina en Nicaragua


Descarga la aplicación

en google play en google play