Escúchenos en línea

La pelea del siglo

Buenos Aires. Por Daniel Guiñazú/Página 12. | 2 de Mayo de 2015 a las 11:15
La pelea del siglo

El combate, promocionado como “la pelea del siglo”, tendrá en juego el título welter del Consejo, la Asociación y la Organización. Las bolsas de ambos pugilistas juntas alcanzan la escalofriante suma de 300 millones de dólares. Se verá en todo el mundo. Aquí, por la TV Pública.

Deberán hacer algo muy grande Floyd Mayweather (66,138 kg) y Manny Pacquiao (65,685 kg) para que el boxeo logre hacer olvidar la avalancha de millones y más millones de dólares que se han derramado sobre esta superpelea. En todo el mundo se ha hablado mucho más del negocio desmesurado que el combate representa, que de lo que verdaderamente puede llegar a pasar cuando hoy a la medianoche se apaguen las luces del estadio y sobre el ring del MGM Grand Hotel de Las Vegas queden enfrentados los dos mejores peleadores del tercer milenio, en disputa de los títulos welter del Consejo, la Asociación y la Organización. En ese momento, el planeta pugilístico no se atreverá siquiera a parpadear. Habrá 16.700 privilegiados observándolo todo en el lugar de los hechos. Y millones imantados a las pantallas de televisión. Para nuestro país, transmitirá desde las 22 en exclusiva la Televisión Pública. También se la podrá ver por la señal mexicana Golden (canal 503 de DirecTV).

No hay dudas de que Mayweather y Pacquiao son dos fenómenos. Money, tal el apelativo que define al estadounidense, está invicto en 47 peleas con 26 victorias por fuera de combate y en sus brillantes 19 años de trayectoria profesional desde 1996 ganó nueve coronas del mundo en cinco categorías diferentes. Manny, el filipino, registra 57 triunfos (38 por la vía categórica), 5 derrotas y 2 empates y en sus 20 años como peleador rentado conquistó 8 coronas mundiales en seis divisiones distintas, de mosca a mediano junior. Nadie como él fue campeón del mundo tantas veces en un rango de peso tan amplio (de 50,802 kg a 69,854 kg).

Desde la calidad de los números, el espectáculo parece asegurado. Pero las dudas surgen cuando se posa la mirada en sus edades (38 años Mayweather y 36 Pacquiao) y en la actualidad de sus carreras. Es cierto que no están en el ocaso. Tanto como que ninguno de los dos parece surfear la cresta de la ola de sus históricas carreras. En ese sentido, la pelea que tardó siete años en concretarse (las primeras negociaciones datan de 2008) da la impresión de llegar a destiempo. En el mejor momento comercial. Pero no en el mejor momento deportivo.

¿Quién ganará? La pregunta rebota en todos los puntos del mapa mundial. Para la cátedra, Mayweather es el favorito porque es el local (sus últimos 12 combates fueron en el MGM de Las Vegas), le responden las autoridades (el árbitro Kenny Bayless y los tres jurados son estadounidenses) y encima de todo, es uno de los promotores de la velada (el otro es la empresa Top Rank con el mítico Bob Arum a la cabeza). O sea: tiene la sartén por el mango y el mango también. Además, es un boxeador fabuloso, capaz de pelear y de boxear sin perder eficacia.

Pero Pacquiao también es un peleador enorme. Y no sería inteligente descartarlo en las vísperas. Quizás haya perdido aquella velocidad y continuidad ofensiva con la que cautivó al mundo en sus años mejores. Y todavía no haya podido borrar de su mente los estragos que le provocó la terrible derrota por nocaut en 6 rounds que el mexicano Juan Manuel Márquez le infligió en 2012 en el mismo estadio de la pelea de esta noche. Acaso todo se resuma en un simple juego de piernas.

Si las de Mayweather están ágiles para abrir el ring, circular, entrar, pegar y salir sin correr riesgos exagerados, el estadounidense podrá ganar por los puntos que quiera. Incluso dando una cátedra de boxeo bonito y eficaz. Pero si las de Pacquiao están aún más ágiles para meter presión, achicar distancia y ametrallar al estadounidense desde todos los ángulos, habrá que aferrarse al borde de la silla y no despegar la mirada de la pantalla del televisor: estaremos en presencia de un peleón y los 180 millones de bolsa que se llevara Mayweather y los 120 que cobrará Pacquiao estarán justificados. A pura emoción.


Descarga la aplicación

en google play en google play