Escúchenos en línea

Filipinos califican de injusta la derrota de Pacquiao

Manila. Agencias. | 3 de Mayo de 2015 a las 07:25
Filipinos califican de injusta la derrota de Pacquiao

Tristeza, decepción, incluso cólera. En Filipinas, el país de Manny Pacquiao, donde es venerado mucho más allá de su estatus de deportista, la derrota de ‘Pacman’ ante Floyd Mayweather ha sido tildada de injusta incluso por las más altas instancias políticas, y pocos minutos después de la derrota, la palabra más oída era ‘revancha’.

Millones de personas se reunieron para ver la pelea en cines, pantallas gigantes y bares. “Debería haber una revancha, dice Willie Mirabuena, un funcionario de la capital, Manila, tras escuchar que su ídolo aseguraba sentirse el ganador del combate. El terreno estaba preparado de antemano, porque en Filipinas la pelea de Pacquiao había tomado tintes de cuestión de estado. Incluso el presidente de la nación, Benigno Aquino, había lanzado antes del combate un comunicado público que expresaba el deseo de que Pacquiao, congresista en Filipinas, “corone gracias a esta pelea su gloriosa caarrera, una fuente de orgullo para su familia y nuestra patria”.

Después llegó la derrota, y con ella las declaraciones del portavoz presidencial, Edwin Lacierda, escrito desde la decepción: “Pacquiao es el campeón del pueblo. Ha sido derrotado por el miedo, no por los puntos. Se ha ganado el corazón del mundo entero”.

En Zamboa, villa portuaria al sur de Filipinas, donde miles de soldados seguían el combate junto a sus familias a través de una pantalla gigante, los abucheos fueron atronadores tras escucharse el resultado de las cartulinas de los jueces.

 “La decisión es injusta. Hasta los comentaristas de la TV americana estaban apostando por Manny a la vista de cómo iba la pelea. Todo el mundo está sorprendido y decepcionado”, decía el teniente coronel Noel Precioso. “Manny era claramente el vencedor”, añadía Cris Delfin, otro militar.

Pacquiao es, con o sin derrota ante Mayweather, un héroe nacional en Filipinas, y eso no parece que vaya a cambiar. Su vida, desde la pobreza hasta la cima, con una conversión tardía pero total al evangelismo cristiano, ha calado en sus compatriotas, y Manny ha encontrado apoyo ciego de los ciudadanos en todas sus iniciativas, también la vida política.


Descarga la aplicación

en google play en google play