Escúchenos en línea

Nicaragua hace honor a su historia de eventos sísmicos

Managua. Por Yasiel Cancio Vilar/PL | 15 de Mayo de 2015 a las 05:05
Nicaragua hace honor a su historia de eventos sísmicos

Nicaragua hace honor por estos días a su historia de terremotos y volcanes, luego de desatarse varios temblores en el país y entrar en actividad los colosos Concepción y Telica.

Desde finales de abril, un equipo de vulcanólogos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) comenzó a monitorear el volcán Concepción, tras registrarse un incremento en la actividad sísmica en la zona.

Entonces, ese coloso de mil 610 metros de altura sobre el nivel del mar, situado en la isla de Ometepe, comenzó a dar síntomas de vida con pequeñas explosiones de gases, hasta activarse con estallidos regulares.

De acuerdo con datos ofrecidos ayer por la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, el Concepción ya suma alrededor de 320 explosiones desde su activación, mientras expertos del Ineter señalan a las emulsiones de gases como las responsables del olor a azufre en el área.

El Telica, por su parte, comenzó a dar señales de vida desde la primera semana de este mes, con una serie de espectaculares explosiones de cenizas y gases que pusieron en alerta a la población y a las autoridades locales.

La explosión más sensacional ocurrió en la noche del pasado domingo, cuando el coloso expulsó cenizas y rocas calientes e incandescentes (sin presencia de lava) por el cono, que provocaron pequeños incendios en las laderas de la montaña.

Según Murillo, hasta ayer al mediodía, en el Telica se habían reportado 212 estallidos, y todavía algunos iban acompañados de masas de ceniza y gases.

Los especialistas del Ineter mantienen una vigilancia constante sobre toda la cadena volcánica del país, con mediciones de emisión de gases, de temperatura y otros estudios, con el objetivo de proteger a las familias nicaragüenses.

Pese a las continuas explosiones, los expertos de ese Instituto aseguran que este fenómeno volcánico no muestra síntomas de evolución hacia un evento de mayor magnitud.

No hay evidencia para decir que la actividad volcánica pueda evolucionar a algo mayor, no hay ningún indicio de que vaya a desembocar en algo desastroso, sentenció recientemente el asesor en vulcanología del Ineter, José Saballos.

Además, la reducción de la cantidad y potencia de las explosiones nos indica una tendencia a la disminución de la actividad volcánica, recalcó.

De todas formas, las autoridades exhortan a la población a mantener la calma y a tomar medidas de precaución como limpiar los techos, tapar la comida y los envases de agua de consumo humano, y evitar salir a la calle durante algún momento de lluvia.

Paralelo a esta continua actividad volcánica, habitualmente ocurren temblores de tierra, muchos de los cuales se reportan en las cercanías de los colosos, en algunos casos perceptibles por la población.

En los últimos 10 días, el Ineter detectó más de 40 sismos, la mayoría por debajo de los cuatro grados de magnitud en la escala de Richter.

Precisamente, el jueves ocurrió el más fuerte, un movimiento telúrico de 5,0 grados que sacudió las aguas de la costa de San Juan del Sur, en la zona limítrofe del océano Pacífico de Nicaragua y Costa Rica.

Ese temblor se sintió en Jinotepe, San Marcos, Ticuantepe, La Concepción, Granada, e incluso en el departamento de Managua.

Asimismo, el Ineter destacó hace tres días la ocurrencia un sismo de 2,3 grados en la falla Mateare, en el departamento de Managua, por considerarlo "inusual".

El pasado sábado, mientras tanto, otro terremoto de 3,5 grados fue percibido en esta capital y en otras ciudades de Nicaragua.

Muchos de esos movimientos telúricos están directamente relacionados a la actividad volcánica actual, además del choque de las placas tectónicas Coco y Caribe.

Sin embargo, indican los expertos, hasta el momento no existe ningún enjambre sísmico que pueda desembocar en una catástrofe, como el mortífero terremoto de 1972, que yace inerte en la memoria de Nicaragua toda.

Esta nación centroamericana se ubica en el Cinturón de Fuego del Pacífico, una extensa área de 40 mil kilómetros que concentra la mayoría de los volcanes activos del planeta, y donde ocurren eventos telúricos con gran asiduidad y magnitud.


Descarga la aplicación

en google play en google play