Escúchenos en línea

Buscan muertos a nuestros hijos, dicen padres de Iguala

Buenos Aires. Por Mercedes López San Miguel. Página 12. | 24 de Mayo de 2015 a las 04:29

Tres padres de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos y uno de los sobrevivientes pidieron verdad y justicia en un acto en Buenos Aires. Para la Justicia mexicana, el cartel Guerreros Unidos asesinó a los estudiantes.

“Vivos se los llevaron, vivos los queremos” gritaron tres familiares de los 43 estudiantes desaparecidos y uno de los sobrevivientes del caso Ayotzinapa, en el acto que encabezaron ayer en el barrio de Pompeya. Y de la consigna que trajeron desde México se hicieron eco referentes de lucha en Argentina, entre ellos la Madre de Plaza de Mayo Mirta Baravalle, que llevaba la foto de uno de los estudiantes.

Con la voz quebrada, Hilda Hernández Rivera, mamá de César González Hernández, dijo que no siente que su único hijo esté muerto y lo mismo les sucede a los otros padres que hace ocho meses exigen al gobierno de Enrique Peña Nieto que dé respuestas y continúe investigando el caso, que traspasó las fronteras de su país.

La noche del 26 de septiembre del año pasado, policías del municipio de Iguala (estado de Guerrero) dispararon contra decenas de alumnos de la Escuela Normal de Ayotzinapa y causaron la muerte de seis de ellos y heridas a otros 25. Además, los policías capturaron luego a 43 alumnos y los entregaron al cartel Guerreros Unidos.

Para la Justicia mexicana, los integrantes de Guerreros Unidos asesinaron a los estudiantes e incineraron los restos en un basural del vecino municipio de Cocula, pero sólo uno de los jóvenes pudo ser reconocido por los estudios de ADN.

Francisco Sánchez Nava, estudiante sobreviviente, contó que fueron los policías de Iguala los que les dispararon a los estudiantes, cuando regresaban a la escuela después de haber recaudado fondos. “Ibamos en tres autobuses. En el tercer autobús viajaban los 43, a ellos los bajaron a los golpes y los subieron a los patrulleros. Nos trataron como si fuéramos delincuentes.”

El joven Francisco subrayó la importancia de que el caso sea visible en todas partes del mundo, y por eso la presencia de la Caravana 43 Sudamérica en Buenos Aires. “Tenemos que pedir justicia en México, en Argentina, y en todo el mundo si es necesario, porque nos están matando, explotando y desapareciendo, es el Estado el que se llevó a nuestros 43 hermanos”.

Hilda Hernández Rivera se indignó al enumerar las versiones que les dieron las autoridades acerca del paradero de los estudiantes. “Primero nos dijeron que estaban en unas fosas que hallaron, luego que los restos de nuestros muchachos estaban en un basurero. Pero el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) participó en la investigación y dijo que no había pruebas científicas para sostener tales explicaciones. El gobierno busca muertos a nuestros hijos”, afirmó la mujer, llena de coraje.

Hilda Legideño Vargas, mamá de Jorge Antonio Tizapa Legideño, de 20 años, compartió su bronca. “El gobierno mexicano va atacando a la gente pobre. Nos dice que Ayotzinapa es un caso aislado, pero hay miles de desaparecidos en México.”

Los padres, como Mario César González Contreras, descreen del relato oficial. “El gobierno no quiere decirnos la verdad”, aseguró el hombre, de 45 años y trabajador del campo.

El 11 de mayo, un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió a Peña Nieto que se reactive la búsqueda de los estudiantes y expresó su preocupación por la fragmentación de la investigación. El experto español Carlos Beristain recomendó unificar la investigación a fin de lograr una visión integral del caso, permitir el acceso a la Justicia y evitar la pérdida de evidencia. Al presentar los resultados de la tercera visita a México, el experto señaló que hay trece causas penales en seis juzgados de distintas ciudades del país (Matamoros, Iguala, Cuernavaca, Toluca y en el estado de Jalisco), en tanto los presuntos responsables se encuentran en prisiones de otras ciudades. Hay detenidos más de cien, entre policías y autoridades corruptos, además de narcotraficantes.

Pero los estudiantes no aparecen.

La Caravana 43 Sudamérica se quedará en Buenos Aires pidiendo verdad y justicia hasta el martes 26, cuando se conmemoran ocho meses de la tragedia. Luego sus voces se escucharán también en Montevideo, Río de Janeiro y San Pablo.


Descarga la aplicación

en google play en google play